Todoseries y Tu: Análisis de Nurse Jackie

Todoseries y Tu: Análisis de Nurse Jackie

Cuando me recomiendan una serie de hospitales siempre pienso lo mismo: “Dios santo! Otra más, ¡si son todas iguales!” Creo sinceramente que no hablo sólo por mí cuando digo que las series de médicos ya aburren un poco. Por eso cuando me decidí a ver Nurse Jackie mis expectativas eran bajas, muy bajas. Y cuando leí la sinopsis estuve a punto de salir corriendo. Suerte que no lo hice.

Este post ha sido creado por Lourdes Barbens (Lu) para la sección Todoseries y Tu. Recordad que podéis enviarnos críticas, artículos o curiosidades.

Jackie (Edie Falco, “Los Soprano”) es una enfermera de un hospital de Nueva York. Sufre fuertes dolores de espalda y por eso se automedica “¿Qué es una enfermera con dolor de espalda? Una desempleada”, nos suelta Jackie en el piloto. Ya sé que por vuestra mente ha pasado el nombre de House, pero nada más lejos de la realidad. A diferencia del personaje que interpreta Hugh Laurie, ella no necesita gritarlo a los cuatro vientos, esconde su adicción y además se inventa todo tipo de estrategias para, según sus propias palabras, “darse el empujoncito” que necesita por las mañanas.

A ojos de todo el mundo, Jackie es una santa, pero tiene una doble moral que le hace saltarse las normas para alcanzar lo que ella piensa que es más justo. Jackie tiene familia: un marido y dos hijas pequeñas, pero también un amante, Eddie, el farmacéutico del hospital y su camello particular. Así que también lleva una doble vida.

La única persona que conoce a fondo a Jackie es su mejor amiga, la fría y pija doctora O’Hara (Eve Best, para mí la revelación de la serie). Las escenas entre las dos son apoteósicas y muy divertidas. Pero también cuenta con la ayuda de Mo-Mo de la Cruz, un enfermero gay, con quien comparte cigarrillos y charlas filosóficas en la puerta del hospital.

En el aspecto laboral debe lidiar con la supervisora de enfermería, la odiosa Ms. Akalitus, y enseñar a su estudiante de enfermería, la alegre e inocente Zoey (atentos a los pijamas que lleva) que considera a los médicos como semidioses. “Aquí va un consejo”, le dice Jackie a su estudiante cuando la Doctora O’Hara se queda con su nuevo estetoscopio, “los médicos lo cogen todo, sándwiches, estetoscopios, el crédito… Es así, no pueden evitarlo. Soluciónalo Zoey”. También ha de batallar con el Doctor Fitch Cooper (Peter Facinelli conocido en Todoseries por su papel como Gregory Malina en “Damages”) un prepotente e inoperante médico con síndrome de Tourette.

¿Por qué hay que ver Nurse Jackie?

  1. Los casos médicos que aparecen son de lo más cotidiano que podéis encontrar en un hospital. True story. Nada de palabras raras como sucede en House o en Grey.
  2. La mezcla de fragilidad y tipa dura que emana Jackie gracias a la sublime interpretación de Edie Falco.
  3. El episodio piloto fue el estreno más visto de la historia de Showtime (con filtración incluida) superando a Dexter, United States of Tara o Californication. Precisamente por eso la cadena de pago más polémica de Estados Unidos (la Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York hizo un comunicado criticando la ética del personaje y la mala imagen que daba a la profesión) la renovó una temporada más horas después de su estreno.
  4. Por primera vez en una serie de hospitales se trata a los pacientes con la dignidad que se merecen. ¡Ya era hora, son personas no objetos!
  5. Visualmente está muy lograda. Y el guión no se queda atrás.
  6. Los personajes secundarios están muy bien construidos y las interpretaciones son difíciles de superar.
  7. Encontrar un drama con un humor tan negro de 30 minutos y 12 episodios no se hace todos los días.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »