Una reflexión sobre los Héroes

Una reflexión sobre los Héroes

Cuando Aquiles visitó a su madre, la ninfa marina Tetis, en la antesala de la Guerra de Troya, para preguntarle si debía o no participar en la lucha, ésta le reveló que él mismo tendría que elegir su destino: podría no luchar y vivir, gozando de una vida inmortal con mujer e hijos; o podría luchar y morir, pero se convertiría en una leyenda, en un ser inmortal para la historia, en un héroe para siempre vivo en la memoria de los hombres, por los siglos de los siglos…

En los tiempos que vivimos, donde cada vez salen más villanos a la palestra ya sea por malversación de fondos, por cohecho o por cualquiera sabe qué otra serie de barbaridades, se despierta entre la sociedad una cierta necesidad de ser protegidos por héroes, héroes de verdad, con sus superpoderes y débiles talones. Esas personas anónimas que cada día se juegan su vida por la tuya sin importarles recibir nada a cambio. Aunque decir esto utilizando a Aquiles como ejemplo quizá no sea los más adecuado puesto que él no eligió luchar y morir por nada, le pudo la ambición de saber que su nombre quedaría vivo para la eternidad. La vanidad humana no tiene límites, qué le vamos a hacer… Encontrar héroes altruistas en la vida real es muy difícil, aunque los hay. Pero como se trata de una cuestión de necesidad, si no los hay, se crean.

Como la mayoría de los que leéis este blog sabréis, Tim Kring es el creador de la serie de televisión estadounidense Héroes (también de Crossing Jordan). La serie cuenta la historia de varios individuos normales que, repentina e inexplicablemente, desarrollan habilidades sobrehumanas como la telepatía, la telequinesis, la regeneración de las heridas y contusiones, etc. La serie emula en gran parte el estilo y la recreación empleada en las historietas de superhéroes americanas, cuidando el lenguaje hasta tal punto que parece en determinadas ocasiones que presenciemos fragmentos de diálogo de La Patrulla X. Y estoy seguro de que es del gusto de muchos poder recordar con cierta nostalgia las peripecias de estos míticos superhéroes.

No obstante, si asumimos la existencia de un héroe, o de varios, también hemos de asumir por otra parte la existencia de un antihéroe o antagonista. Gregory House o Dexter Morgan son antihéroes en las series de televisión, así como Batman, James Bond, Shrek o Don Quijote de la Mancha lo son en otros géneros. Volviendo a la antigua Grecia, lo que realmente movía a Aquiles era el afán de perdurar en el tiempo. Sin embargo, lo que le llevó a una de las batallas más cruentas de la guerra fue, en realidad, la venganza, ese motor invisible por el que a veces se rige el mundo. Ese engranaje inconsciente e irracional que nos lleva a hacer cosas que en ese momento nos hará parecer héroes.

Podríamos plantearnos entonces que si no hubiera mal no habría bien y, por lo tanto, no existirían los héroes; esos héroes tan necesarios para las personas normales, las que no tenemos poderes sobrehumanos y que aún confiamos en la bondad humana. De lo contrario… ¿cómo usaríamos nuestros poderes? ¿A quién ayudaríamos? ¿Se los mostraríamos a alguien? A todos estos interrogantes se enfrentan nuestros protagonistas y a veces sorprende cómo sin ni siquiera entender qué les pasa, ellos son capaces de actuar. Quizás eso también les haga Héroes. Pero en ese camino hacia la heroicidad muchas cosas se mezclan y, dependiendo de la orientación que te domine, seguirás siendo un héroe o cambiarás de bando llegando a ser tan cruel como tu antagonista.


Categorías: Heroes Opinión Series Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »