The Fall o el retorno del asesino malo

The Fall o el retorno del asesino malo

En algún momento de inspiración, Dios creó las series británicas. Y luego, con ese punto de partida, Allan Cubitt se puso a escribir The Fall, un drama policial que en su primera temporada cuenta con cinco episodios, pero que ya tiene firma para producir al menos cinco más. The Fall no viene para revolucionar la televisión: ni es tan atrevida como Utopia, ni va a causar la fiebre mundial de Downton Abbey. No, es una serie british al cien por cien, de esas pequeñas joyas que casi prefieren pasar desapercibidas porque se sonrojan si las ve demasiada gente. The Fall no inventa nada: es una serie de policías y asesinos, básicamente uno, el que veis justo en la foto superior. Hay un poco de acción, pero predomina el diálogo. Trufado, por cierto, del delicioso acento de Belfast. Y está, seguramente por encima de todo y de todos, una Gillian Anderson fabulosa. Qué bien le sienta la placa a esta mujer. Pero en mi opinión, hay sobre todo un buen tratamiento de la figura del asesino, serial killer sin fisuras. Tras años justificándolos (Dexter Morgan es el ejemplo más claro), volvemos a los asesinos malos

Post libre de spoilers, podéis leerlo tranquilamente aún sin haber visto la serie

Breve sinopsis, por si alguno todavía no se ha puesto manos a la obra con The Fall: hay un asesino suelto en Belfast, un serial killer que tiene como objetivo a mujeres jóvenes, independientes y profesionalmente triunfadoras. La policía regional, el PSNI, está desbordado, así que desde Londres envían al Sherlock Holmes de turno. La, en este caso: Stella Gibson, interpretada por Gillian Anderson. Ella será la encargada de coordinar todo lo relativo a la caza y captura del asesino, al que conocemos ya en el primer episodio. Se trata de Paul Spector, un cabeza de familia tranquilo, casado y con dos hijos pequeños, terapeuta de profesión y estrangulador de vocación. Gibson y Spector son, además de los protagonistas, los grandes aciertos de la serie.

Él lo es porque, como decía en la entradilla, se desmarca totalmente de esa tipología de criminal moralmente ambiguo, encantador incluso, que es bastante habitual últimamente. Dexter Morgan abrió la veda de los asesinatos justificables, un camino por el que también ha transitado Walter White; más recientemente tenemos el ejemplo de Hannibal, ese caníbal que, a golpe de refinamiento y música clásica, nos distrae de sus salvajadas. En The Fall no hay filtro que valga: Spector es un malo de los de toda la vida, sin tonos grises. Porque, aunque como espectadores podemos ver su intimidad y entender sus motivaciones, en ningún momento se busca que empaticemos con él. De hecho, en mi caso están logrando que lo odie profundamente. Sus silencios, su fetichismo, su comportamiento en casa y en el trabajo, sus obsesiones… ¡que venga Stella y lo detenga, por favor!

Ay, Stella… El personaje de Gillian Anderson es el más trabajado de la serie. Es una mujer fuerte, segura de sí misma, con las ideas claras y sin pelos en la lengua; fría en el trato humano, tirando incluso a borde. Posiblemente, de ese tipo de persona que no se casa con nadie… en el sentido más amplio de la expresión, porque en absoluto le pegan las relaciones estables. Su relación con los hombres es tan práctica como ella misma, y se beneficia enormemente de una especie de pulsión magnética que atrae al sexo opuesto (uno diría que también al propio). Un sex appeal que Anderson trabaja fenomenalmente, excepto en esas recurrentes escenas en la piscina: a nadie le queda bien un gorro de baño…

The Fall o el retorno del asesino malo

Uno piensa que Stella podría ser perfectamente uno de los objetivos de Spector: el perfil independiente de ella encaja a las mil maravillas en el modus operandi de él. Aunque es obvio que no es lo mismo asesinar a una policía que a una abogada… En todo caso, el toque psicológico que va tomando la serie, especialmente desde el lado de Spector, es de lo más interesante.

The Fall se construye gracias a esos dos pilares, pero los alrededores también suman mucho. La galería de secundarios contiene puntos fuertes, como la forense a quien da vida Archie Panjabi o la oficial Ferrington. A destacar también los papeles de dos tronistas: Michael McElhatton, alias Roose Bolton, y Ian McElhinney, Ser Barristan Selmy en sus ratos libres. Como cualquier ficción situada en Belfast que se precie, el toque sociopolítico está presente, aunque bastante de pasada. Eso sí, el delicioso acento con el que hablan los niños es como para pedir spin-off ya…

La primera temporada terminó ayer en Irlanda (RTÉ One) y esta noche en Reino Unido (BBC Two), así que estamos en ascuas esperando ver el nivel del cliffhanger, si es que lo hay. Y, como no quiero revelar demasiados detalles de la trama ni de cómo están las cosas, me freno aquí. ¡Cero spoilers en los comentarios, por favor!


Categorías: Sin categoría

18 comentarios

  1. bakapi

    Gracias por la recomendación!!!
    Acabo de terminar el último episodio y me ha encantado.
    Ahora a esperar a la segunda temporada 😉

  2. lola

    Pues la 2º Temporada es fantastica. En mi opinio, mejor que la 1ª. me gostaria ver una review por aqui.

  3. Antonia

    El final de la segunda temporada me dejo confundida, esperaba un mejor cierre, pero la serie me gusto en general…

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »