TWD: Del papel a la pantalla (I)

TWD: Del papel a la pantalla (I)

A menos de un mes de su estreno, The Walking Dead ya está en boca de muchos y cada vez es más esperada. La adaptación del cómic de Robert Kirkman promete ser uno de los mejores estrenos de la temporada y hay pocos que apostarían en su contra, ya que desde una simple imagen promocional hasta palabras de un guionista son noticia. Pero a falta de ellas, durante estas semanas te intentaré acercar un poco más a todo el mundillo que rodea esta futura serie. Empezando ya.

Empecemos por lo más básico: The Walking Dead es una serie de cómics iniciada en 2003, escrita por Robert Kirkman y dibujada por Tony Moore, posteriormente sustituido por Charlie Adlard. Lo sé, esto se ha repetido numerosas veces durante todo el verano. A partir de aquí se va a indagar un poco más en el cómic y en sus características. Y no hay porqué alarmarse, el filtro de spoilers está activado y no te voy a estropear nada vital para que puedas empezar a ver la serie (o leer el cómic) sin nada anticipado respecto a su historia y/o personajes.

Según la RAE., debería escribir zombi cada vez que me tuviese que referir a uno de ellos. Pero desde edad temprana he detestado ese tipo de adaptaciones y, por otro lado, que se acepten cosas como asín me parece muy triste. De modo que a partir de ahora siempre escribiré zombie, a pesar de que esté gramaticalmente mal y manifestando queja y rebelión ante todo tipo de atrocidades actuales a nuestra lengua. Ahora ya puedo empezar.

Zombies. En la no ficción se les define como muertos devueltos a la vida mediante brujería y demás artes oscuras del continente Africano. En la ficción… pues es lo mismo. O era. Desde su primera aparición en White zombie (1932) hasta (escribiéndolo a regañadientes) la más actual Resident evil: Afterlife (2010), los zombies han sido uno de los iconos del cine de terror. Sin excepción de la literatura que, por cierto, en España ha comenzado a ser popular sin explicación alguna. Y sin olvidar tampoco el mundo del videojuego, a pesar de que la gran mayoría de los actuales sean pobres respecto a guión… Bueno, que han sido uno de los iconos del cine de terror y que, evidentemente, han ido sufriendo cambios y transformaciones a lo largo de las décadas. Empezando por simples esclavos, pasando por amenazantes devoradores de carne y convirtiéndose en herramientas para criticar al ser humano. Pero también siendo herramientas para simple cine gore, usados como objeto de humor y finalmente desviándose en los llamados fast-zombies.

Hace unos ocho años, Kirkman lamentaba en silencio ésta transformación y empezó a idear una obra al más puro estilo de George A. Romero, director y guionista de Night of the living dead (1968), Dawn of the dead (1978) y Day of the dead (1985). Sus películas son un clásico del género y se consideran de lo mejorcito en él, ya que sabía combinar la cantidad exacta de terror (y gore) y, a la vez, de crítica social. Pero Kirkman se lamentó más aún cuando meses antes de publicarse el número 1 de su colección se estrenó 28 days later… (2002), un título británico polémico entre seguidores del género por el llamado fast-zombie (o infectado). Danny Boyle, director de la película, argumentó que no tenía intención de traer de vuelta a los zombies y menos de crear esta variante. Pero a su pesar, se popularizó enormemente y además trajo este boom zombie que llevamos viviendo desde principios de siglo.

Fotograma de Night of the living deadFotograma de Night of the living dead

Así que ahí estaba Kirkman, junto a Tony Moore como dibujante, iniciando una serie en un medio que no está en su auge y con un tema que comenzaba a desplazarse hacia lo comercial (o lo que es lo mismo, acción por acción, violencia por violencia y nada de historia). Pero al parecer no estaba tan solo como creía y ahora, siete años después, podemos dar gracias a él y al público con buen gusto por haber seguido su historia hasta la fecha y, debido a ello, llegar a ser una de nuestras (futuras) series.

El éxito de su publicación se pudo haber dado por la vuelta de tuerca que él mismo pretendió dar al género. Pero una vuelta de tuerca haciéndolo volver a sus orígenes. Citando a Kirkman

Para mí, las mejores películas de zombies no son aquellas que se recrean en el gore y los personajes caricaturescos. Son las que nos muestran que confusos y peligrosos somos, las que cuestionan nuestro lugar en la sociedad y el lugar de la sociedad en nuestro mundo. El horror, el gore y toda la terrorífica y salvaje diversión también está en esas películas. Pero siempre hay una corriente de subtexto social y político. Por eso los filmes de Romero fueron tan geniales. Vais a ver a Rick cambiar y madurar hasta el punto que no lo reconoceréis. Espero que estéis buscando una épica extensa, porque no tenéis ni idea de cómo lo es ésta.

Y hasta aquí llego, espero que haya sido mínimamente interesante. La semana que viene se profundizará sobre el contenido del cómic, sus personajes y cómo se ha volcado esto en la venidera serie. ¡Empieza la cuenta atrás!


Categorías: Opinión Series The Walking Dead
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »