Twin Peaks: ¿Quién es el soñador?

Arranco esta reseña con la enigmática pregunta que le hace Monica Bellucci a Gordon Cole en un sueño que tiene éste y donde se ve sentado en la terraza de un café de Paris junto a ella. En esa escena la actriz pronuncia una frase que le deja perplejo por lo enigmático de su significado:

Somos como el soñador que sueña y por tanto vive en el interior del sueño.

Una afirmación que nos trae de nuevo al Lynch más obsesionado con el subconsciente humano y que aquí podría cobrar tal sentido que haría cambiar la percepción sobre todo lo que se nos está mostrando. Cuando poco después ella formula la inquietante pregunta que da título al artículo nos abre la posibilidad de que nos encontremos ante una colección de matrioskas oníricas donde lo que creemos real sea tan solo un sueño, y que éste sea a su vez otro dentro de él para descubrir después que otro sueño más aparece de su interior y de éste otro y otro…, de ahí que la pregunta de la actriz “¿Quién es el soñador?” se convierta en algo más que una simple ocurrencia carente de sentido donde la clave sería averiguar quién es aquél quien con su sueño desencadenó todos los demás.

Si especulamos con esto, si nos dejamos llevar por la “aparente” y turbadora propuesta de Lynch –quien a buen seguro disfrutaría imaginando nuestras diatribas– si resulta que todo es un sueño, si “La vida es sueño” en sí misma no estaríamos tan alejados de otros universos paralelos creados por otros donde su propuesta sobre la vida en la que creemos a pies juntillas como real sea en realidad el producto de una matriz creada por un súper ordenador.

¿Es esto lo que realmente pretende contarnos Lynch? ¿Quiere que pensemos o sospechemos que todo cuanto acontece es una ficción, un sueño? ¿O lo que quiere es que nos volvamos locos?

Este sueño nos retrotrae a sucesos anteriores cuando el agente Phillip Jeffries aparece de nuevo en una escena dramática en la oficina de Filadelfia, un incidente cuyo momento se pudo ver en la precuela de “Fuego Camina Conmigo”, y es ahora cuando escuchamos a Gordon Cole narrar en voz alta su sueño.
Por otra parte me entra la duda y pienso que sería muy arriesgado reducir toda la explicación, todos los misterios de Twin Peaks, a un sueño. Pero entonces vuelvo la vista atrás y me vienen a la memoria “Eraserhead”, “Carretera Perdida” y Mulholland Drive y caigo en la cuenta de lo frágil que puede llegar a ser nuestra realidad y la comprensión que tenemos sobre nosotros mismos estando a merced como estamos de nuestro cerebro que ha configurado un mundo de recuerdos que tal vez eran solo sueños o fantasías y que ahora tomamos como reales.

Supongo que recordaréis las famosas escenas en el bar que se suceden capítulo tras capítulo en Twin Peaks y donde mujeres jóvenes hablan y cuentan cosas acerca de los dramas y sufrimientos de sus vidas. Pues a veces tengo la sensación de que esas historias que comienzan siendo reales tienen un punto donde la fantasía se dispara por parte de ellas y comienzan a narrar cosas que no cuadran, cosas inverosímiles pero tan bien estructuradas, tan impactantes y dramáticas, que sospecho que en algún momento de su narración se rompe la realidad de lo que pasó y que lo que cuentan son solo sueños o recuerdos bien escritos por su cerebro. Esto, que dicho así puede sorprender, no estaría tan alejado de cómo recordamos a veces nuestro propio pasado donde a la realidad “real” le sumamos lo que imaginamos, mas lo que quisimos que sucediera, mas aquello que nos gustaría haber hecho, creando tal relato de las cosas que resulta casi imposible discernir lo verdadero de lo onírico.

¿Recordáis la charla de Albert con la agente Tammy? Seguramente para darse importancia ante ella, comienza a explicarle el origen de la palabra “Rosa Azul” y cómo determinados casos se codificaron bajo ese epígrafe allá por 1975 cuando Cole y Jeffries detuvieron a una mujer por disparar y matar a su propio doppelgänger. Ante la atenta mirada de Tammy, él sigue narrando minuciosamente aquella historia como si la hubiese vivido en realidad, como si él hubiese formado parte de aquellas acciones. Pero no es así, no es cierto, Albert no estaba allí y lo que su cerebro ha organizado es un relato dando la impresión a quien le escucha de que él fue testigo y actor de todo aquello.

Y mientras soñamos que soñamos… ¿qué tal si repasamos algunas de las cosas que les han ocurrido a nuestros amigos allí?

Lo moderno Vs lo antiguo

Qué duda cabe que la apuesta de David Lynch y Mark Frost por “modernizar” Twin Peaks es evidente y se nota en pequeños detalles que marcan a los personajes de la historia sin que su trascendencia sea tan importante como para influir en las tramas, pero que aportan ese granito de “nuevos tiempos” a este temporada.
Recordemos los ordenadores, las conexiones vía Skype, pantallas que salen de la mesa, la utilización de los móviles, del GPS…, el Double R Diner que ahora promociona para sus clientes una nueva sopa llamada “RR2Go”, un servicio nuevo más acorde con los tiempos; mientras en el Great Northern, Ben Horne se sorprende cuando recibe la antigua llave de metal del agente Cooper en el correo porque el hotel lleva muchos años utilizando tarjetas magnéticas para abrir las puertas de las habitaciones.

Pero dentro de esa modernidad siempre hay gente rezagada y que parece que no avanza al ritmo de los tiempos o que los cambios le han supuesto un trauma. El ejemplo más claro lo tenemos en Lucy a la que ya vimos en episodios anteriores cómo no acaba de sacar todo el provecho a las nuevas tecnologías móviles. Lo mismo le ocurre a Sarah Palmer, aquella que hace tiempo fue un ama de casa perteneciente a una de las familias más prominentes de Twin Peaks, es ahora una mujer abrumada que ya arrastraba un historial de trastornos psíquicos en aquél entonces y que ahora han desembocado en la una locura más que evidente. Ella está ahora fuera de lugar y puede que su locura tenga que ver con verse desplazada por una sociedad en la que en cierta medida era influyente y ahora ve cómo su comunidad está en manos de gentes modernas y jóvenes donde ni ella ni su pasado, y menos su apellido, tienen cabida.

En varias ocasiones durante esta temporada y justo antes de que terminara el episodio, el cierre se hacía con una actuación musical en el Roadhouse donde varios personajes hablaban y bebían mientras escuchaban la música. Algunos de ellos han entrado en la historia pero sin gran protagonismo en ella, mientras que otros no han vuelto a aparecer. Esto nos hace pensar que todo eso ha sido utilizado por los creadores como una especia de recordatorio de que la generación actual de jóvenes son ahora los sustitutos de aquellos que ocuparon espacio en la anterior etapa como Donna Hayward, Audrey Horne, Laura Palmer, James Hurley y Bobby Briggs. Todo un efecto y canto a la nostalgia, vamos.

Dentro de esta nueva etapa de renovación de personajes, volvemos a Twin Peaks donde nos encontramos al guardia de seguridad Freddie Sykes (Jake Wardle) que lleva puesto un guante verde de látex con el que parte las nueces sin esfuerzo alguno y que le está contando a su compañero James Hurley que consiguió ese poder de superhéroe en Inglaterra cuando fue absorbido por un embudo generado sobre él que le trasladó a las estancias de la Logia y una vez allí fue cuando el Gigante le dio las instrucciones para comprar un solo guante verde que le daría la fuerza en su mano.

Momentos hilarantes…

Que la bella Audrey aparezca casada con un enano…rico ¿debería sorprendernos? Una mujer de “bandera” y con clase como ella que por una alianza de intereses económicos ha sacrificado su vida al bienestar y donde su relación de pareja rechina una y otra vez donde es él, Charlie, el que aporta los momentos de mayor cordura e inteligencia con un discurso sereno y tan lógico que a ella le saca de quicio y a nosotros nos divierte muchísimo. Como cuando le dice eso de “Esto es existencialismo 101” antes de preguntar “¿Tengo que terminar también tu historia?” Guiños y más guiños y aunque su trama tenga, de momento, muy poca importancia para la historia global, de nuevo Lynch y Frost nos enseñan que los caminos de la vida están plagados de momentos cómicos que se alternan con los dramáticos sin que rechine el planteamiento general porque la vida, la nuestra y la de ellos, es tal cual la vemos.

Ver al torpe de Dougie-Cooper haciendo de catcher con su hijo en el jardín de su casa es un poema y donde uno teme el pelotazo en el ojo que va a recibir al ser incapaz de atrapar ni una de las bolas lanzadas por el niño; así como asistir a esa “normalidad” que guía la vida de Chantal y Gary Hutchens quienes después de asesinar a Warden deciden ir a buscar algunos Wendy´s para cenar mientras ella se muestra compungida al no haber podido torturarle antes.

La otra escena tronchante a destacar es cuando Albert se acerca a la habitación de Gordon para informarle sobre las comunicaciones que ha hecho Diane y descubre a su jefe compartiendo una botella de vino con una francesa de armas tomar.
De todos es sabida la obsesión de los norteamericanos con las francesas, a las que su imaginario las representa como atractivas, provocadoras, eróticas, sensuales y tan poco profundas en sus planteamientos que su representación en esta y en otras ficciones les otorga la categoría de fetiches. Y como Lynch conoce muy bien esto, desarrolla una escena burlesca de lo más divertida donde el apurado e impaciente Albert trata de contar su importante noticia pero no puede porque su jefe está embobado con la francesa y cuando ella se dispone a abandonar la estancia, lo hace ejecutando una coreografía de movimientos absurdos e interminables bien con cruces de piernas provocativos, o tratando de ponerse el minúsculo suéter, ajustándose lentamente la estrechísima falda a punto de reventar, usando el pintalabios con una insinuación desbordante y luciendo unos taconazos de aguja con los que resulta imposible mantenerse en pie.

Y mientras toda esta retahíla de gestos y movimiento sucede, nosotros esperando ansiosos a que la francesa salga de una puta vez de la habitación y nos enteremos qué puñetas quiere contarle Albert a Gordon.

Esta tensión es utilizada hábilmente en otras escenas donde los diálogos de los personajes se quedan en suspenso durante unos segundos esperando la replica de su compañero y provocando que un hecho sin importancia se convierta en una Masterclass de cinematografía sobre la tensión no resuelta.

…y momentos dramáticos

Y en esa misma escena y tras revelar Albert sus sospechas acerca de los mensajes enviados por Diane, llega un momento de esos mágicos donde Gordon le dice a su compañero y amigo: “Me preocupas, Albert”. Una afirmación que perfectamente podría formar parte del contexto de la escena para restar importancia a lo revelado por Albert, si no fuera por el hecho dramático y real que estaba viviendo el actor Miguel Ferrer en esos momentos y que con esa frase, Lynch de alguna manera estaría expresando su compasión hacia él al conocer que tenía un cáncer de garganta. Una enfermedad que acabaría con su vida en Enero de este año. Lo mismo que la escena con Lady Leño en la que ella, en una de sus llamadas al jefe Hawk, le dice: “Me muero”. Y cuando fallece todo el equipo del Sheriff se reúne en torno a una mesa y es Hawk el que comunica la triste noticia a sus compañeros.

Alguien podría pensar que esto es una frivolidad, que es aprovechar la enfermedad y la posterior muerte de estos dos grandes actores para añadir dramatismo a la historia. Pero a Lynch no le hace falta alguna utilizar recursos baratos y si lo hace es precisamente por dar trascendencia a unos actores, a unos personajes que han significado mucho en el desarrollo y crecimiento de Twin Peaks y que le han acompañado durante todos estos años. Y qué mejor homenaje para un actor que interpretar algo así como personaje dentro de su historia antes de morir ¿verdad?

En Twin Peaks habita El Mal, no nos engañemos

Mr. C aparece en la sede de una banda criminal en busca de Ray, el hombre que trató de asesinarlo, donde el aspecto de lo que allí habitan lo dice todo acerca de lo que hacen y por qué lo hacen. Criminales asociados en una banda, sicarios en busca de la recompensa por tal o cual asesinato. Un chulito musculado y calvo de diseño de nombre Renzo reta a Mr. C. a un pulso y tan seguro está de su victoria que la recompensa para el que gane será tomar el control de la banda pues solo podrá sobrevivir uno de ellos. Una escena en la que Lynch sabe perfectamente las reacciones de los espectadores quienes conocemos cómo acabará esa pelea con el chulito de por medio hecho unos zorros y muerto por una hostia descomunal de Mr.C. quien a partir de ahora se hará cargo de la banda criminal.

De la misma manera que El Bien

Mientras tanto, en Las Vegas, Anthony Sinclair hace un último intento desesperado de matar a Dougie-Cooper cumpliendo la orden dada por Duncan Todd usando veneno. Pero después de meter el polvo en el café de su compañero de trabajo, Anthony cambia de opinión cuando Dougie-Cooper se acerca a él y comienza a tocar sus hombros suavemente en lo que parece un gesto de cariño. Aunque en realidad el despistado Dougie por lo que está absorto no es por el cariño ni más tontunas, sino por la caspa que su compañero Anthony tiene sobre lo hombros. Este hecho peculiar, confuso y cómico le hace cambiar de idea y no sólo evita que su amigo tome el veneno, sino que el ahora arrepentido confiesa a su jefe de la aseguradora todo lo malo que ha venido haciendo.

Y las cosas extrañas que no falten

Nada sería igual si en Twin Peaks no hubiese elementos extraños, fantásticos y turbadores. En una larga secuencia el Sheriff Truman junto con Hawk, Bobby y Andy, hacen un viaje hacia el lugar marcado en el papelito por el Mayor Garland Briggs, y allí, en Jackrabbits, se les aparece de nuevo otro vórtice que se eleva hacia el cielo y que transporta a Andy a una sala donde está El Gigante. A través de un ojo de buey abierto en el techo, Andy puede ver –y nosotros recordar– todo lo acontecido en el maravilloso y espectacular episodio 8º.

Cuando regresa de nuevo al bosque a reunirse con sus compañeros, Andy es un hombre distinto, mucho más despierto y lúcido que como lo hemos visto hasta ahora y aparece llevando entre sus brazos a la mujer con cicatrices en los ojos que guió a Cooper en aquella cápsula cuadrada que flotaba en el espacio..

¡Pleno al 15!

Hay algo que me llamó poderosamente la atención en la apertura de éste fantástico capítulo y fue la luz. De repente el Twin Peaks sombrío y misterioso cubierto por la niebla o por el manto de la noche, se transforma en un lugar donde la luz del sol brilla y hace brillar a los picos gemelos y a la frondosa arboleda que les rodea. Una vez más la luz es utilizada por Lynch como instrumento para narrar, en éste caso, lo que llegaría después.

La dulce Nadine recorre apresurada la calle con una de las famosa palas doradas del Dr. Jacoby para ir al encuentro de Ed Hurley, a quien explica que ella por fin lo ha visto claro y que gracias a esa pala fetiche ha logrado enterrar todo lo malo de su vida y transformarse en otra persona distinta. Confundido por las palabras de ella, Ed la mira y escucha atentamente hasta que ella le dice que le da libertad para que vaya con su amor de siempre, con Norma.

Como si de un adolescente se tratara, Ed corre hacia el Double R. para comunicar a Norma la buena nueva y cuando la encuentra se viene abajo porque ella está en una reunión con su socio-amante Walter Lawford. El bajón de Ed es el nuestro porque, reconozcámoslo, nosotros también somos románticos. Sonando de fondo la melancólica y excepcional “I’ve Been Loving You Too Long” de Otis Redding, la melodía se convierte en un tobogán de emociones que se funde de una forma maravillosa con las imágenes trasladando al espectador los momentos de desolación por los que está pasando Ed. La banda sonora sube y baja de volumen al tiempo que las emocionantes imágenes corren por la pantalla, y así cuando Ed escucha con los ojos cerrados cómo Norma le dice a su socio que le vende su parte de todo el negocio menos el Double R., la música se alza sobre todo lo demás y su cara refleja la felicidad total cuando ella aparece tras él sonriente y ambos se funden en un beso.
Una bella historia de amor con el arco dramático completo, con subidas y bajadas emocionales que vemos y sentimos como propias y que transcurre solamente ¡¡en diez minutos!! No me digáis que esto no es una genialidad.

Ya sin amor alguno vemos a James y Freddi, el muchacho del guante verde, que se meten en una pelea en el Roadhouse mientras la potente y cañera música de los ZZ Top suena de fondo. Los superpoderes de Freddi repartiendo hostias con su mano verde se manifiestan aquí más poderosos que nunca y con otra aplicación distinta que partir nueces.
Nada de todo lo anterior parece tener mucho que ver con los mafiosos de Las Vegas ni con personajes maléficos que luchan por controlar el mundo. La historia de este pequeño lugar llamado Twin Peaks es una historia global donde el bien y el mal cohabitan en una débil estabilidad donde lo bueno está siempre al lado de lo malo en una alternancia tan maquiavélica como real.

Este episodio cuenta con un par de detalles sustanciales para la historia. Por un lado la sádica Chantal Hutchens llega a las Vegas y asesina a Duncan Todd y a su ayudante.

Mientras, en otro lugar Dougie-Cooper se come un pedazo de tarta de chocolate de la forma esa tan peculiar con la que come…ya me entendéis ¿verdad? Entonces escucha el nombre de “Gordon Cole” por la televisión de lo que parece una película y reacciona. Levanta la vista y se fija en uno de los enchufes de la pared y como cualquier niño de su edad haría, mete el mango de la cucharita por uno de los agujeros del enchufe y corta la luz. Este hecho aparentemente intrascendente y mostrado como una travesura, no es tal. Recordemos que fue a través de un enchufe por el que él regresó a nuestro mundo y es más, me atrevo a aventurar que esa descarga eléctrica podría restaurar y devolvernos de una vez por todas al Cooper que todos admiramos y deseamos.

En otra secuencia su gemelo malvado Mr.C. se ha reunido con el caprichoso y cruel Richard Horne enviando un mensaje con las palabras “Las Vegas” cuyo destinatario bien podría ser Diane. Antes de esto hace un viaje hacia el colmadillo-gasolinera donde varios leñadores le guían por un extraño espacio donde vemos aquella escalinata que también vio Gordon cuando se activó el vórtice espacial sobre su cabeza. En una extraña habitación escucha la voz de Jeffries a través de una especie de cafetera gigante que echa vapor al tiempo que de ella salen las palabras del antiguo investigador del FBI. En esa conversación escuchamos el nombre de “Judy” que creo recordar ya apareció en “Fuego Camina Conmigo”.
Tras la oscuridad, Mr. C. regresa a nuestro mundo confirmando que aquél espacio donde los árboles del bosque se confunden y funden con la extraña estancia no pertenecen a este mundo.

Así como en “Expediente X” se utilizan historias independientes, sucesos distintos y con distintas apariencias, en Twin Peaks la narrativa funciona de manera diferente donde nos llegan escenas y conversaciones que parece nos alejan de la línea argumental para volver una y otra vez creando tal confusión en los espectadores que a muchos les ha resultado y les resulta muy difícil seguir el hilo argumental. Estoy completamente de acuerdo con esas sensaciones y las entiendo, pero también sé que una vez termine esta sublime y maravillosa historia seguro que tardaré mucho tiempo en volver a sentir esas emociones que echaré de menos cuando Twin Peaks baje el telón.

Y como siempre digo y teniendo la seguridad que habré omitido muchos detalles, no os cortéis y dejad aquí vuestras aportaciones y comentarios.


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,

39 comentarios

  1. Como siempre muy buena reseña de lo visto en estos capítulos ya antonio llegando al final de esta historia falta poquito para ver lo que nos depara estos últimas horas de twin peaks, de todas las cosas que han acontecido en estos episodios a los que te refieres, me ha impactado la escena de la dama del Leño cuando anuncia que está muriendo,y ese momento homenaje de la serie que vemos en la sala de reunión de la comisaría es tremendamente triste. No me percate como lo hiciste vos también con el otro personaje de la serie el agente Albert cuando Gordon le dice estoy preocupado, refiriéndose a su enfermedad y como Lynch a mezclado esos momentos Reales de los actores dentro del mundo de la serie es un guiño para destacar.otro de los momentos pero más agradable si se lo puede llamar así es esa pequeña historia entre el bueno de Ed y Norma con un clásico de fondo musical vemos que la Luz sale por twin peaks y así tenemos este maravilloso momento en un lugar ya mítico como el doubleR increible.
    Gracias por estas reseñas antonio yo aun no mire el epi 16 lo cual haré seguramente hoy saludos

    • Es que para que luego digan cosas sobre Lynch, joder. Maneja todos los géneros con absoluta maestría y cuando quiere hacer reír, lo hace y cuando quiere emocionarnos, lo consigue igualmente. La escena de la sala con todos allí reunidos para comunicarles la muerte de Lady Leño ¡¡es brutal!! Y lo de Albert sabía que había fallecido este año, entonces cuando vi la escena donde Gordon le dice eso pensé “¡¡Ostras!! lo ha metido en la historia” y más sabiendo que él no da puntadas sin hilo y que cuando mete algo es porque quiere que signifique “algo.”
      A mí lo de Ed y Norma me pareció sublime y emocionante a más no poder. Y todo en un espacio de tiempo tan pequeño.

      Muchas gracias a ti, Gabriel. Y cuando veas el 16 deja tus impresiones por aquí mismo evitando los spoiler, eso si XD, por si hay gente que aún no lo ha visto.

  2. Anónimo

    Las palabras de Monica Bellucci las tomé en el mismo sentido que las palabras sobre el sabio chino cuyo nombre he olvidado así que voy a elegir a Confucio sin cortarme un pelo XDDD:
    ‘Confucio soñó que era una mariposa y cuando despertó ya no sabía si era Confucio que había soñado que era una mariposa o era una mariposa que soñaba que era Confucio’.
    Todos los seguidores de Lynch sabemos, en efecto, la importancia que tienen los sueños en su cine y, sobre todo, en esta última etapa. Tendremos que esperar para ver por donde sale.
    ¿Por qué se movían tan rápido los personajes de la gasolinera en el capítulo octavo? La explicación la tenemos en la excursión que hace el sheriff y Cia al vórtice. Al final, por la distorsión espacio-temporal vemos como dos personajes se transforman en cuatro por un instante: es un efecto óptico. En la gasolinera, por la fuerte distorsión, parece que son muchos corriendo pero es probable que se trate de dos o tres a lo sumo (o uno) que vemos muchas veces por efecto óptico producto de la distorsión espacio-temporal.
    Genial también la niña asiático-estadounidense que gatea entre la gente que baila y aprovecha la música para gritar.
    Genial como Lynch deja la canción de Otis Redding planeando sobre todo, casi echo la lágrima.
    Todo el arco argumental de audrey y el marido es una risa.
    Excelente reseña. Gracias.
    P.S. ¿Hasta qué capítulo abarca?
    Como ves, cada vez se puede comentar menos antes de las reseñas si no se quieren revelar cosas muy importantes. ¡Ah! Lo olvidaba. Genial la transformación de Jeffries en una cafetera gigante. Otro hubiera tenido que contratar a otro actor. Pero Lynch ha creado un universo propio que le permite hacer esas cosas.
    Saludos.

    • El microrrelato al que te refieres es este: ¿Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu.” Y efectivamente ahonda en la complejidad de los sueños y sobre todo de nosotros y nuestro subconsciente poniendo en solfa todas las afirmaciones sobre lo que es real y lo que no. Y en esto Lynch es un auténtico maestro.
      Joder, es cierto, la escena de la chica gateando entre todos mientras grita es brutal XDDD.
      La reseña abarca hasta el 15, de ahí lo del encabezamientos de los últimos párrafos: ¡Premio al 15! y para la próxima me gustaría juntar el 16 y 17 dejando el 18 para hacer una traca final.
      Qué pena que se acabe todo éste universo.

      Muchas gracias a ti.

      • Miguel

        El 16 se estrenó el pasado domingo, y este próximo se emiten el 17 y 18 en lo que será una doble season finale, lo mejor sería hacer una review de los últimos 3 capítulos.

        Un saludo

        • No sabía que iban a juntar los dos últimos, 17 y 18, en uno. Eso puede ser brutal además de ir más acorde con el “diseño” de película que le dieron los creadores a esta historia. Ahora que lo mencionas lo mismo sí resulta más lógico juntar los tres últimos en una review.

          Muchas gracias por tu aportación, Miguel.

  3. Luis

    No sabía que estos dos actores habían fallecido. Viendo la escena de la mujer del leño ya me parecía que realmente se encontraba mal y que su muerte no iba a tardar mucho en convertirse en una realidad. Pensé que tuvo que haber sido una escena muy dura de interpretar. De lo de Albert tampoco me di cuenta pero ahora que lo mencionas ya sí cobra sentido.

    Esta serie es tan heterogénea, explora tantas historias y aborda tantos personajes que es difícil centrarse en algo concreto. Ahora mismo es la serie que sigo con más interés hasta el punto de que he abandonado otras porque ahora me parecen ñoñas.

    Espero que a Kyle MacLachlan le den algún premio por su interpretación y que David Lynch tenga el reconocimiento que se merece en vida como el genio que es.

    Gracias Antonio por este análisis tan detallado. No puedo hablar con nadie de esta serie y me alegra saber más cosas por todo lo que escribes.

    • Gracias a ti, Luis. No sé si lo viste, pero el pasado Mayo, en Cannes y coincidiendo con su festival, le rindieron a Lynch el aplauso mas largo que se recuerdo allí. Así que a la gente que disfrutamos que nos cuenten historias “distintas” y de otra manera, sabemos del mérito de éste creador,cineasta y guionista.
      Pásate más a menudo por aquí a comentar y dejar tus impresiones. Lo del “aislamiento” que sufrimos los seguidores de Twin Peaks nos da alas, como dice el anuncio XD.
      Ellos se lo pierden.

  4. Anónimo

    El capítulo décimo sexto tiene tomate. Con Audrey, precisamente. Al final de la escena del baile (con esto creo que no digo nada) se ve algo muy interesante que le da, tal vez, un nuevo sentido a una parte de la historia. Y no puedo decir nada más.
    Ardo en deseos de ver ese doble capítulo. Tendrás que hacer el comentario de los tres últimos lo que, debido a lo que vemos en el décimo sexto, quedará (creo yo) perfecto. XD
    Saludos a todos.

    • Ya, no es la primera vez que esa página nos fusilan artículos. Entiendo que alguien copie tu trabajo, pero por lo menos cita la página de donde lo tomas y a quien lo escribe. Se ha intentado sin éxito en más de una ocasión, pero vaya…

      Gracias por la info.

  5. Excelente trabajo, Antonio. Soy usuario recién registrado en la web,aunque llevo ya un tiempo leyendo distintas aportaciones, y es de agradecer que alguien invierta tiempo en reseñar productos audiovisuales tan complejos que dan pie a multitud de posibles interpretaciones entre los espectadores.
    Me llama la atención lo que escribes sobre el abuso de subtramas: “llegan escenas y conversaciones que parece nos alejan de la línea argumental para volver una y otra vez creando tal confusión en los espectadores que a muchos les ha resultado y les resulta muy difícil seguir el hilo argumental.” Yo veo esta serie (o película de inmeno metraje) como un ejercicio creativo por parte de Lynch en el que trata de rescatar aspectos muy concretos de su peculiar cinematografía y en ello no encuentro una amplia similitud, para bien o para mal, con la serie de los noventa. Se nota que Showtime no ha estado tan encima de Lynch como ABC lo estuvo en su día. A mi parecer, muchos personajes antiguos y escenas a las que haces referencia (incluso las composiciones originales del maestro Badalamenti) tienen la simple función de que el producto mantenga la esencia de la serie original. Quizás cuando terminen de emitir estos 18 episodios nos sintamos algo desilusionados al comprobar que muchas de esas escenas no tienen la trascendencia que creíamos oportuna en el cómputo global de la serie. Supongo que es nuestra culpa por especular y querer darle una explicación a todo lo que vemos. Un placer leeros y a ver con qué desenlace nos sorprende el bueno de Lynch.

    • “Se nota que Showtime no ha estado tan encima de Lynch como ABC lo estuvo en su día.” En esto que citas está la clave de todo. Es la diferencia entre una cadena generalista y una de pago. Aquí ha tenido libertad absoluta para mostrarnos al Lynch más creativo, loco y fantástico cineasta que es, sin la presión de los ejecutivos de la ABC cuyas restricciones y censuras provocaron las desavenencias de él con la cadena resintiéndose el producto final.

      Muchas gracias por seguirnos, Alejandro. Ansiosos estamos todos por ver cómo termina esta gran obra y que como bien dices es posible que no resuelva al 100×100 todos los enigmas pero el camino hasta ese punto habrá sido igualmente maravilloso.

  6. Maravilloso, Genial, he visto el episodio número 16, y no quería que termine nunca…han pasado varias cosas interesantes veremos que lastima que ya cada vez falta menos para poner fin a esta aventura alocada llamada twin peaks…que buenos momentos nos dio Lynch en este episodio el final es … bueno esperare la reseña de Antonio Saludos

  7. Banister

    Fantástica Reseña
    Hasta ahora no me había atrevido a opinar, porque tengo el corazón dividido con esta temporada de Twin Peaks. Y es que, por muchos momentos memorables que tenga y por mucho que nos guste el Sr. Linch, este nos es el Twin Peaks de los noventa
    Empece la temporada… es mas, hasta la mitad de la temporada, estuve realmente cabreado. Consideré esta, como una verdadera tomadura de pelo.
    Me explico: No nos engañemos, después de 25 años, todos queríamos volver a ver al Agente Cooper en acción, volver a sentir el misterio y la inquietud del pueblo que robó nuestros corazones. En lugar de eso, nos encontramos parodias, una tras de otra, de los personajes y la trama.
    Los personajes clásicos solo hacen cameos, algunos con mayor éxito que otros. Y algunos, realmente ridículos, destrozando el personaje tan bien retratado que tenía anteriormente. Incluso el pueblo de Twin Peaks es un mero secundario.
    Pero repito, esto me sucedió hasta la mitad de la temporada. Que por otro lado, a pesar del cabreo, no pude ni quise dejar de seguir viendo.
    Después, empiezo a acostumbrarme. A darme cuenta del motivo de los cambios, a avanzar, como la época y los personajes, a dejar de estar estancado en la nostalgia del pasado. Y es cuando descubro como se va hilando todo. Cuando agradezco cada giro, cada detalle aparentemente absurdo… Y veo la obra del Sr. Linch en todo su esplendor.
    Señores, esto es arte. Un arte surrealista al que estamos poco acostrumbrados, pero igualmente maravilloso
    Y vale que hay personajes insustanciales que no aportan nada, vale que ni siquiera me quedo con los nombres de los nuevos, y que muchos de ellos tan solo tienen una aparición. Pero nadie dijo que fuera a ser de otra manera. Como en la vida misma, hay personajes que pasan por delante nuestro una sola vez, para dejar su detalle particular que influye en lo que ocurre después.
    Y ya doy por hecho que habrá que visionar este producto más de dos o tres veces para poder sacar algo en claro, para incluso poder sacar mis propias conclusiones que poco tendran que ver con las de otros, pero es que, como bien dices, es posible que todos seamos soñadores y que la interpretación de los sueños dependa de quien los sueñe

    • Muchas gracias! Para tu consuelo te diré que “tu viaje” ha sido el viaje de muchos. El cambio fue tan radical que hubo que acostumbrarse a los nuevos tiempos –tal cual lo hacen en la propia historia si te fijas– a los nuevos personajes, a los nuevos detalles oníricos y de fantasía, a los cambios continuos de género… En fin, coincido contigo y repito lo que dije: cuando eche el telón echaré de menos esta fantástica historia excepcionalmente contada.

  8. Martí

    Interesantes estos análisis de esta extraña pero genial y fascinante serie. El 16 ha sido fantástico, aunque siempre las haces de varios capitulos molaría esta vez una review de las tuyas para poder comentarlo sin spoilear a los que lean este artículo 🙂

    • Muchas gracias! Coincido, éste último ha sido genial y en algunas cosas revelador. Iba a hacer una review sólo de este pero me informaron por aquí que el 17 y 18 están juntos en un solo episodio y dada la estructura que sigue la serie me veré el último episodio (que en realidad son dos) y haré el artículo del final más éste 16.

  9. Anónimo

    Acabo de ver los dos últimos episodios. Estoy aún con el subidón por la excitación. Guuuaaaaaaaaaaa…. El último es buenísimo pero el penúltimo es extraordinario. Lo que no tengo ni idea es de si todo ha quedado explicado o no. Será labor de todos o tuya, Antonio (XDDDDDDD). Lo cierto es que todo iba más o menos bien en el penúltimo pero el último me volvió a liar XDD
    Téngase en cuenta que la calidad de uno y otro episodio no depende de la facilidad para entenderlos.
    Mañana vuelvo a verlos sin falta.
    Qué poderío, maestro

    • Coincido, el penúltimo me parece sencillamente ¡¡MARAVILLOSO!! y el último puro Lynch con ese “viaje” nocturno por la carretera tan recurrente en sus historias. Una gozada de capítulo final y al que le tengo que meter mano para intentar ordenar la avalancha de ideas en mi cabeza…si es que puedo XDD.

      • Anónimo

        A ver si los ve todo el mundo YA, que sigo con el subidón XDDDDD Qué pasada, en serio. Qué maravilla, joder. Lynch. ¡LYNCH!

  10. Por los dioses de Kobol, he mirado el Magistral episodio 17, qué regalo nos ha dado lynch en este capítulo, más allá de lo que nos muestra con esa aparición del agente Cooper, en ciertas partes están cargadas de Nostalgia Pura diría, la música al final del epi con julee cruise impagable volveré a ver este episodio antes de aventurarme al Final…saludos

    • Coincido, Gabriel. Muy muy bueno, excelente capítulo. El 18 te va a sorprender mucho, es una maravilla y… hasta aquí puedo contar, aunque sé que lo disfrutarás.

    • Luis

      Pues parece que Julee Cruise ha cogido un buen rebote porque parte de su actuación se ha superpuesto con los títulos de crédito finales. En mi opinión una reacción exagerada. Personalmente no me entusiasmaba demasiado esta mujer y después de esto creo que todavía menos.

      • Lo he leído, Luis. Cosas de divas ni más ni menos.

        Aprovecho y os voy a pedir un poco de paciencia. Tenía ya escrito el tocho pero su resultado final no me convencía, no estaba seguro de haber reflejado lo que vi y he querido atar más cabos, con lo cual lo tiré a la papelera y he empezado de nuevo a hacer otro, éste sí que espero sea el definitivo.

  11. Miguel

    Vista la season finale, me maravilló la última media hora del episodio 17 y especialmente, la terrorífica, perturbadora y magistral escena del motel en el episodio 18, para mi clave en mi teoría sobre el desenlace de la serie.

  12. Anónimo

    Esto… Yo no le daría muchas vueltas. Estamos hablando del David Lynch posterior a ‘INLAND EMPIRE’. En ‘INLAND EMPIRE’ no hay nada que interpretar, lo que hay es que ver y disfrutar (o aburrirse, si a uno no le gusta ese tipo de cine). Son tres horas o tres horas y media en las que me lo pasé muy bien. Otros echan pestes. Con ‘INLAND EMPIRE’, si sientes y te comes la cabeza bien, pero que te comas la cabeza no significa que vayas a llegar a ningún puerto. Con esto no quiero decir que en ‘Twin Peaks Final’ no haya cosas que interpretar. Las hay pero no todo es interpretable (creo).
    Un detalle. Leí por ahí que lo primero que rodaron fue el último episodio. Yo creo que eso ya nos da una idea de como Lynch quería que quedase el patio.
    Tranquilidad y buenos alimentos XD
    Saludos.

    • No no…si no es tanto por darle vueltas, como por darle cierto formato al artículo. Por otra parte a mí me encanta especular,me divierte un montón, pero tienes mucha razón, no todo es interpretable y menos aquí.

      En ello estoy, no sé si con tranquilidad pero sí con buenos alimentos XDD

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »