TB: Las reviews que nunca llegaron

TB: Las reviews que nunca llegaron

Creo que es inútil pedir disculpas nuevamente por mis retrasos y mi abandono total a True Blood, porque no tengo perdón ni excusas que valgan. Así que lo único que puedo decir es que me pondré las pilas para la próxima temporada, espero tener un verano un poco menos complicado que éste. Como no tendría ningún sentido hacer ahora reviews de los tres últimos capítulos a estas alturas, lo que haré es un balance de toda la temporada y poner en común los puntos fuertes y débiles de cada trama y de cada personaje. ¿Os parece bien? Pues vamos a ello…

De manera muy breve, en las últimas tres entregas de True Blood vimos cómo Bill le contaba a Sookie que era un hada, cómo Eric ejecutaba su venganza contra Russell, cómo Sam perdía el control de sí mismo, o cómo Jason intentaba apartar a Crystal de su familia. Pero mejor vayamos paso por paso repasando y comentando el final de temporada de cada personaje. Y empecemos por la mayor revelación, la naturaleza mágica de Sookie, y cómo influye en su relación con Bill.

Un hada. Ese era el misterio de Sookie. Para los que se habían leído los libros no es ninguna sorpresa, pero ¿para el resto? ¿Esperabais algo así? La verdad es que resulta chocante, supongo que porque la primera imagen que nos viene a la cabeza de un hada es ese ser diminuto con alas que vive en los bosques. En realidad, Sookie no es un hada completamente, sino que desciende de la mezcla de hada y humano. Pero eso es sólo un matiz. Lo importante es lo que conlleva el descubrimiento: la sangre de hada es el alimento más suculento para los vampiros, responsables de la desaparición de estos seres mágicos. Y no es para menos, sabiendo que su sangre permite a los vampiros caminar bajo el sol.

De este modo, ya sabemos por qué Russell y Sophie-Anne estaban tan interesados en la rubia. La pregunta es, ¿en qué medida Bill aprovechaba el conocimiento? Como él mismo confirma después de que Eric se lo cuente a Sookie, en un principio Bill se acercó a la camarera telépata porque la Reina así se lo ha ordenado, sabiendo que Sookie era un hada. Naturalmente, eso significa el final de la relación, ya que la novia de Bill ya no puede confiar en él. Pero Eric no puede cantar victoria, y también es expulsado del hogar de la rubia. Lo cierto es que ambos vampiros lo han hecho fatal. Utilizan a Sookie para dar caza y muerte a Russell, y encima todo el tiempo le ocultan la verdad.

A tomar vientoA tomar viento

De los últimos capítulos, me quedo con el arrebato de locura que le dio a Sookie cuando, con cara de desquiciada, tira los restos de Talbot por el desagüe, ante un churrascado Russell. ¿Y ahora qué? Desvinculada de los vampiros, Sookie ha dejado a medias la puerta abierta a Alcide, que reaparece al final sin pena ni gloria. Mucho prometía este personaje, pero ha acabado siendo innecesario e irrelevante. De todas formas, no podremos saber qué pasará ni si habrá enésima reconciliación con el cansino de Bill, porque en el cementerio Claudine y sus amigos se acercan a Sookie y se van todos juntos al país de las hadas. Y esa es prácticamente la única intriga pendiente para la siguiente temporada.

¿Y Bill? Pues después de mentir (o más bien ocultar información) a Sookie, ayudar a Eric a enterrar vivo al Rey y hacer lo propio con el dueño del Fangtasia, lo único que quiere es resarcirse de sus errores. Según él, matar a Eric, Pam, Russell y Sophie-Anne es un plan perfecto para proteger a su amada, pero como ya sabemos, con Eric y Pam no tiene éxito, y veremos qué pasa con la Reina, ya que dejamos en el aire la lucha entre estos dos vampiros. Supongo que, o vence Bill, o no muere ninguno de los dos, y me declino por la segunda opción, me gusta mucho el personaje de Sophie-Anne. Todo lo contrario que Bill, que esta temporada no me ha gustado nada. Creo que el vampiro ha ido decayendo, y tiene méritos propios para convertirse en uno de los más odiados de la serie. Primero, porque somos muchos los que deseamos que Eric y Sookie por fin comiencen una relación (gran momento el del beso antes de la captura de Sookie), y segundo, porque Bill ya cansa, siempre tan amargado, tan obsesionado con su novia y con tantos secretos.

La tercera punta del triángulo es Eric, el vampiro que se ha ido ganando un hueco entre los más queridos, pese a sus maldades y a su doble cara. Lo que ha quedado claro es que en el fondo aún tiene parte de su humanidad, y yo creo que realmente está atraído por Sookie, y no por la cuestión de su sangre. Eric ha sido el verdadero protagonista de la trama del Rey Russell, planeando y culminando su venganza. Eso sí, las visiones de Godric, un poco forzadas y sin sentido alguno. Algo que admiro de Eric es el cariño que tiene a Pam y el ahínco con el que defiende sus metas. Espero que en la siguiente temporada siga ganando protagonismo y haya temita con Sookie de una vez.

¡Y no es un sueño!¡Y no es un sueño!

Vayamos ahora con Tara. Tras una temporada muy movidita, en la que se sucedía una desgracia detrás de otra, parece que la amiga de Sookie ha encontrado la tranquilidad, hasta que Jason le confiesa que mató a Eggs. Poco después, se solidariza con Sam en su etapa de capullo, y vuelven a acostarse juntos. Pero la alegría le dura poco a Tara, ya que su jefe le cuenta que es un cambiaformas. Y eso es la gota que colma el vaso de la paciencia de Tara. Regresa a casa de Sookie para hacer las paces y despedirse a su modo, después de corta el pelo y se larga de Bon Temps, supongo que no para siempre, porque el personaje de Tara, aunque últimamente era pesado, es un pilar muy importante, y espero que en la siguiente temporada dejen de tanto lío a Tara y vuelva a ser la que era en la primera temporada, lejos de criaturas sobrenaturales, secuestros, psicópatas y asesinatos.

Turno para Sam, del que hemos conocido más detalles de su oscuro pasado como ladrón y como asesino. Y todo por culpa de la presión de su hermano, y del estrés acumulado tras los últimos acontecimientos. Tras sus subidas de tono en el Merlotte’s, todos le temen, y Tommy, que al principio está maravillado con la nueva faceta de su hermano, acaba recibiendo un rapapolvo por su carácter difícil. Después, el hermano pequeño se va con el dinero de Sam, que le encuentra en el bosque y le amenaza con dispararle. Tommy no le cree, y yo tampoco le creí, pero la bala salió de la pistola. Eso sí, yo creo que, o bien no ha disparado a Tommy, o bien le ha dado en una pierna o en un brazo. Ya veremos el año que viene. Haciendo balance, la historia de Sam esta temporada no ha estado mal, pero con ello se ha desvinculado un poco del resto de personajes, sobre todo de Sookie, con la que tenía mucha más relación en las otras temporadas. Claro que es normal, porque ella no va a trabajar nunca…

Por orden de relevancia… toca hablar ahora de Jason. Su trama al final me ha aburrido un poco. Le ha faltado acción. Y Crystal… algo me ha fallado en ella. No sé, no me ha encajado mucho toda la historia. Sin duda, fue una sorpresa que ella y toda su familia fueran hombres pantera, pero no le han sacado todo el partido a eso. Por cierto, ¿os acordáis del minisode de Jason que se emitió antes del comienzo de la temporada? Cuando él estaba en el bosque lamentándose por su disparo a Eggs, se vio a una pantera acechándole. Una buena pista de lo que vendría. En fin, eso, que finalmente Jason se queda sin Crystal y a cargo de toda su familia. Un final raro, raro.

Flipando en coloresFlipando en colores

Siguiente punto del día: Lafayette. El cocinero-obrero-traficante está viviendo una historia intensa con Jesús, tan intensa que asusta. La noche en la que ambos toman V, se abre una puerta en la mente de Lafayette, tras ver el pasado familiar de su novio. Resulta que Jesús no era tan normal como aparentaba, y es un brujo. Y no sólo eso, sino que puede que Lafayette también tenga algo de brujo, como demuestran sus visiones. ¿O quizá es producto de la influencia del V y del propio Jesús? Tendremos que esperar a la siguiente temporada para saberlo, pero me gusta que le den más protagonismo a personajes como Lafayette.

Sólo nos queda hablar de las empleadas del Merlotte’s. Primero, tenemos a Jessica, que se reconcilia con Hoyt por fin. ¡Cuántas vueltas han dado! Ya estaba cansado de esta historia, así que espero que no nos mareen más. Aunque claro, la madre de Hoyt no se va a quedar de brazos cruzados. Y mucha atención a la nueva casa de los dos tortolitos, que da muy mal rollo, con ese plano del muñeco en el suelo y la musiquita de misterio. Eso también nos da una pista de por donde pueden ir los tiros de la siguiente temporada: la brujería. Y no sólo por Lafayette, Jesús, y esa escena, sino también por Holly. La nueva camarera realiza un conjuro para que Arlene pierda a su bebé, ya que ésta cree que será un niño malvado. Pero pese a la gran hemorragia que sufre la pelirroja, no funciona. ¿Continuará intentando perder al niño? ¿Qué sorpresas nos tiene reservadas Holly? A este paso, vamos a acabar con todo el imaginario fantástico, porque ya hemos tenido vampiros, hombres lobo, hadas, ménades, cambiaformas, ahora brujas…

Rey a la brasaRey a la brasa

Creo que no me dejo nada relevante. Si echamos la vista atrás y hacemos balance de toda la temporada, en mi opinión, ha sido una temporada que empezó muy fuerte, y se fue desinflando poco a poco, aunque algunos momentos de los últimos capítulos son muy buenos. Y el último episodio, algo raro para ser un final de temporada. Los otros finales fueron más dinámicos, hubo mucha más tensión. Esta vez, el malvadísimo de la temporada ya estaba vencido, y sólo se han resuelto las tramas personajes, aunque nada ha quedado cerrado. Lo más interesante de la tercera, sin duda, la trama de Russell y Eric. Lo que menos me ha gustado, los rellenos con la historia de Hoyt y Jessica, la irregularidad y los vaivenes de Sookie y Bill, y el mal aprovechamiento de los nuevos fichajes, de los que se deshicieron demasiado pronto.

Ahora tenemos por delante casi 10 meses de espera, aunque esta vez no ha habido un cliffhanger lo suficientemente fuerte como para que el parón sea duro. A ver, si que han quedado cosas en el aire, pero no del calibre de las otras temporadas. ¿Y vosotros qué pensáis? ¿Os ha gustado más esta temporada que las otras? ¿Qué trama hubierais eliminado? ¿Os gustó el último capítulo? Os dejo comentando, bueno, más bien os dejo insultándome por mi incompetencia con las reviews de True Blood. Pero lo que sí os agradecería es que no cargarais contra Todoseries y la Doble D, que no tienen culpa de nada y han demostrado una santa paciencia conmigo este verano. Gracias a todos los que habéis leído mis reviews, y os espero el año que viene, eso sí, lo haré mucho mejor que este año, prometido. ¡Hasta otra!

¿Dónde viven las hadas?¿Dónde viven las hadas?

Nota del autor
3
Vuestra nota
TB: Las reviews que nunca llegaron
5 (100%) 2 votes

Categorías: Reviews Series True Blood Etiquetas: , , , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »