Un adiós a Episodes

Para los que no tengáis referencia alguna sobre esta magnífica sitcom, que ya va por su quinta y última temporada, nada mejor que describiros la intro de sus capítulos y que en sí misma sería una sinopsis de la historia: Un primer plano de un guión ya encuadernado sobre una mesa al lado de la ventana abierta. Entra aire y sus páginas se van abriendo hasta desplegarse en dos mitades. La ventolera lo saca por la ventana y comienza a volar cual gaviota en su migración moviendo sus páginas como alas. Cruza campos verdes, nubarrones, se adentra en el océano, alcanza otra costa, cruza más campos y ¡oooh! frente a ella y a nosotros aparece majestuoso el enorme cartelón de Hollywood en sus colinas y entonces “la gaviota-guión” recibe varios tiros y sus páginas esparcidas caen agujereadas sobre una piscina de aguas azules.

De eso va esta historia precisamente. De los devaneos y ambiciones de un matrimonio inglés que han obtenido un Bafta por su serie en la BBC. Una serie que ha ido rompiendo temporada tras temporada los registros de audiencia y cuyos creadores y guionistas, la pareja formada por Sean Lincoln (Stephen Mangan) y Beverly Lincoln (Tamsig Greig), reciben una oferta de una cadena de televisión en Hollywood para hacer un remake allí de su serie pero, eso sí, “adaptada” al público americano. Aspecto éste al que el matrimonio no da mayor importancia porque al fin y al cabo allí también hablan inglés. Así que tras pensárselo pero sólo un poco y debido sobre todo a la oferta millonaria que les han hecho, así como la posibilidad de trabajar en Hollywood y ser reconocidos mundialmente gracias a una industria tan pujante como la de allí, deciden dar el salto y marcharse a la meca del cine y televisión.

Pero claro, ya os podéis imaginar en qué consiste exactamente ese “remake”: que si hay que cambiar al protagonista y darle otro “estilo”, que si tales situaciones no harían tanta gracia allí, que las escenas deberían ser más gags y menos escenas y los diálogos deberían contener más “chistes”.
La primera mueca de desconcierto les llega cuando el actor elegido para ser el protagonista de su historia es Matt Leblanc haciendo de Matt Leblanc y radicalmente opuesto al perfil de su protagonista en Inglaterra.
Matt Leblanc es un actor en sus años de declive y que anda loco por pillar un papel que le devuelva a la fama de los años de “Friends”. Pero Matt ha perdido esa frescura y está algo mayor aunque su actitud refleja que el paso de los años no le ha restado ni un ápice su conducta de conquistador y crápula que fue un día. Matt nos proporciona situaciones cómicas para enmarcar gracias a su excelente interpretación plagada de continuos conflictos que le acechan y que la mayoría son provocados por sus escarceos amorosos.

Mientras, el matrimonio de guionistas Sean y Beverly asistirán resignados a los cambios en su historia promovidos por el director de la cadena Merc Lapidus (John Pankow), un estrambótico y caradura ejecutivo, uno de esos “liantes” quien con su sonrisa siempre presente y sus actitudes maquiavélicas irá consiguiendo uno tras otro sus objetivos… y no sólo profesionales.
Lapidus está casado con Jamie (Genevieve O´Relly), una mujer joven, guapa, rica… pero ciega del todo. Aspecto éste que sin ningún pudor y con escenas desternillantes y surrealistas aprovechará para engañar a su mujer y seguir con su vida de golfo convenciendo a su esposa de lo duro que resulta su trabajo como director de la cadena.

Lapidus tiene una amante fija y que no es otra que la subdirectora ejecutiva de su cadena Carol Rance (Kathleen Rose Perkins), una rubia que ejerce de eso, de rubia y que entablará una amistad sincera con la británica Beverly donde el saludable trekking por las colinas de Hollywood mientras hablan y hablan sin parar, se alternará con la fumada de porros por parte de ambas donde abrirán sus corazones para confesarse las intimidades amorosas y demás desventuras.

Una serie de la que ahora hago la reseña por pura nostalgia a sabiendas de que pronto acabará y perderé los momentos tan divertidos que me ha venido proporcionando estos años. Una historia plagada de infinidad de situaciones hilarantes que aconsejo ver a los amantes de las sitcoms y que en España la emite Movistar-Series. Producida por Showtime consta de cinco temporadas con capítulos de unos veinte minutos de duración y cuyo creador, el reconocidísimo David Crane (Friends), demuestra una vez más el manejo que tiene de la comedia de situación.


Categorías: Sin categoría

4 comentarios

  1. anabel lópez

    Yo también la echaré de menos (sigh). Enhorabuena por tu artículo y por recordarnos esta serie

    • Muchas gracias, Anabel. Es que una vez consiguen los guionistas que te familiarices con los personajes, la despedida suele ser nostálgica. Eso sí, casi lo prefiero a que se nos muera de aburrimiento.

  2. Sofi

    Recien acabo de leer tu review de Episodes Antonio y concuerdo contigo. Es una serie que sigo desde su inicio y que me ha sorprendido gratamente, pues ha ido de menos a mas.
    Las situaciones que atraviesan los personajes son entretenidas y estan bien llevadas. Ademas es una de las pocas series que me ha gustado su final, pues la mayoria me suele decepcionar bastante.
    Me encanta la pareja de escritores, tan ingleses ellos, tratando de adaptarse a la vida alocada de Hollywood, logrando Sean y Beberly hacerse amigos de Matt Le Blanc y Carol. Me encantaba cuando ambas caminaban, mientras conversaban de la vida sentimental de esta ultima, por las colinas de Hollywood. ¡Que bueno que pusiste la foto!
    Otra cosa que me parecia buena, era que mostraran a Matt, como un actor en decadencia, que no podia volver a encontrar la fama despues de Friends. La verdad es que a los actores que logran el exito con alguna serie, les cuesta mucho que el publico olvide a su antiguo personaje y que ellos puedan encontrar otra serie en la cual destaquen bastante.
    La unica critica que podria hacerle, es en realidad a la actuacion de Matt. Y no es que sea mala, al contrario su personajes es muy divertido y lo interpreta muy bien, es solo que me parece que en todas sus series casi siempre actua igual. Ahora estoy viendo su nueva serie y si bien tiene momentos entretenidos, aunque no es tan buena como “Episodes”, su actuacion es basicamente la misma que en sus anteriores proyectos.
    Por lo demas Episodes, es una serie altamente recomendable, llena de buen humor y momentos muy divertidos. Se le extrañara bastante.

    • Has dado en el clavo Sofi sobre la interpretación de Matt Leblanc. Esa es la razón por la que en esta serie se ha representado a sí mismo. Tuvo otro proyectos pero en ninguno de ellos alcanzó la fama que con Friends. Aquí me gusta más que nunca por eso mismo, porque es él en estado puro.

      Yo también la echaré de menos. Me encantaba la serie y me apasionaban los temas que trataba con una industria de Hollywood mirándose el obligo y más preocupada de los beneficios que de producir una buena historia. Por eso los protas tenían que ser europeos, para que viesemos el contraste.

      Muchas gracias por comentar, Sofi!

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »