Un paseo con los Sons (II)

Llegamos a la finale de la cuarta temporada de Sons of Anarchy, la cual en un primer momento parecía prometer hostias como panes para todos. ¿Ha sido así? No. ¿Ha sido una mala finale? Para mi tampoco. ¿Y para ti?

Gracias a Juanjo Sogues, otra vez, por su repaso a la finale de Sons of Anarchy…

Cuando todos esperábamos un episodio movidito, con acción, nos han sorprendido con un ritmo más bien pausado y que ha cerrado tramas, si bien no de la manera mas espectacular, sí de la mas coherente. Quizás lo mas destacado del episodio ha sido descubrir que Romeo y compañía trabajaban para la CIA, excusa que sirve para hacer un pequeño reset en la trama del club, y que éste salga indemne y continúe (mas o menos) como siempre para la temporada que viene. Se podrá criticar que es la salida fácil, pero en el anterior episodio creo que nos dejaron muy claro que Romeo estaba aliado con la ley. Era lo mas coherente.

También creo que ha sido un acierto mantener a Clay con vida de cara a la siguiente temporada (¿alguien duda de que es el villano de la serie?) gracias a que el IRA no confía ni en Jax ni en el cártel para hacer negocios. Y vivo estará, pero ya no al frente del club, pues Jax en una escena que Charlie Hunman interpreta a la perfección le cuenta que sabe que mató a su padre, a Piney, que lo intentó con Tara… y que va a seguir vivo porque lo necesita, pero despojado de todo poder dentro del club. Ahora manda él. Es de imaginar que esta será una de la grandes tramas de la temporada que viene: ver como Clay herido en su orgullo intenta conseguir el poder de nuevo.

También hemos descubierto que la chica que Tig atropelló en su intento de asesinar a Laroy se llamaba Veronica Pope y era la hija de un ganster de Oaktown, así que la temporada que viene Jax tendrá un problema más con el que lidiar al frente del club, que dirigirá con el apoyo de Tara, que entiende que Jax no pueda dejar el club y se quede a su lado. La escena en la que Tara, al lado de Jax, cruza la mirada con Gemma y se crea ese paralelismo con la foto de Jhon/Gemma con la música de fondo es sencillamente genial.

Entre medias, nos hemos encontrado con un Opie cada vez más alejado de Jax, pese a pedirle éste que fuera su vicepresidente, con un Tig degradado en el escalafón de poder dentro del club (lo que unido a su sentimiento de culpa por lo ocurrido a Clay, puede llevarlo a apoyarle), con Juice libre a la espera que Bobby presumiblemente también salga de la cárcel y con una Gemma que cada vez se ve más relegada a un segundo plano por Tara. Quizás lo que menos me ha gustado ha sido el cierre que se la ha dado a Potter, si bien ha servido para pararle los pies a Hale y su urbanización, podría haber dado mucho mas juego. Sinceramente, espero verlo la temporada que viene.

Ahora nos queda una larga espera hasta una quinta temporada que tiene las líneas maestras muy bien dibujadas: la venganza de Clay y los Niners/Damon Pope, la CIA utilizando al club para atrapar al IRA… Mientras tanto, podéis comentar qué os ha parecido el episodio.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »