Topic Thunder (tópicos atronadores)

Topic Thunder (tópicos atronadores)

Los hay que por querer ser los más fuertes, acaban convirtiéndose en monstruos abominables. Los hay (modo autoflagelación, on) que por querer ser los más graciosos, acaban convirtiéndose en unos cansinos inaguantables (modo autoflagelación, off). Y los hay que por querer ser los más modernos, acaban convirtiéndose en absurdos indefinibles: los que abusan del piercing como elemento de decoración, los que abusan de las expresiones en idiomas no-propios como recurso de comunicación… y los que abusan de tópicos como base de un guión.

“Ya estamos. Otra vez atacando al eslabón más débil de la cadena: el guionista”. Sí y no. ¿De quién es la culpa de ese conservadurismo que impera en la sociedad en general, y en la televisión en particular? Al fin y al cabo, en este sentido, el espectador tiene mucha más responsabilidad de la que creemos: propuestas más o menos rompedoras (Pushing Dasies, Dollhouse) son menospreciadas por el público; mientras que las fórmulas tradicionales (grupos de amigos treintañeros y sus circunstancias, policías defensores de las causas perdidas, médicos atractivos folleteando entre ellos) triunfan una y otra y otra y otra vez.

“Triunfan”. El triunfo es tan relativo: hoy estás en lo más alto y mañana estás en la caca. Que se lo digan sino a Prison Break. O a Héroes. O a tantas otras caídas en combate. Parafraseando a esa banda mítica que es Zapato Veloz, ¿qué es lo que se lleva ahora? Pues Glee y Modern Family, que son la última moda. Confesiones: la una no la he visto (ni ganas). La otra sí la sigo… por dos motivos: Sofía Vergara

...Sí, son dos motivos…Sí, son dos motivos

Hablemos de los dos enormes pelotazos de la temporada 2009/2010. No, los de Sofía Vergara, no. Senos Series, aquí tratamos con series. Por un lado tenemos un pseudomusical ubicado en el típico High School americano. Por el otro, un falso documental sobre una (a)típica familia americana. Por partes: ¿De dónde nace la inspiración para crear Glee? ¿”High School”? ¿”Musical”? ¡High School Musical! Obvio: si algo funciona, se estira el chicle hasta que ya no da más de sí… “La misma estrategia que adoptan los de Todoseries para sacar provecho de Lost”. That's what lectores repelentes said!

Por si tan trillado punto de partida no fuera suficiente, el cocktail de Glee se completa con el pack básico de personajes de instituto: la animadora tan buenorra como idiota, el guapo que se enamora de la guapa, la guapa que se enamora del guapo, el/la chico/chica de raza negra la mar de simpático/a, el profesor enrollado, el/la director/a malvado/a, el freak que supera sus complejos y se vuelve popular y blablabla. Repito: no he visto más que promos y carteles, así que corro el riesgo de dejarme (más) en evidencia, pero es que es ver fotos así…

...Y se me despierta el Dexter que llevo dentro…Y se me despierta el Dexter que llevo dentro

¿Y Modern Family? Pues bien podría ser la evolución lógica del formato inventado por José Luis Moreno… tres décadas atrás: es una especie de Matrimoniadas versión 2.0. ¿Quién decía que los americanos no miraban hacia España, eh? Ah, que lo dije yo… Eh, eh… será mejor (para mí) que cambiemos de tema. Eh, eh… Os he dibujado el árbol genealógico de la familia que protagoniza la comedia revelación de la temporada. Y ya veréis qué roles tan originales se les han otorgado a sus miembros…

Modern family, typical charactersModern family, typical characters

Y olé. Ahora ponemos estos elementos en la batidora, los agitamos con las tramas de siempre (el primer baile de fin de curso de una adolescente, la salida del armario de un homosexual en su ámbito laboral, la caótica organización de una cena navideña, etc.) y ya tenemos listo el producto para ser consumido… ¡Es fácil si sabes cómo!

En conclusión: siempre nos quejamos de lo tópicos que son los desarrollos y los finales de los programas de televisión actuales. Sin embargo, ¿tenemos derecho a lamentar esta situación? ¿O tenemos la televisión que nos merecemos? Va a ser esto último. Tú, sí tú, que estás leyendo esto: tú eres responsable de la cancelación de Flashforward, del encumbramiento de Lost y de muchos otros atentados televisivos más. La audiencia lo decide todo. Y tú eres parte de la audiencia. Piénsalo. Eres fuerte, así que sal a la calle con el mando (o el ratón) en la mano y, emulando a He-man, grita al aire: “¡Yo tengo el poder!” y los productores, el dinero. [SPOILER] El universo no es justo [FIN DE SPOILER].


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »