The Mentalist: A mí ya me ha hipnotizado…

The Mentalist: A mí también me ha hipnotizado...

Me encanta descubrir nuevas series, descargar su episodio piloto y sentarme, relajado, a analizar las sensaciones que consigue despertar en mí. Ayer conocí The Mentalist, una serie de CBS con una trama que no es excesivamente original: la historia se centra en Patrick Jane, un detective y consultor independiente al que el California Bureau of Investigation acude cuando necesita ayuda, ya que es un experto en resolver crímenes utilizando su gran sentido de observación, pero no sólo eso, también tiene un pasado fingido como medium. No, no es una propuesta seductora, pero cambiarías de opinión si vierais el episodio piloto, en el que descubrimos a un maravilloso Simon Baker, capaz de jugar con las escenas del crimen y los sospechosos como si realmente los estuviera controlando con su mente. A mí me ha hipnotizado. ¿Lo comentamos?

Me gusta el mentalismo. No lo practico por ineptitud, pero suelo alucinar cuando veo algún truco del showman Anthony Blake o del gran Luis Pardo. No me explico como, por ejemplo, son capaces de adivinar un número de cinco cifras que sólo he escrito en mi mente. Lo mejor es que antes de entrar al espectáculo de uno de estos mentalistas, ya tenían un globo inflado con un papel dentro que contiene el número que diré unas horas más tarde. Hay truco, lo sé, soy consciente de que no se puede leer la mente, pero eso no le resta espectacularidad al asunto. Soy fácilmente impresionable. Por eso, tal vez, me ha convencido el episodio piloto de The Mentalist.

Patrick Jane es un ser excéntrico, capaz de hacerte creer que está moviendo un bolígrafo con la mente cuando en realidad sólo lo está soplando. No es policía, pero investiga y resuelve casos gracias a su habilidad para leer la mente de los sospechosos. No realiza prácticas espirituales extrañas ni pone los ojos en blanco hablando con el más allá, simplemente observa la escena del crimen, evalúa las opciones posibles y pone a los sospechosos al límite para extraerles información. No es una técnica que Patrick utilice para trabajar, hace lo mismo en todas sus relaciones personales.

Lo mejor de la serie es la interpretación que hace Simon Baker del mentalista. Todas sus escenas tienen un estresante clima de relajación que se suele truncar cuando Patrick hace la pregunta inesperada. Siempre frío, siempre distante, el protagonista está marcado por un pasado trágico: su mujer y su hijo fueron asesinados por un tal Red John. Este asesino todavía no ha sido capturado por la policía y, presumiblemente, se establecerá como el hilo conductor de la temporada.

El círculo de protagonistas lo completan Grace (Amanda Righetti), Teresa (Robin Tunney, la Veronica Donovan de Prison Break), Kendall (Tim Kang) y Wayne (Owain Yeoman). Todos ellos forman parte del cuerpo de policía en el que trabaja Patrick. Y todos ellos parecen tener una forma distinta de entender los métodos poco convencionales del protagonista para resolver los casos. Si a eso le sumamos el peculiar sentido del humor de Patrick, el resultado son relaciones personales bastante explosivas.

Sin ser una serie magistral, The Mentalist ofrece una propuesta más que seductora, alejándose de los casos casi cómicos de CSI y poniendo el foco en la parte más dramática de las investigaciones. Cinco episodios después de su estreno y con audiencias semanales que rondan los 15 millones de espectadores, The Mentalist ha obtenido una temporada completa (22 episodios). Patrick Jane es el principal rival de Olivia Dunham en la noche de los martes, en la que se enfrentan The Mentalist (CBS) y Fringe (Fox). Así que ya sabéis qué toca los miércoles


Categorías: Opinión Series The Mentalist Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »