Twin Peaks: Con el tercero, cuarto y quinto, el Big Bang

En la mayoría de las narrativas de ficción los creadores suelen arrancar con una visión general del universo que se nos va a presentar a través de un personaje, el cual nos muestra una idea más amplia de su mundo con el fin de conocerlo mejor. Este paso dentro de la historia, y dependiendo de su extensión, no suele durar mucho pues a partir de un punto determinado desde el arranque todo se va convirtiendo en un embudo para focalizar las acciones sobre él.

Mark Frost y David Lynch no piensan lo mismo. Es más, piensan todo lo contrario y para ellos el universo, su universo –al igual que el nuestro real– está en permanente expansión. Y esto es precisamente lo que ocurre aquí. Pero vayamos por partes, como dijo Jack, y veamos qué cosas han ocurrido hasta este punto donde estamos tras ver los episodios citados arriba:

A diferencia de los dos primeros episodios que ya analizamos en su día, en estos tres que les siguen la confusión es su seña de identidad. Una confusión maravillosa y de estética sublime para atraparnos otra vez, una vez más, en esta misteriosa y turbadora historia. Durante la primera mitad del 3º vemos al agente Cooper en pleno tránsito hacia el mundo real desde la Habitación Roja. No hay diálogo alguno, él no habla, solo observa y se sorprende. A menudo estos tránsitos de un mundo a otro los hemos visto en otras historia y su realización suele ser muy rápida: Una figura humana se desvanece en ese lado, y se recompone en el otro o cae desde el cielo.

El Espacio Oscuro

Pero aquí no ocurre eso. Cooper inicia un vía crucis por extraños y misteriosos lugares donde se ve metido en una especie de cápsula de metal con forma de cubo en mitad del espacio. Allí conoce a una mujer ciega a quien apenas se le entiende lo que dice y que le indica con gestos lo que debe hacer: accionar una palanca para que todo se ponga en marcha. La analogía de todo esto la encontraríamos en la propia película de Lynch “Eraserhead” (1977) donde un Dios se dedicaba a accionar palancas en una especie de factoría desde la que controlaría el universo. Metáforas visuales donde el universo oscuro y desolado estremece dándonos la impresión como si hubiese sido abandonado a su suerte por los dioses que un día lo crearon.

Antes de accionar la palanca, Cooper ve flotando en el espacio la figura del Major Garland Briggs que se desplaza mientras pronuncia “Rosa Azul”, aquella clave que utilizaba el FBI para referirse a los casos extraños y sobrenaturales.

La Tierra: Tres personajes (Kyle MacLachlan)

Mientras Cooper va transitando por los oscuros lugares de ese espacio, regresamos a la Tierra donde vemos a su doppelgänger Mr C., quien comienza a sentirse mal según conduce por una carretera desierta. El mechero del coche suelta un pequeño chorro de humo negro y cuando él no puede más, vomita una sustancia amarillenta que ya se usó en “Fire Walk with Me” (1992). Al final el vehículo se sale de la carretera y vuelca. Dos policías le auxilian pero al acercarse al coche no pueden soportar el nauseabundo olor de su vomitona.

Terminando el episodio 4, Gordon y Albert van a interrogarle a la cárcel de Black Hills. La escena goza de una atmósfera como poco inquietante cuando le vemos balbucear en un tono como apagado y metálico. Su mirada frente al espejo viendo cómo su propia imagen se distorsiona, podría darnos una pista sobre si estamos ante un “Ser” cuya consistencia material es relativa.

En otro lugar “un gemelo” de Cooper llamado Dougie Jones, acaba de disfrutar de los placeres sexuales y extra matrimoniales con una prostituta de nombre Jade (Nafessa Williams). El trato de ella para con él se muestra tan amigable que sabemos que entre ambos existe una confianza de tiempo atrás. Pero de repente y mientras la chica se está vistiendo en otra habitación, Dougie vomita violentamente la misma sustancia amarillenta que Mr.C. y su figura se desvanece reapareciendo en La Habitación Roja donde el Manco le dice que él solo fue fabricado para un propósito que ya se ha cumplido. La cabeza de Dougie se desprende, su mano se encoje de tal manera que el anillo que lleva se cae y todo él acaba convertido en una canica dorada.

Saltamos al Surrealismo

¿Acaso no dicen que somos simplemente energía? Pues qué mejor que un enchufe de electricidad para transitar por esos mundos. Por uno de los enchufes de la pared comienza a salir humo negro, el mismo del mechero del coche de Mr. C y entonces aparece el Cooper del Espacio Oscuro tomando la personalidad de Dougie. Cuando la chica entra en la habitación se extraña porque le ve muy cambiado. Apenas han pasado unos minutos y Dougie/Cooper lleva otra traje, está más delgado, se peina de otra manera…y a pesar de todo esto la chica sigue como si nada. Surrealismo en estado puro y cómico a más no poder.

Un salto al despacho del FBI en el que se encuentra Lynch, nos muestra dos cuadros: Uno que refleja el hongo tras una explosión nuclear, y otro enfrente un retrato de Kafka. ¿Capricho o metáfora? Como soy de los que piensan que pocas cosas son accesorias aquí y que todo tiene un significado, me inclino por la metáfora y ya puestos a especular, uno, el del hongo nuclear, significará la destrucción y el otro la transformación mediante la metamorfosis. ¿Será así o estoy rozando la locura? Ya veremos.

Pero algo ha cambiado en él y mucho además. Ahora el nuevo Dougie/Cooper es torpe, apenas habla y sus movimientos están desacompasados. Es como si este nuevo “Ser” fuese un libro en blanco donde quedan por escribir muchas cosas. Esto así, y a bote pronto, se me antoja que sería otra metáfora más en la que él acabaría de nacer ocupando otro cuerpo. Un “bebé” que repite las palabras que escucha y que con ojos curiosos se queda mirándolo todo para absorber como una esponja el mundo que le rodea.

Jade, al ver el estado en el que se encuentra, se ofrece a llevarle en su coche y le deja a las puertas del Casino Silver Mustang donde una pequeña llama amarilla le guiará hasta las máquinas tragaperras que le darán el famoso Jackpot.

…y de allí a la Comedia

Ante la atónita mirada de los empleados y responsables del Casino, Dougie/Cooper irá consiguiendo uno tras otro todos los Jackpot de las máquinas indicadas por la llamita amarilla mientras grita “Heeelloooooooo!” Unos minutos de pura comedia y tan divertidos que nos harán reír.

En este territorio cómico veremos cómo Hawk reflexiona si tiene mucha importancia el que Lucy se haya comido uno de los conejitos de chocolate… ¡¡que llevan guardados 25 años!! en la caja de las pruebas del asesinato de Laura Palmer. No me negaréis que esto no es de traca.

Pero queda otro aspecto divertido que cubrir, y es el del famoso Dr. Jacoby, aquél que compraba palas para después pintarlas de color oro. Una ardua e inexplicable actividad que realizaba con entusiasmo y sin que entendiésemos muy bien qué mensaje oculto trataban de enviarnos los creadores de la serie con todo esto. Pues bien, ni mensaje oculto ni gaitas. En el Episodio 5 vemos qué coños hace exactamente el Dr. Jacoby con sus palas.

Sentado frente a una pequeña cámara de video transmite sus reflexiones en formato Skype sobre una supuesta conspiración por parte de no se sabe qué poder oculto y donde su audiencia se limita a dos espectadores: la conocida y con 25 años de más, Nadine Hurley (Wendie Robie) y el famoso y ahora viejo hippie Jerry Horne (David Patrick Kelly) que le siguen y con los que se comunica. Como cualquier programa de televisión que se precie, hace un CORTE y da paso a los anuncios, en realidad a su único anuncio: las famosas palas pintadas de oro y que pretende vender a precio de eso, de oro. Un ZASCA en toda regla para los especuladores de teorías como nosotros.

El Universo se expande

Wally Brando (Michael Cera): La irrupción de este personaje con una caracterización idéntica a la de Marlon Brando en “The Wild One” montado en su Harley y con la boina caída a un lado, sería como un guiño a uno de los actores de cine más relevantes de Hollywood. Wally Brando se nos muestra aquí exquisito en su modales y hablando tan educadamente que sus parlamentos ante sus padres Lucy y Andy nos resultan cómicos a más no poder. El contraste entre su estética rebelde y cómo se comporta resultan una genialidad.

Sheriff Frank Truman (Robert Forster): Él representa a la típica persona que, aunque el mundo se esté quemando en un gigantesco incendio, jamás pierde la calma. No se altera por nada, ni por los reproches de su esposa sobre el tiempo que lleva una cañería de su casa sin arreglar, ni por la torpeza de Lucy cuando esta le reconoce que aún no sabe manejarse bien con el teléfono móvil. Y esto, que en principio no tendría mayor importancia, nos hace reflexionar si acaso Lucy se hubiese quedado “anclada” en aquellos años atrás. Podría ser eso, o tal vez una especulación más de las tantas que hacemos.

Denise Bryson (David Duchovny): De nuevo Lynch vuelve a recuperar a uno de sus personajes míticos. El agente transgénero Bryson ha cambiado por culpa de los años, pero su agudeza e ingenio siguen intactos. Ahora ocupa un puesto relevante dentro del FBI, algo que se nota le gusta mucho cuando él mismo se refiere a esto no por su siglas, sino como “Federal Bureau of Investigation”.

Bobby Briggs (Dana Ashbrook): Su pasado de pequeño delincuente ha quedado atrás y ahora le vemos volcado en su nueva vida nada menos que como delegado del Sheriff Truman.

Steven & Becky Burnett (Caleb Landry y Amanda Seyfried): Jóvenes y residentes en Twin Peaks con maneras transgresoras y libertinas y que nos retrotraen al primario donde la decadencia y corrupción de la juventud de aquél lugar era una de las muestras de identidad de la serie y que con su aparición ahora, sospecho puedan agarrarse de nuevo a esa idea para explotarla más adelante.

Jane-E Jones (Naomi Watts): La indiscutible estrella de “Mullholland Drive” aparece aquí como la esposa de Dougie. Una mujer que espera nerviosa a que su marido regrese de donde quiera que esté (ya sabemos dónde estaba Dougie y lo que hacía) con el fin de ponerle múltiples tareas para la jornada, mientras que las labores de ella consisten en mostrarse muy activa pero sin concretar actividad alguna. Lo que sí apreciamos es que ella está muy preocupada por algo y ese “algo” es lo que la tiene en vilo.

Rancho Rosa

Los Dougie tienen su hogar en una zona a la que se le puede atribuir de todo, menos que sea residencial. Rancho Rosa es el nombre y uno se imagina la dificultad para un norteamericano pronunciar “Rancho Rosa” sin que se le dé la vuelta la lengua. Aunque tratando de buscar tres pies al gato y por lanzar teorías al aire, su explicación bien podría estar en las iniciales R.R. que se corresponderían a la película “Ronnie Rocket” (1977) el proyecto inconcluso de Lynch y que aquí lo habría recuperado más como un acto de pura nostalgia que para darle un significado concreto.

Rancho Rosa es la escenificación del boom inmobiliario y el desastre que le siguió. Un lugar en medio de la nada, abandonado y donde no hay ni una brizna de verde natural por ningún lado. Como tampoco coches transitando ni aparcados en la rampa de sus garajes. La imagen de la América de la opulencia, de las casas maravillosas, de los espacios verdes y de los habitantes felices haciendo barbacoas en sus jardines, se desvanece aquí de un plumazo. Por no haber, no hay apenas vecinos, y de los pocos que quedan, uno de ellos se dedica a lavar píldoras con alcohol mientras grita “119”. ¿Le buscamos explicación a este enigma, o lo dejamos tal cual?

Cuando el nuevo Dougie/Cooper llega a su casa, su esposa Jane le pregunta que dónde se había metido. Luego más tarde cae en el nuevo aspecto de su marido: con un traje distinto, con unos veinte kilos de menos, con el pelo corto, apenas articula palabra y se muestra torpe en sus movimientos. Todas esas cosas extrañas para cualquiera, para ella resulta que no, pero si hubiese alguna brizna de duda, esta se desvanece cuando él la entrega la bolsa que contiene 420.000 dólares correspondientes a los 30 Jackpot que ha ganado en el casino.
Es entonces cuando se confirman nuestras sospechas de que Dougie debe dinero a gente muy chunga y que estos le han dado un ultimátum para saldar la deuda. Su esposa le dice que se cambie de ropa y que de camino al trabajo hable con ellos y cancele la deuda de 50.000 dólares.

Dougie/Cooper sale con la ropa de Dougie y todo le está grande. Una chaqueta color guacamole que le cae como un saco, unos pantalones colganderos y una corbata que en lugar de anudársela al cuello se la coloca sobre su cabeza y de esta guisa se queda absorto mirando cómo su hijo pequeño desayuna. Como Dougie/Cooper no puede o no sabe conducir porque se le ha olvidado, es ella la que le lleva a la ciudad en su coche, dejando el de él aparcado en la rampa del garaje.

Y es entonces cuando vemos a través de la ventana de enfrente y de los ojos de un niño solitario, porque su madre está drogada y semiinconsciente, cómo un coche con dos individuos sospechosos y de mal aspecto se acerca despacio por la calle. Uno de ellos se baja y coloca en la parte de abajo del coche de Dougie un dispositivo imantado. El curioso niño sale de su casa, cruza la calle mirando a ambos lados a pesar de que por allí nunca pasa ningún coche, mira debajo del vehículo y ahí está el dispositivo. Más tarde, en el día más transitado que recuerda esa urbanización en toda su historia, pasa otro coche con otros dos individuos de aspecto tan malo como los anteriores. Uno de ellos se baja para robar el vehículo de Dougie y cuando hace el puente el coche estalla envuelto en una llamarada.

Y el niño lo ha visto todo. Sin nadie a su alrededor, sin más niños con los que jugar ni hablar, pasa sus horas observando de forma indiscreta el mini mundo donde vive a través de la ventana… y descubre un asesinato. ¿A qué os recuerda esto?

Dougie/Cooper en la ciudad

Dougie/Cooper trabaja en la compañía de seguros Lucky 7 pero ahora mismo él no lo sabe, como tampoco sabe lo que hace y ni dónde está. En el vestíbulo se encuentra a uno de los empleados que lleva cafés para sus compañeros. Como él tiene la curiosidad de los niños, le arrebata uno de los cafés y se lo bebe entusiasmado. Al entrar al ascensor lo hace de frente como todos, pero en lugar de girarse se queda mirando al fondo y cuando llegan a la planta sale hacia atrás, tal y como lo hacemos nosotros cuando entramos y salimos del ascensor con el carrito de supermercado.

En la oficina todos le saludan y aunque hay alguna que otra mención a su nuevo aspecto, en aquél universo, por lo que se ve, eso es lo de menos. Allí le recibe eufórico su compañero y amigo Anthony Sinclair (Tom Sizemore) quien conoce de sobra las andanzas de Dougie con la prostituta por lo que intuimos que él también tiene aventuras variadas de esa clase.
Todos son convocados a una reunión por el Jefe donde se debate una importante indemnización que tendrá que pagar la compañía por el siniestro de un asegurado. El Jefe trata por todos los medios de encontrar un resquicio para no hacerlo, entonces es Anthony quien habla y le dice que no hay pruebas de malas prácticas y que no les queda otra que pagar. Y aquí salta la bomba: Dougie/Cooper ve sobre la cabeza de su amigo Anthony una llamita, esta vez verde, y delante de todos suelta: ¡Es Mentira!

Tras la bronca con su amigo a quién él ahora no reconoce, Dougie/Cooper se reúne con el Jefe en su despacho para que le aclare lo que acaba de decir, pero no consigue arrancarle nada porque se pasa todo el rato curioseando. El mundo alrededor de Dougie/Cooper poco a poco va creciendo…de enemigos. Y digo yo…conociendo la complicidad que debía haber entre Dougie y Anthony ¿no será que el primero participaba también de esas prácticas irregulares junto con su amigo? ¿es posible que alguna indemnización fraudulenta se truncase y los asegurados se quisieran vengar de él? Enigmas y más enigmas y todos sin resolver.

Cuando abandona el edificio de oficinas, ya atardeciendo, se queda perplejo ante una estatua de un hombre quien con el brazo estirado apunta a no se sabe qué con su revolver y que se asemeja mucho al personaje interpretado por James Stewart en “FBI Story” (1959), aunque por su parecido también podría tratarse del Agente del FBI Phillip Jeffries (David Bowie) muerto en una misión en Argentina y que se le recuperaría aquí como un homenaje del creador hacia él. En cualquiera de los dos supuestos, se confirmaría una vez más la atracción casi obsesiva de Lynch por el hermético universo del FBI.
Fascinado con la estatua, Dougie/Cooper se queda imitando la postura del pistolero hasta ya entrada la noche siendo interrumpido por un guarda de seguridad que le pide de buenas maneras, casi con pena, que por favor se vaya de allí.

El Bang Bang Bar

Y cómo no finalizar esta breve reseña donde siempre acaban las cosas en el Twin Peaks de ahora. Allí vemos a un grupo de chicas jóvenes que sentadas en una de las mesas del bar se divierten y beben. Tras ellas, un matón extranjero en esos territorios y también joven y cuyo nombre aparece en los créditos como Richard Horne, que fuma y fuma sin parar hasta que uno de los camareros le recrimina y le dice que apague el cigarro que allí está prohibido el hacerlo. Lejos de amedrentarse, le reta encendiendo otro cigarro delante de sus narices. Esta chulería impresiona tanto a una de las jóvenes que se acerca a flirtear con él. El tonteo de la chica le sale mal y el matón la coge, la atrapa contra él y empieza a sobarle las tetas ante la atónita mirada de sus amigas. ¿Y por qué razón el dueño del bar no le echa? Pues recordemos que era una saludable tradición de la localidad el mover la droga a través de los camareros de distintos garitos y lo más seguro es que él, Richard, lo sepa y por eso se siente inmune ante las amenazas. Podría ser eso, o también podría ser que esa chulería sea por genética al pertenecer este Horne a la conocida familia de Twin Peaks. Teorías y más teorías. Como siempre habrá que seguir caminando por la historia para que los hechos se revelen por si solos… o tal vez no.

¿Y la trama del asesinato de la bibliotecaria?

Pues no, en este caso concreto las cosas no acaban donde siempre y la pareja Frost-Lynch nos hacen un regate para avisarnos claramente de que aquí no hay que dar nada por sentado ni acostumbrarnos a ciertos patrones porque se podrán volver del revés cuando menos lo esperemos.

Un regreso momentáneo, casi fugaz, nos sitúa en el quirófano de la investigadora-forense Constance Talbot (Jane Adams) con el cuerpo descabezado del Major Garland Briggs un hecho éste que conecta Dakota del Sur donde tenía el piso la bibliotecaria, con Twin Peaks y que seguro dará mucho juego. Frente al cuerpo del Major abierto en canal por la autopsia, Constance revela a los investigadores que dentro de su estómago había un anillo. Una alianza con una inscripción que resulta ser el anillo de bodas de Dougie Jones. Y es entonces cuando sospechamos que Dougie mantenía negocios e intereses que le pusieron en contacto con gente tan peligrosa que no dudarían, por ejemplo, en hacer volar su coche, o meter su alianza en las tripas de un cadáver para inculparle. No olvidemos que el cuerpo sin cabeza de Briggs, aparece junto a la cabeza de la bibliotecaria Ruth Davenport (Mary Stofle) en el apartamento de esta. Lo que es indudable es que estos hechos supondrán un marrón de dimensiones bíblicas para el atolondrado Dougie/Cooper, quien se verá envuelto, sin comerlo ni beberlo, en un conflicto donde su vida penderá de un hilo. La deuda de 50.000 dólares se presenta ahora como escasa ante tanta violencia y los métodos empleados por los sicarios de esa desconocida organización, que han convertido en su objetivo el matar a Doogie Jones sin conocer que ese Doogie ya no está y su lugar lo ocupa ahora el “bebé” Doogie/Cooper.

Podría terminar este post –incompleto y al que seguro le faltarán muchos detalles– con el televisivo “así son las cosas y así se las hemos contado” pero no me atrevo porque os prometo que ya no estoy seguro de haber visto lo que cuento.

Y con el FIN, una advertencia:

Este artículo puede contener decenas de SPOILER, pero si has llegado hasta aquí obligado por las circunstancias, ya no importa nada porque:

a) Si no has visto los capítulos, no temas porque puede que veas cosas distintas a las aquí contadas.
b) Si todo esto te suena a chino será porque tú has visto otra serie parecida, pero no ésta.
c) Si no tienes intención de verla después de leerme, muchas gracias por tu esfuerzo.
d) Si por el contrario quieres aportar algo, pues adelante.

¿Nos vemos en El Bang Bang Bar? Dónde si no…


Categorías: Opinión Etiquetas: , , ,

17 comentarios

    • xD Hay que asumir que el detonante con la muerte de Laura Palmer y que dio origen a todo, aquí no está focalizado de la misma manera que lo estaba allí. no existe una trama que tire de todo lo demás. En éste caso el universo ha crecido, de ahí lo del Big Bang, pero eso dispersa la atención. Si te soy sincero, yo me olvido de todo y me dejo llevar porque la estética y narrativa que emplean ahora, me encantan.

      Gracias por comentar!

  1. Primero de todo Gran Post Antonio comentando hasta ahora lo visto en estos nuevos episodios de la Querida Extraña Twin Peaks, y pensar que hoy ya podemos disfrutar del 6 episodio.
    me gusta el comienzo de tu nuevo post cómo explicas la forma de ver este mundo nuevo de twin peaks, me he deleitado como de mi punto de vista claro el agente cooper el bueno el que conocemos el que quedó atrapado en esa habitación vuelve a la vida real y lo hace en el cuerpo de alguien en lo físico muy parecido a el Dougie, y como en ese proceso de viajar en mundos el Copper Demonio termina…
    ***Mi gran duda es que si de una forma el agente cooper recuperara su memoria en una parte cuando habla con su jefe de los seguros este le dice en la conversación las palabras Agente Expedientes*** de ahí se me ocurre que Copper puede recuperar recuerdos
    me ha parecido genial por fin volver a otro de mis lugares preferidos el Dinner Double R. ahí se tejen otros asuntos 25 años después vemos el lugar clásico de los habitantes de twin peaks, y por fin se presenta otro de los personajes nuevos Amanda Seyfried como Becky, y su dudoso novio que aun no logra encontrar trabajo la escena del coche con esa toma en primera persona del rostro de Becky es genial.
    y en este quinto epi nos dejaron varias cosas para volvernos LOCOS uniendo tramas historias personajes, la bomba en el coche de Dougie, qué momento el niño y su pobre madre con las drogas hasta las pestañas…
    para no ser mas nos volvemos a meter en el temible lugar nocturno si el Bar Bang bang, y ahí no se tejen buenos asuntos nos muestran este personaje del cigarrillo veremos
    además está el asunto de los cadáveres y el anillo encontrado otro hilo, esto se esta poniendo movidito.
    y bueno el misterioso llamado del copper demonio que seguro tendrá que ver con ese dispositivo que se activa en un lugar de Buenos Aires Argentina…
    PD: me ha gustado antonio la descripción que haces del lugar Rancho Rosa genial, por Mas pasare la invitación de tomar algo en el Bar bang bang, me gusta en las mañanas disfrutar un rico café y comerme una tarta de cereza en el clásico Double R saludos ahora a ver que nos depara el proximo epi 6.

    • Muchas gracias, Gabriel!! Tu gran duda puede ser muy acertada. Yo también creo que la “evolución” del Cooper/Dougie vendrá por esos recuerdos y situaciones y que poco a poco veremos cómo ese ser va evolucionando. Por eso lo de la metáfora de los dos cuadros del despacho, en lo que se convierta después no será desde luego igual al anterior, ni igual al Dougie, será otra cosa distinta. Metamorfosis pura.

      Sobre el Cooper maléfico no lo tengo claro, pero cuando en la celda se mira en el espejo y ve su cara distorsionarse, dudamos de su consistencia material. Es como si quienes le crearon lo hubieran hecho con el fin de crear un antagonista malvado al bueno de Cooper. No existe vida sin confrontación y por ahí pueden ir los tiros.

      Y sí, pasaremos el tiempo disfrutando del café y la tarta hasta ver el 6º. Esta noche lo más seguro que caiga, pero ya no quería esperar más para hacer la review, que sino se me amontonan y sería un cristo.

      • Gordon Cole

        El Cooper malo es Bob, y eso es lo q vemos en el reflejo, la cara d bob asomando

        • ¿Te refieres a cuando su imagen se distorsiona en el espejo en la celda? Fíjate que por un momento dudé, pero no acabé de reconocer a quién pertenecía. Muy buena observación.
          Muchas gracias!!

  2. Anónimo

    Excelente reseña. Ya comenté en su momento que todo era muy cómico. Lo cierto es que ni me planteo hacer teorías (aunque me gusta que lo hagáis vosotros). Me pongo a ver el capítulo, me dejo llevar, digo amén a todo lo que me va soltando Lynch, me lo paso pipa y (sobre todo) me río como un tonto. Es que todo me parece hilarante. El doble malo, por ejemplo; vale, es malo, pero es de chiste, con esa cara de betún y esos ojos negros demoníacos (y las maneras que se gasta), parece un malo de tebeo. O la explosión del coche por la bomba: Yo creo que si le hubieran dejado, Lynch hubiera utilizado un coche de cartón (le debieron decir: “Tampoco te pases, David”). Lo rueda mal para que te rías, hasta se permite un salto entre la explosión y el tío que muere al lado del coche y la bomba es de Mortadelo y Filemón. ¿Soy yo que tengo que ir al psiquiatra o todo es muy cómico?
    Ya he visto el capítulo 6º. Tan bueno como los anteriores. No me resisto a dejar una canción que suena. Espero que no se considere avance de contenidos: https://youtu.be/m4JTJPC6C6A
    Gracias de nuevo por la reseña.

    • Muchas gracias a ti!!! Estoy contigo, el tono cómico siempre está presente en Twin Peaks, pero no tanto como comedia en sí, sino a través del absurdo y el surrealismo. Esto es lo que le diferencia del resto. Es que hay situaciones que son de traca.
      Cuando pidas cita en el psiquiatra, avísame y me apunto.
      Anoche vi el 6º y es buenísimo. Tranquilo que está genial que reflejes aquí los temas musicales. Deberían de hacer una playlist con ellos,

      • Anónimo

        Claro, a través del surrealismo. Pero es que a mi uno de los mejores humoristas que ha dado España me parece… Salvador Dalí. Yo con sus historias de que veía la televisión al revés y de que ponía miel en la punta de los bigotes me parto.
        Gracias de nuevo. Saludos.

        • Tienes razón, además es que, por lo menos para mí, el propio concepto de surrealista ya me anticipa la carcajada. Es la corriente que mejor recoge y adapta a la comedia, incluso en obras de otro género, cuando sale una escena surrealista te tronchas.

  3. Hola Antonio esperando los comentarios del epi 6 y 7 que fueron muy buenos si tenemos en cuenta que nos muestran entre el sheriff y su ayudante una conversación sobre el caso de Laura Palmer donde nos llevan a nombres de personajes de aquellas épocas eso me ha parecido muy interesante ademas que estos dos últimos episodios me parecieron a mi o subieron de ritmo…ok salu2

  4. Anónimo

    ¡Buf! En el capítulo 8º se terminan las bromas. Lynch se pone serio. Sin destripar nada: todo lo que sucede a partir del hongo atómico es una pasada. Momentos que tienen en común Erasehead, un ¿oscuro homenaje? a “2001: A Space Odyssey”, cierto gusto por la teratología que Lynch comparte con David Cronenberg, rematado todo por terror serie-B de los 50. Supongo que muchos esperaban este Lynch. No defrauda. ¿Abrimos alguna puerta con la explosión nuclear? ¿Es el comienzo de todo lo extraño (y no tan extraño) que vemos en Twin Peaks? Las imágenes se acompañan de “Threnody for the victims of hiroshima”, una pieza excelente, de cuando Penderecki era bueno, antes de convertirse en un compositor neotonal. Hay que tener el oído acostumbrado (o no xD): https://youtu.be/Pu371CDZ0ws
    Dejo también “My Prayer” de The Platters: https://youtu.be/eDlcqhlzDqQ
    ¿El mejor capítulo hasta el momento? Y eso que el lado cómico a mi me encanta.

    • Coincido con tus apreciaciones. Tenía pendiente el 7 y el 8 al haber estado unos días fuera y anoche me los vi de un tirón. El 8 marca y mucho. Estoy preparando un resumen del 6, 7 y 8 para comentar.

  5. Hola Bueno cambiando el ritmo de los epi 6 y 7, este 8 me desconcertó por completo ya que como venía todo encaminado esperaba una continuación de esos dos epi que me encantaron pero bueno el 8 fue desconcertante ya que me esperaba otra cosa pero claro esto es David Lynch. Saludos

    • Hola Gabriel, tengo ya listo el artículo de esos episodios a expensas de que se publique. Confío en que cuando lo leas se aclaren muchas de tus dudas. Ya te anticipo que el 8 me ha parecido espectacular.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »