Top 5: Actores lamentables

Decíamos ayer, que la televisión se había convertido en un digno
refugio para todos aquellos actores/actrices que no encontraban sitio en
el complejo star system americano. Cierto. Pero no es menos cierto que
la pequeña pantalla también se caracteriza por albergar, paralelamente,
“artistas” cuyas carreras van cuesta abajo y sin frenos. Las
series son, en estos casos, airbags que minimizan los golpes de la vida
laboral y que permiten una segunda (o tercera, o cuarta) oportunidad a
gente que ¿lo merece? Veámoslo

En el puesto número 5: ¡Dominic Purcell! Es realmente complicado elegir sólo uno de entre todo el reparto de Prison Break: ¿La insípida Sarah “Doctora Tancredi” Wayne Callies? ¿El inexpresivo Wentworth “Scofield” Miller? Finalmente, me he decantado por Mr. Purcell; un muchacho que parece recién extraído de la factoría WWE (ese espectáculo en el que unos mastodontes hiperhormonados simulan repartirse golpes y porrazos) puesto que los registros de Dominic se limitan a “cara de enfadado” y “cara de muy enfadado”.

¿Qué ser esto?-Un micro: estás actuando-¿Qué yo qué?¿Qué ser esto?-Un micro: estás actuando-¿Qué yo qué?

En el puesto número 4: ¡Christian Slater! Antiguo ídolo de las jovencitas, el tiempo (y las sustancias psicotrópicas) le han acabado pasando factura. Sin ser nada del otro mundo, Christian es de esos actores que los críticos definen como “solventes”, que es la palabra-comodín que lo dice todo y no dice nada. Sí, el señor Slater cubre el expediente (casi) siempre: sin embargo, mientras continúe siendo his own worst enemy, seguirá siendo un forgotten.

Si escucho otro juego de palabras 'serie mía-vida personal', te matoSi escucho otro juego de palabras 'serie mía-vida personal', te mato

En el puesto número 3: ¡Leonard Nimoy! Tranquilos, no me cebaré con el Nimoy del presente; ése que participa(ba) de manera irregular (en frecuencia y en calidad interpretativa) en Fringe. Me centraré en el Nimoy del pasado; el que protagonizaba la versión sin presupuesto de Star Wars Star Trek. Narra la leyenda que no fue el actor el que se adaptó al papel, sino que fue el papel quien se adaptó al actor: se cuenta que la limitada gestualidad facial de Leonard, obligó a los responsables trekkies a redefinir el personaje de Spock y, por extensión, del conjunto de la raza vulcaniana. Atención, que no soy yo el que afirma que Nimoy era/es un lamentable actor: lo dice la historia… ¿Y quién soy yo para contradecir a la historia?

¡Maldito pegamento instantáneo!¡Maldito pegamento instantáneo!

En el puesto número 2: ¡Joseph Fiennes! Joseph es víctima de un continuo escarnio por culpa de su detestable actuación en la ¿desaparecida? FlashForward. Sus compañeros de reparto (John Cho, no te olvidamos) intentaron eclipsarle, aunque el (no) savoir-faire de Joseph le ha colocado en uno de los puestos de honor de esta lista. Lo que me extraña es como un actor con tanta formación, que llegó a formar parte de la prestigiosa Royal Shakespeare Company, ha podido involucionar a pasos tan agigantados. Su siguiente exhibición actoral será la (enésima) versión de las andanzas del Rey Arturo. Un motivo más para ser republicano.

El actor profesional es el de la izquierda. Sí, yo tampoco me lo creoEl actor profesional es el de la izquierda. Sí, yo tampoco me lo creo

En el puesto número 1: ¡Matthew Fox! Y con él, llegó el escándalo. Vaya por delante que no lo considero tan inútil como los que le preceden en este top, pero su reciente nominación a los Emmy ha despertado el tigre que hay en mí. El efecto Frosties lo llamo. Y es que ha de haber alguien que diga las cosas como son: el fantástico Mr. Fox no es capaz de sostener una serie sobre sus hombros.

Es inevitable echar la vista atrás y rememorar “Stranger in strange land”, una de las mayores basuras que el espectador lostiano ha tenido el honor de ver. Que sí, que para los anales de la historia quedará como el héroe de la función; pero es que en ningún momento ha sacado provecho de tan apetitoso papel: Terry O'Quinn, Michael Emerson, Josh Holloway… ¡se me ocurren tantos intérpretes cuyos trabajos son más meritorios! Y es que Jack siempre ha sido Jack: el líder perdido (literal y metafóricamente hablando) que Cuse y Lindelof nos han querido empaquetar como protagonista absoluto del show. Un protagonista que, en mi modesta opinión, no ha sido el pilar indiscutible que la serie requería. A los comentarios me remito: seguro que se dividen entre los que aman la labor de Matthew y los que la “desprecian”. Yo ya he votado.

	Matthew y Evangeline, jugando al twister Matthew y Evangeline, jugando al twister

P.D.: Aprovecho para enviar desde estas líneas un saludo a los miembros del Club de fans de Mattew Fox, que seguro que leyendo este escrito se han acordado de mí y de parte de mi familia. Un beso irónicamente afectuoso para todos.


Categorías: Series Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »