The Big Bang Theory: primeras impresiones

The Big Bang Theory: primeras impresiones

Intuyo que ahora mismo te estarás pellizcando… ¡para, para, que te vas a hacer daño! Efectivamente, no es un sueño: he empezado a ver The Big Bang Theory. Durante meses hemos recibido cientos de comentarios que nos sugerían (algunos obligaban) a empezar con esta comedia de CBS. Y ya he visto los tres primeros episodios, escasos para emitir un juicio exacto del alcance de la serie, pero suficientes para transmitir mis primeras sensaciones. Os adelanto lo más importante para una serie de este género: me he reído. Y saco una primera conclusión: si viviera en Estados Unidos, los lunes vería CBS (TBBT + HIMYM). ¿Lo comentamos?

The Big Bang Theory es una comedia protagonizada por Leonard y Sheldon, dos brillantes físicos que comparten apartamento y cuyas hormonas se verán alteradas por la llegada de Penny, la atractiva nueva vecina. Ambos tienen un coeficiente intelectual muy por encima de la media, son extremadamente perfeccionistas y utilizan un léxico ininteligible para el resto de los mortales, entre los que se encuentra Penny.

Tienen serias dificultades para relacionarse con el resto del mundo, si exceptuamos MSN, Facebook o cualquier otro sistema de comunicación que no implique el contacto físico. Adoran World of Warcraft, tienen una pizarra (cada uno) con sus teorías y se sienten cyborgs. De hecho, Sheldon se cuestiona si querría saber que es un robot en caso de que lo fuera. Son dos frikazos a los que les robaban el bocadillo en el patio, nunca eran elegidos en los equipos de fútbol, no practicaban ajedrez con tres años porque ya habían descubierto las deficiencias del juego y lo más cerca que han estado de una mujer desnuda es cuando desvisten a su elfo oscuro pirateando comandos de World of Warcraft.

Dos frikazos… entrañables, en especial Leonard, cuyas hormonas quedarán especialmente alteradas con la aparición de Penny. En el primer acercamiento se dará cuenta de que pertenecen a mundos distintos. Penny habla de tartas de queso, Leonard de física experimental. Pero no dejará de intentarlo. La imposible historia de amor entre ambos centrará la atención de los primeros episodios, en los que auguro un terrorífico futuro para Leonard. Sheldon tampoco contribuye a levantar los ánimos de su amigo con sus dosis de realismo y sus hipótesis, que siempre acaban con su compañero dde piso llorando abrazado a un gato. Sheldon es un divertidísimo insensible que siempre tiene razón. No entiende el sarcasmo por definición, es vanidoso y un sociópata no diagnosticado (que yo sepa). Y sí, tenían razón todos los que adoraban este personaje, Jim Parsons está fantástico en el papel.

En los primeros episodios también conocemos a dos amigos de Leonard y Sheldon increíblemente surrealistas: Howard Wolowitz y Rajesh Koothrappali. Howard es un pseudogalán vestido con ropa de hace cuatro décadas que trata de aparentar mucho más de lo que es: un geek desactualizado que se relaciona con las mujeres por lo que ha leído. Aunque mi primera impresión con Howard no fue muy positiva, su look retro me ha hecho bajar la guardia. Raj, por su parte, es un joven de nacionalidad india que no puede hablar con las mujeres. Eso sí, mientras comparte habitación con Penny podemos escuchar sus pensamientos, que estoy seguro que me proporcionarán más de una carcajada a lo largo de la serie.

Puntos fuertes:

  • La relación entre Sheldon y Leonard. Sus conversaciones sobre temas que se nos escapan a la mayoría son brillantes. Aunque hablen de física teórica, de ingeniería aeronáutica o de astrofísica, lo entiendes y te ríes.
  • Los intentos de Leonard por conseguir a Penny, chico feo y listo busca a chica guapa y tonta, no son muy originales… hasta que entra Sheldon con sus análisis. Leonard no se queda atrás en el abundante uso de la teoría, como demuestra en la magnífica escena en que se besa con su compañera de laboratorio, Sara Gilbert.
  • El surrealismo general. Leonard y Sheldon saben de todo, pero se ahogan en un vaso de agua cuando tienen que subir un mueble por las escaleras o cuando tienen que acercarse a Penny para invitarla a cenar.
  • Los capítulos se pasan en un suspiro. Sólo son 20 minutos, pero se pasan más rápido que los últimos del día cuando estás en el curro, los últimos 20 minutos de la final de la Champions cuando vas ganando 1-0 o los 20 últimos minutos de Heroes. Ups! No, en serio, entretiene y divierte.
  • La música de presentación. Awesome!

Puntos débiles (a falta de ver más episodios):

  • La velocidad con la que habla Sheldon. Es posible que me acostumbre con el paso del tiempo, pero a veces tengo la sensación de perderme bromas porque caen con demasiada rapidez. Un puntito menos de histrionismo no le vendría mal.
  • Algunas bromas son demasiado geeks, al menos para mí, que no juego a World of Warcraft, no he leído a Arquímedes y nunca me aprendí la tabla periódica.
  • ¿Penny está demasiado estereotipada? Necesito más tiempo con esta chica…

Y hasta aquí el primer análisis de TBBT. El siguiente llegará cuando acabe la primera temporada. La serie me ha convencido y eso que el listón lo habíais puesto muy alto entre todos. Por cierto, no he mencionado a How I Met Your Mother en todo el artículo. No voy a entrar en comparaciones, pero Marshall me sigue pareciendo mejor que Sheldon. Dadme tiempo… ¿Opiniones? Venga va, que sé que estáis deseando hablar de The Big Bang Theory…


Categorías: Opinión Series The Big Bang Theory Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »