Tráigame su serie, por favor (aunque haya droga)

Tráigame su serie, por favor... aunque haya droga

Nerja es una localidad de España, situada en la provincia de Málaga, que cuenta dentro de su límite municipal con la pedanía de Maro, donde en 1959 se descubrieron unas pinturas rupestres que podrían constituir la primera obra de arte elaborada por el ser humano, si la datación de entre 43.500 y 42.300 años de antigüedad es correcta. Sin embargo, para casi todo el mundo Nerja siempre será el lugar donde se grabó, entre 1979 y 1980, Verano Azul. Hasta que se demuestre lo contrario, y quizá incluso más allá, el patronato de turismo tendrá en lo más alto de su lista de agradecimientos a la serie de Antonio Mercero, de la misma manera que Hawaii tuvo a Lost, Nueva York a Carrie y sus amigas o cada vez más sitios de Europa a Game of Thrones, por poner tres ejemplos rápidos. Por puro paralelismo podríamos decir que la norteamericana Albuquerque tiene a la gloriosa Breaking Bad en su regazo… pero lo cierto es que en su caso, y debido a los confusos límites morales de la serie, el idilio nunca fue del todo perfecto. Hasta ahora.

Al final del post hay un vídeo que se reproduce automáticamente… ¡que nadie pegue un bote cuando suene la música!

Efectivamente: la relación entre Breaking Bad y el lugar donde se rueda nunca ha sido fácil. Para los gestores de la ciudad, reconozcámoslo, la temática de la serie invita a tomarse las cosas con distancia, cuanto menos, porque Vince Gilligan y sus guionistas colocan a ABQ como el epicentro de la droga no ya de Nuevo México, sino casi de todo el sur de Estados Unidos… y la cosa sigue expandiéndose (¿recordáis la República Checa?) Por tanto, la consigna inicial era de reticencia. Sin embargo, la llegada de turistas en busca de una experiencia BBad y el apoyo de la pequeña industria local han ido transformando la mentalidad municipal hasta el punto de llegar a proclamar, de manera oficial, el 16 de marzo de 2013 como Breaking Bad Day.

Pero, ¿qué hay que ver en ABQ? ¿Qué escenarios de la serie podemos visitar? Pues desde la casa de los White hasta el lavado de coches, pasando por el motel que ha salido en varias ocasiones (una de las bases de operaciones de Wendy, la señorita que fuma). Casi todo Breaking Bad está en ABQ. La mayoría de los sitios están recopilados en este mapa creado por la oficina de turismo local. Las visitas son libres, aunque obviamente son lugares privados en los que no se puede entrar. Si no dispones de vehículo propio, por 60 dólares la ABQ Trolley Company te puede llevar de ruta.

La estrella del recorrido, sin lugar a dudas, es Twisters, una cadena de comida rápida que para los rodajes se transforma en Los Pollos Hermanos. “La gente nos pregunta si puede sacar fotos. También preguntan si está Gus”, cuenta la empleada Rachel Johnson. Quiero pensar que los que piden ver al señor Fring lo hacen por imitar a Walt, y no porque realmente piensen que Giancarlo Esposito está en la oficina, controlándolo todo desde su ordenador portátil

Como suele pasar en estos casos, hay quien ha aprovechado la coyuntura para hacer fortuna, o al menos para intentarlo. Debbie Ball es la dueña de la tienda The Candy Lady. A tenor del nombre, un verdadero templo de las golosinas. Ella fue la proveedora del caramelo necesario para confeccionar la blue meth (sí, es caramelo, no es droga real… ¿quieres saber cómo se elabora?) durante las dos primeras temporadas de la serie, y luego le dio una vuelta de tuerca al asunto y decidió vender ella misma la falsa droga a modo de souvenir. De momento ha despachado 20.000 bolsas, a un dólar cada una. No parece que vaya a hacer tanta fortuna como Walter… pero no es un mal comienzo. Otros comerciantes avispados han sido los de la tienda Rebel Donut, que venden donuts con azúcar azul por encima, o los de la Great Face & Body Shop, cuyo último invento son las Bathing Bad, unas sales de baño azules…

Desde el consistorio se apoya no solo a la serie, sino a la producción televisiva en general: la conocida como Ley Breaking Bad, de reciente promulgación, contempla incentivos fiscales para las compañías que graben en ABQ. Al mismo tiempo, se intenta mantener la distancia con relación a los temas más peliagudos de Breaking Bad: producción y consumo de drogas, violencia, extorsión… Y es que, como recuerda Dean Hank Norris, lo de la serie con la ciudad no siempre fue un idilio:


Categorías: Breaking Bad Noticias Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »