Review The Good Wife: Bond/Innocents

TheGoodWIfe

Después de la sequia seriéfila que supone el verano, y de unos pilotos no muy esperanzadores, series como The Good Wife se agradecen infinitamente. Calidad sin esfuerzo, sin complicaciones, y desde el primer minuto de capítulo. Concretamente, minuto y cuarenta y cinco segundos le han bastado a The Good Wife para introducirnos de forma exquisita y a ritmo del I’m sorry de los Hothouse Flowers, en la nueva vida de Alicia Florrick: una surrealista cabecera de COPS. Bienvenidos a la última temporada de The Good Wife.

Después del escándalo electoral, a Alicia no le queda otro remedio que comenzar de cero. Otra vez. Hace siete años el prejuicio a superar era haber estado ejerciendo de esposa y madre, hoy es ser una abogada en ejercicio, pero sin prestigio. Demasiado elitista para un juzgado express, y demasiado expuesta para un bufete corriente. Sin embargo Alicia no es de las que se rinden. Si no lo hizo hace siete años cuando el panorama era peor, ¿por qué hacerlo ahora? Y todo ayuda. Para ello la serie nos regala un destello de solidaridad laboral y de género llamada Lucca.

TheGoodWIfeBond2

Además de un guiño a la esperanza, en este despiado mundo laboral en que vivimos, Lucca es fundamentalmente la reinvención de aquella bonita amistad forjada entre Alicia y Kalinda al comienzo de la serie. Un personaje en apariencia distinto, pero con el mismo carisma y profesionalidad de la mejor Kalinda, que suavizará la transición de Alicia de Florrick, Agos & Lockhard, a Florrick a secas. Fan total.

Una de las tantas citas célebres de las que se nutren el coaching y la autoayuda, y que se le atribuye a Einstein es: “En medio de la adversidad yace la oportunidad”, pero se necesita mirar detenidamente. Ganar unas elecciones, renunciar por un falso escándalo electoral, o dejar de ser socia del bufete más importante de Chicago supondría una desgracia para muchos, sin embargo para Alicia significa libertad. No tener que responder ante nada y ante nadie por primera vez en su vida. Ventajas del flying solo. Sino que le pregunten a Cary.

Uno de los reproches que podría hacérsele a la sexta temporada de la serie, es el coitus interrumpus que supuso Florrick, Agos & Lockhard, la alianza entre los personajes más queridos y con mayor evolución de la serie. La alegría duró poco, a marchas forzadas y sin apenas tiempo para reaccionar, aquel idílico bufete se convirtió en el actual Lockhard & Agos. Un cementerio de elefantes. Y no me refriero a la edad de sus abogados, repriman sus regañiñas, sino al ároma a pasado, a la naftalina de Lockhard & Gardner.

Era obvio que la decisión de Alicia de abandonar el bufete y presentarse a las elecciones iba a suponer un cisma, pero con la semilla sembrada de la complicidad ¿Era necesaria esa artificial enemistad entre Alicia y Diane? ¿La separación de la propia Diane con Cary? ¿O la escasa relación entre éste y Alicia? Las consecuencias, juzguen ustedes mismos: Cary vagando sin rumbo, anhelando la frescura de un bufete jóven, y Diane reducida a la mitad de un tándem con David Lee. ¡David Lee! Al menos Louis Canning ha conseguido salvarse de la quema.

The Good WifeBond4

De hecho uno de los diálogos más interesantes del capítulo es el que mantienen el mismo Canning y Alicia en un restaurante sobre la obra de Milan Kundera. Dos extraños se chocan en la calle por accidente, no es culpa de nadie, pero instintivamente uno se disculpa, mientras que el otro grita: ¡Cuidado!. Para Cannning, es una metáfora de la personalidad de Alicia, de cómo es y cómo debería ser: más segura, con convicción, legitimada a, merecedora de… aunque sencillamente para otros podría ser una muestra de humildad y educación.

Obviamente el otro plato fuerte del capítulo, además curiosamente desencadenado por esta conversación, es uno que se sirve frío: la venganza de Eli. Y es que el dúo Alicia-Eli versus Ruth Eastman-Peter promete darnos momentos antológicos, desde la reacción a una traición, a la ruptura del antiguo papel de la abnegada esposa en la ignoracia.

TheGGoodWifeBond3

Un primer capítulo introductorio, que continúa con otro centrado más en exclusividad en un caso para reflexionar, como The Good Wife nos tiene acostumbrados. Esta vez sobre los mínimos y máximos del consentimiento paterno. Un tema normalmente abordado desde la perspectiva médica, dónde las conclusiones suelen ser menos complicadas. Un padre decide sobre la salud de su hijo, sí, pero no en contra de ella. Más peliaguada es la situación si hablamos de fotografías y desnudos, en una sociedad además, tan puritana como la norteamericana.

Si bien finalmente en el capítulo, el conflicto que subyace a las fotografías es la necesidad de sentirse escuchado y comprendido para poder sentirse querido, el caso aborda aspectos interesantes sobre la sexualización de nuestra sociedad, que nos empuja a ver con una mirada lasciva incluso la naturalidad e inocencia de un desnudo infantil.

The Good Wife5

Por si esto fuera poco, parece que tenemos nuevo aspirante a ocupar el corazón de Alicia, un rudo y ocurrente investigador, que por una combinación de nostalgia y precaución, Alicia descartará contratar en un principio, pero que tras una “durísima” negociación, finalmente será el elegido. Love is in the air.

La máquinaria está ya en marcha, The Good Wife arranca, y aún nos quedan veinte capítulos por delante. Disfruten del viaje.


Categorías: Sin categoría

1 comentario

  1. Estoy completamente encantado con los primeros capítulos de la nueva tempaorada. La anterior fue una total decepción después de la magnifica 5º temporada. La alusion a Kundera y su libro “La fiesta de la insignificancia” me parece magnífico. esperemos que siga en la misma linea

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »