Top 5: Actrices lamentables

La paridad. “¿Qué es la paridad?”, me preguntas mientras clavas tu pupila en la pantalla… ¡paridad eres tú! ¡Y yo! ¡Y todos! Porque la paridad es la respuesta demagógica de nuestros gobernantes a la situación de machismo que ha imperado a lo largo de siglos y siglos y siglos de historia. Ahora se insiste en afirmar que todos somos iguales. “¿Eso significa que yo, que mido un metro sesenta y peso 120 kilos, soy igual que un tío de metro ochenta y noventa kilos?” ¡Pues por supuesto que no! “¡Pues vaya tontería eso de la paridad!” Correcto: no existe nada más sexista que discriminar (ya sea positiva o negativamente) a alguien por lo que tiene (o deja de tener) entre sus piernas.

Sin embargo, la ley es la ley; así que, tras el arrollador éxito de la primera entrega, les ha de tocar el turno a ellas. Llega a vuestros monitores la secuela de Actores lamentables”, titulada, oh sí… ¡Actrices lamentables!

Aviso: el post está terriblemente mal redactado y lleno de hirientes (y nada argumentadas) afirmaciones sobre algunas de las series más populares del presente y del pasado. Si eres lo suficientemente maduro como para aceptar opiniones que difieren de la tuya, si te ves capaz de debatir los contenidos del artículo con el modo fan perturbado desactivado, si deseas exponer tus propuestas o realizar cualquier otro tipo de aportación; eres bienvenido. “¿Y si no?” Pues vete a tomar… el sol, que ha amanecido un día soleado en la mayor parte del país (y parte del extranjero).

Bien, ahora que me puedo dirigir a la Resistencia; a ese reducido grupo de anormales amantes de las causas perdidas, empezamos:

En el puesto número 5: ¡Amber Benson! “¿Quién?” Tara, la que aparecía en Buffy Cazavampiros. “¿Quién?” Ya, ya; no es que sea alguien demasiado popular. Incluso yo reconozco que hace tiempo que le perdí la pista: es posible que, a día de hoy, siga ganándose la vida rodando telemovies o anuncios de teletienda; o tal vez abandonó el mundo de la interpretación para dedicarse a criar a sus doce hijos (?) en un parque de carabanas de Kentucky. No lo sé. Lo que sí sé es que su papel en Buffy era, oh sí, lamentable. Puede que fueran exigencias del guión (que si es así, la felicito desde aquí) pero la sensación que transmitía era la de una muchacha que sufría problemas de insomnio, ya que mostraba una cara de sueño permanente que deslucía las escenas (pocas, por suerte) protagonizadas por ella.

¡Joss Whedon, 
déjame cinco minutos más!¡Joss Whedon, déjame cinco minutos más!

En el puesto número 4: ¡Hayden Pannettiere! Save the cheerlader, save the world. Ése era el lema que los (ir)responsables de Héroes pretendían acuñar como frase-gancho. ¿Quién era la dichosa animadora? Pues una señorita (ya, el diminutivo se le queda corto), cuyo reducido tamaño es proporcional a su talento. Convertir a Claire (y sus movidas familiares) en el eje central de la serie fue uno de los (múltiples) errores de los que adoleció el producto de Tim Kring, puesto que su personaje carecía de atractivo y sus tramas resultaban insultantemente repetitivas: Claire se enamora en el instituto y ha de ocultar su poder regenerativo a su amor; Claire se enamora en la universidad y ha de ocultar su poder regenerativo a su nuevo amor… ¡Me aburro! Y como yo, millones de personas. No estoy solo.

La Pannettiere, buscando... la inspiraciónLa Pannettiere, buscando… la inspiración

En el puesto número 3: ¡Shannen Doherty! Toca cubrir la cuota vintage del post. La (ya no tan) joven Shannen, pertenece a la generación 90210… una generación de oro. A saber: Luke Perry, Tori Spelling… oro puro, vamos. Rescato a Brenda (siempre será Brenda) por su presencia en una de mis series fetiche: Embrujadas. ¿Cómo olvidar su nula expresividad facial? Seguramente le iría mejor de jugadora de póker que de actriz. “¿Y entonces por qué consiguió trabajo en Embrujadas, eh? ¡Imbécil, que eres un imbécil!” No tan rápido, estimados lectores: Doherty era la co-productora del show, así que su trabajo estaba asegurado… hasta que se peleó con Alyssa Milano. Fue entonces cuando, por ¿dignidad?, decidió abandonar el barco y esperar nuevas propuestas…

...harta de que nadie se acordara de ella, volvió again a 90210…harta de que nadie se acordara de ella, volvió again a 90210

En el puesto número 2: ¡Sara Wayne Callies! Gloriosos momentos nos regaló la pareja Tancredi-Scofield. Quien dice gloriosos dice, oh sí, lamentables: y es que entre los dos saltaban menos chispas que aquella vez que intenté encender fuego con dos palos (por favor, si algún neandertal está viendo esto; que me explique el proceso, que yo sólo domino la fase de frotación). Aún así, y por extraño que parezca, Frank Darabont (un director extraordinario comparado con la morralla que predomina en el gremio), se decantó por Sarah para que se uniera al reparto de la ambiciosa The Walking Dead. Y no, no hará de zombie, sino de humana: la vida te da sorpresas…

Cara de Cara de “Diosmíovoyamorir”, según Sarah

En el puesto número 1… una actriz de Lost, porque así sumaré una elevada cantidad de comentarios de lectores indignados que se traducirán en una repugnante cantidad de dinero con la que podré financiar un partido político con el que me presentaré a las elecciones (de las que saldré ganador previo soborno) tras las que dominaré la nación y someteré a los ciudadanos a una era de tiranía y despotismo no ilustrado: Eh, eh… ¡Elizabeth Mitchell! Sorpresas te da la vida. Sí, Elizabeth Mitchell: no la soporto en V, y tampoco la soportaba en su época perdida.

  • Dani: Elizabeth Mitchell, ¿la primera? ¿Por qué mantenemos a Manel en plantilla? ¡Si no tiene ningún criterio!
  • David: Recuerda que tenemos aquel contrato de colaboración con la asociación de chicos especiales
  • Dani: Cierto. ¡Además, desgrava en la declaración de la Renta!

Esta conversación (parcialmente ficticia) tuvo lugar en las oficinas de Todoseries justo en el momento en que la Doble D se enteró de quién era la agraciada que coronaba honoríficamente este top. De paso, se ha despejado el misterio del porqué de mi presencia en la página… ¡Yo sí resuelvo los enigmas! Centrémonos. Elizabeth Mitchell, la primera: ¿Qué será? ¿Su sonrisa jokeriana? ¿Su cara de pasmo en las escenas dramáticas? ¿Su inoperancia en las escenas de acción? ¿Será algo personal que tengo yo contra ella? ¡Lanzad vuestras propias hipótesis!

Eli, no te lo tomes a pecho (risas)Eli, no te lo tomes a pecho (risas)

.

Y fin. Me despido hasta la próxima… si es que hay una próxima: no es que tema por mi continuidad en ésta, vuestra página, no. Lo que sucede es que, recientemente, escuché a Prince (visionario músico y mamarracho a partes iguales) asegurando que Internet estaba “acabada”. ¿Nos quedaremos a corto/medio plazo sin nuestra estimada red de redes? ¿A qué dedicaremos el tiempo libre (y no tan libre) si se confirma tal tragedia? Y lo que es más misterioso… ¿Aún sobrevive alguien que se tome en serio al (ex)símbolo?

“¡Y la selección española de fútbol nunca pasará de cuartos!”


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »