The Good Wife: La buena serie

The Good Wife: La buena serie

Los hermanos Tony y Ridley Scott han hecho de su carrera una especie de cadena de comida rápida. Producen muchos aros de cebolla, pero la mayoría nos saben a plástico. Crearon Numb3rs, y no sé en que demonios estaban pensando al hacer una serie sobre matemáticas. Un bodrio. Que, más o menos, es como hacer una película del Monopoly (ah, no, que ya la están haciendo). Empezaron muy bien, con alienígenas, y uno ve con retrospectiva sus trabajos, y se vuelve a repetir lo mismo mientras contempla atónito el nuevo trailer de su Robin Hood, con chupa de cuero y flechas a cámara lenta. Pero, qué bonito, la vida nos enseña muchas cosas y se ríe a carcajadas enfrente nuestro, porque este otoño volvieron a la televisión con The Good Wife, como productores, donde el escándalo se convierte en espectáculo, y nos encontramos con una heroína de los juzgados. El resultado es una serie honesta, inteligente, nada frívola y con actuaciones de primera. El drama de la temporada.

No conocía a Julianna Margulies, pero después de ver su cara de vampiresa seguro que no se me olvida. Si sois aficionados a los premios populistas, recordaréis con mucha nitidez cómo la antigua enfermera de Urgencias se llevó el brillante Globo de Oro el mes pasado, y con todos los motivos del mundo. No hay nadie como ella, como dice la canción, y es a la vez madre, abogada y esposa, pero sobre todo uno de los personajes femeninos más sólidos de la televisión. Y la adoramos. Puede parecer que se haya rociado la cara con polvos talco de lo pálida que está, y parece tan rígida en sus expresiones que apenas gesticula, pero algunos actores, demostrando lo geniales que son, hacen un apaño con sus formas y salen más que victoriosos de la empresa. Margulies lo demuestra.

En un principio, la actriz neoyorquina es el primer motivo para ver, y disfrutar, de esta buena esposa. Pero el elenco es un poquitín más extenso, y entre ellos destaca Chris Noth haciendo del marido encarcelado, muy diferente del Mr. Big que persigue a caballos como Sarah Jessica Parker en Sex and the City, aunque su personaje sí que persigue sexo: con él, precisamente, arranca la trama, con el escándalo y la corrupción de un fiscal de distrito cuyos escarceos extramatrimoniales salen a la luz, así como una política no muy correcta. Y con esa estupenda escena inicial, en la rueda de prensa, arranca la acción. La protagonista Alicia Florrick deberá lidiar como la mujer del hombre que engañó al estado de Washington, con la humillación de ser la mujer del marido infiel, y como una madre soltera. Volverá, también, a ejercer como abogado en un prestigioso buffete donde la competición está a la orden del día. ¿Tendrá ella ventajas o desventajas por ser quien es?

Me interesé por la serie al conocer de qué iba el rollo: escándalos políticos y sexuales, como el del alcalde de Nueva York (y otros tantos), cintas de vídeo filtradas… eso es irresistible. Una serie contando este tipo de historias, todavía más. Por eso, The Good Wife tenía todas las de ganar. No obstante, conocer que producían esos dos hermanitos blockbuster con nombre de pajaritos inventados, el ridliscó y el toñiscó, y que en realidad se trataba de un procedimental, espanto total, no ayudaba mucho. Pero pasa lo mismo que he mencionado antes, y la televisión te sorprende, por muchas ediciones que hagan de Gran Hermano. The Good Wife es good, very good. Nos presentan un único caso legal por episodio, sin empachar, y tendrán de todo menos falta de originalidad, a la vez que Alicia no sólo demuestra a sus colegas de profesión que está más allá de ser la mujer tras el político caído en desgracia, también lo hará a nosotros, los espectadores.

The Good WifeThe Good Wife

Pero sobre todo, tenemos la trama familiar, apoyada por los dos hijos y la suegra, cuyas relaciones con la matriarca me recuerdan a Huff, una joya de Showtime que duró dos temporadas, y que os recomiendo fervientemente. Zach y Grace apenas sumarán entre los dos la edad de Bojan, pero como hijos de la polémica han sabido arreglárselas y salir ellos solitos de los problemas, y sacar de más de un apuro a su madre, acosada por cartas anónimas e intentos de persuasión. Ayudado de su amiguito Internet, ingenio y un par de programas de lo más útiles, Zach se convertirá en el sucedáneo del típico geek que salva el día en la primera película que pilles de Bruce Willis, e intentando salvar el cuello a Mamá Florrick será más de una vez víctima improvisada de las tramas adolescentes de cualquier otra serie. ¿Ha charlado en líneas eróticas, ve porno? Nada de eso, intenta ayudar a su madre. La familia unida.

Entonces, The Good Wife gira entorno a una madre, cuya vida gira por sorpresa entorno a su marido, cuya vida gira por naturaleza entorno a sus errores. Esta serie de la CBS, no podía ser de otra manera, habla precisamente sobre eso entre palabras judiciales y rutina diaria: lo que has hecho, lo que no deberías haber hecho y cómo sales adelante. Y al final, hacer lo correcto. Con tan sólo 14 capítulos en su haber y una esplendorosa primera temporada completa esperando, el caso Florrick nos ha mostrado sólo un pequeño avance de su artillería. Serie muy recomendable. Te gusten las series de abogados o no, te gusten los nada éticos líos maritales o no, The Good Wife te va a encantar.


Categorías: Opinión Series The Good Wife Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »