The Handmaid’s Tale & Big Little Lies: Sobre mujeres empoderadas

Dos historias sobre mujeres en las antípodas en cuanto a narrativa y temática la una de la otra, dos historias a priori diferentes pero que nos hablan del empoderamiento femenino sin adornos, sin que ese poder sea adquirido o tomado por ellas bajo circunstancias de estabilidad, comodidad o incluso frívolas. Un poder que es conquistado por su valentía y la fuerza dramática de unos hechos que les afecta y corroe, que estrangula su libertad anulando no ya su condición de mujer, sino como seres humanos.

Mientras que The Handmaid’s Tale, cuyo análisis del piloto ya comentamos el pasado mes de Mayo, nos muestra una sociedad distópica donde una organización ultrarreligiosa, fanática, machista y nazi, dirigida sólo por hombres que han tomado el poder de forma violenta derrocando al gobierno legítimo, y que se han aliado para imponer sus ideas y métodos a base de las torturas y condenas más crueles utilizando a las mujeres fértiles para que ellas, las Criadas, tengan los hijos que sus infértiles esposas no les pueden dar perpetuando así en el tiempo la idea de “un hombre nuevo” en un “nuevo mundo”…

Big Little Lies por el contrario nos muestra a un grupo de mujeres modernas viviendo una vida sin preocupaciones y de aparente y lujosa comodidad pero que tanta perfección, tanto bienestar y lujo se desvanece tras los primeros minutos del piloto como ya comentamos aquí y algo se clava en nuestra mente avisándonos de que tal vez las cosas no sean así de buenas y bonitas como nos las presentan. Mujeres que desatarían las envidias sanas y malsanas de muchos si no fuera porque cada una lleva en su mochila un drama y que en alguna de ellas ese drama salta a la tragedia que la sofoca hasta matarla emocionalmente. Una historia de maltrato físico donde se echa por tierra el argumento tan manido por algunos de que las mujeres maltratadas por sus parejas pertenecen a un segmento social sin recursos que les impide alejarse de su maltratador por una cuestión puramente económica olvidándose de otros factores y circunstancias que se pegan a la piel como una mancha con forma de sentimientos, nostalgia, cariño e hijos de por medio, que anulan su valentía y voluntad para dar el paso y romper esas cadenas de una vez por todas.

Dos series que nos hablan del camino tortuoso y en ocasiones dramático, incluso poniendo en peligro sus propias vidas, que muchas mujeres de ahora deben andar para librarse de aquellos que las subyugan y maltratan psicológica y físicamente y cuya única ayuda no vendrá de fuera, sino de las propias mujeres, amigas de verdad, compañeras dispuestas a dar la batalla y que las acompañarán en este camino conjurándose en un aquelarre para formar una alianza indestructible. Dos historias muy potentes y excepcionales que no hablan del feminismo como marca, sino de la lucha de todas ellas por conseguir un único objetivo: el de ser libres porque nadie mejor que ellas sabe que la libertad, por muy dura y lejana que se presente a veces, es la meta ineludible para conseguir al fin la plena felicidad.

Dos excelentes series de premio adaptadas para televisión por dos grandes escritores de ficción como Bruce Miller y David E. Kelly que han logrado trasladar a imágenes los párrafos, situaciones y personajes de las novelas de dos mujeres novelistas como Margaret Atwood y Liane Moriarty. Dos series de premio muy bien premiadas y en distintas categorías además.


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,

8 comentarios

  1. sofi

    Me encantaron ambas series y me alegra mucho que hayan sido reconocidas en el Emmy. Además siempre me ha gustado leer libros sobre mujeres fuertes y valientes que luchan a diario contra el machismo imperante en nuestra sociedad.
    Es muy cierto lo que dices Antonio, que la mayoría de personas pensamos que las mujeres maltratadas pertenecen a estratos sociales o económicos bajos, pero muchas veces no es así. El maltrato a la mujer, se da en todas partes y en todos los ámbitos sociales y es una pena, que a pesar de ya estar en pleno siglo XXI, aún prime el machismo y la discriminación laboral hacia nosotras.
    Pero también está en nosotras mismas, el luchar por la igualdad de derechos, para que en un futuro no muy lejano, tengamos más oportunidades y nos den el respeto y el valor que nos merecemos.

    • Eso es Sofi, fíjate sino en las noticias que ocupan portadas cuando ocurre algo. En ninguna verás reflejada a una mujer del tipo de Big Little Lies porque su “entorno” acomodado lo tapa, “sería un desprestigio para la empresa, para la familia…” suelen argumentar.

      En fin, una gran serie con unos personajes muy potentes y que se merecía el premio, claro que sí.

  2. Elenadh

    …que no hablan del feminismo como marca…, eso y el acento que ponen en la sororidad femenina,me han gustado mucho, Gran comentario, Antonio, muy atento al lado femenino de la vida y de la tele 🙂

    • Muchas gracias, Elena. Si no las has visto te las recomiendo y mucho. Dos historias geniales sobre mujeres que se llevaron unos merecidísimos Emmys por la forma en la que están contadas sus historias.

  3. carancho

    Estoy viendo The Handmaid´s Tale…voy a empezar el 4to capítulo.
    Qué buena serie. Y qué deprimente.

    • Es una serie de retorcer las tripas ¿verdad? Te saca brutalmente de la zona de confort para detectar ciertos “tics” que ya vemos, que ya son actualidad.

  4. Indi

    Yo también empecé a ver The Handmaid’s Tale y es algo que nos vuelve masoquistas, porque no se puede dejar de ver, aunque duela. Lo que sí me hizo ruido siempre en esta historia (tanto hoy como cuando vi la película en los 90 y aún más hoy, que en los 90) es que situen esta distopía en un futuro tan próximo. No me resulta muy creíble que esta sociedad occidental, que pese a sus falencias y conflictos está en las antípodas de la sociedad que plantea esta novela, se vuelva fundamentalista de un día para otro a ese extremo. Creo que es un proceso complejo que debió haber llevado mucho más tiempo de evolución, o de involución. Igual estoy a mitad de temporada, quizás haya desencadenantes que muestran que todavía no ví. Como sea, es algo digno de ver. Me encanta además ver por fin a Rory Gilmore, sin ser Rory Gilmore!

    • Tienes razón en lo que apuntas sobre la posibilidad de que una sociedad “normal” se convierta tan rápido en esa distopía, en esa crueldad. A no ser que ocurra algo, algo catastrófico, algo que afecte a la vida y la salud de las personas: ¡¡SPOILER!!

      una contaminación medioambiental provocada por las malas prácticas y que sea capaz de destruir muchas cosas, incluso la fertilidad de una gran parte de las mujeres. ¡¡FIN SPOILER!!

      Es ahí entonces cuando “ellos”, que llevan escondidos y camuflados muchos años, salen de las cuevas para imponer un orden nuevo ante el desastre que causó las viejas políticas. Son los nuevos “salvadores”, y a partir de ahí todo es posible y los libros de historia así lo dicen. En esta historia se nos muestran determinados tics, muy pequeños todavía, pero que ya vemos ahora en algunas sociedades.

      Alexis Bledel hace un papelón aquí. No sé hasta donde has visto así que no te voy a revelar una escena de un dramatismo brutal.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »