TWD: ¡Unas palabras, Shane!

La mayoría hemos conocido a Jon Bernthal por su papel de Shane en The Walking Dead, pero una gran mayoría de esa mayoría, valga la redundancia tonta, ya se topó con el actor en How I met your mother, donde hacía de Carlos en el segundo episodio de la serie; los más memoriosos lo recordaréis, y para el resto es una ocasión en bandeja para revisitar uno de los mejores capítulos de la serie. Con él vamos a hablar tras el salto (bueno, nosotros no, en realidad fueron los de EW), arrojando algo de luz a los últimos acontecimientos de TWD… y quizá incluso a lo que está por venir. ¿Te vienes?

Pero antes de leer sus primeras palabras post-mortem, una curiosidad… ¿Recordáis este post sobre Ausiello? En él, el príncipe del spoiler decía lo siguiente:

Entre las sorpresas que Santa Claus me dejó destaca una: un spoiler equivalente a una tonelada de carbón. En una decisión que va a significar un terremoto para los fans, un personaje principal muy popular de una de las mayores series de drama morirá en 2012. Y no me gusta nada. Según dicho spoiler, el actor/actriz no tendrá además una muerte plácida. Mi fuente me dice que ha habido bastante tensión en el set de rodaje porque Mr./Mrs. X no está nada contento/a con cómo muere. En lo que a mí respecta, estoy dividido entre la admiración que me despierta el que la serie tenga los arrestos para reírse de los convencionalismos cargándose a un personaje tan principal, y lo cuesta arriba que se me hace la serie sin ese personaje

Ehem… lo siento, pero no cuela. ¿Un terremoto para los fans? Terremoto, sí, pero en positivo; digamos que Shane nunca fue el favorito de la audiencia, básicamente porque el personaje se hacía odiar pero también porque Bernthal no debía de ser el primero de su clase cuando estudiaba interpretación… ¿Reírse de los convencionalismos cargándose a un personaje tan principal? Pero si estaba cantado, y más si conoces los comics… ¿Lo cuesta arriba que se hace la serie? En fin. La prueba de que Shane no encaja en las palabras de Ausiello es que ni nosotros, ni ninguno de vosotros en los comentarios apostó por el policía. Pero bueno, a lo que vamos…

Después de casi dos temporadas cazando zombis… ¿qué tal se está siendo uno de ellos, aunque solo fuera un rato?

Fue todo bastante rápido, porque discutimos bastante sobre cómo iba a ser toda la escena, así que cuando me di cuenta… ya estaba convertido en zombi. No pude ni ensayarlo apenas. Le pedí a Greg Nicotero [executive producer] que me dejara decir algo, algo rollo “¡Riiiiick!“, pero no pudo ser.

¿Cómo fue esa última escena tuya?

Pues la grabamos durante toda la noche, y estuvo presente todo el reparto. Incluso Jeff DeMunn [Dale] vino expresamente, porque él ya había acabado. Los guionistas tenían una idea en la cabeza, los actores otra y los productores otra… Para mí era muy especial porque estábamos Andrew Lincoln [Rick] y yo, y él es el mejor amigo que he hecho en el mundo de la interpretación, así que fue muy emocionante.

¿Crees que Rick hace lo correcto? Si tu fueses él, ¿habrías matado a Shane?

Sí, creo que sí. El caso es que alguien tenía que morir, o Rick o Shane, de modo que…

Todos sabemos que tienes mucha relación con Frank Darabont y que no te gustó que saliera de la serie. ¿Pediste que mataran a tu personaje?

No, en absoluto. Todos sabíamos cómo iba terminar Shane, es algo que se sabía de siempre. Lo que sí es cierto, por ejemplo, es que Frank quería escribir y dirigir la última escena de Shane, junto a Rick, lo dijo más de una vez. Y no pudo ser, por lo que llegado el momento de rodarla a mí se me removieron un poco las tripas por no tener cerca a Frank. Me encanta la idea de volver a trabajar con él [están preparando una nueva serie, LA Noir]

¿Sabías cuándo morías, al aceptar el papel de Shane?

Bueno, en realidad yo me presenté para ser Rick, creo que la mayoría optábamos a Rick. Pero cuando me quedé con Shane, y me dijeron lo pronto que moría en el comic, no me importó demasiado. Me gustaba la idea de formar parte de esta aventura.

¿Cómo te despediste?

Fue un poco raro, porque acabamos de grabar mi última escena a las seis de la mañana, y entonces antes de retirarnos di un pequeño discurso, me emocioné, y les dije que me despediría del todo al día siguiente. Y llegado el momento, vi que todos estaban ya trabajando en el siguiente episodio… ¡y yo ya no era parte de eso! Así que me senté a espiar, les estuve mirando durante dos horas y media, y luego me fui. Sin decir nada, no pude.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »