Sons of Anarchy: Un vistazo a la primera

¡Dios mío! Cómo entra una buena jarra de cerveza bien fresquita… es absolutamente genial y una sensación indescriptible recorre mi cuerpo. El garito perdido en mitad de una tierra desértica, donde nadie en su sano juicio perdería mucho de su preciado tiempo, no es más que una sala mugrienta, opaca y con una larga barra rodeada de cuatro mesas que, a jurar por su aspecto, llevan sin limpiarlas un lustro. La mesa de billar está apartada de la barra, y tres macarras juegan mientras sus jugosas compañeras hacen aspavientos. El resto de la fauna del lugar se compone de dos borrachos amargados que ocultan en la bebida su frustración, una señora madura que no se da cuenta de que su tiempo pasó, un par de jovenzuelos animados que viven por primera vez la crueldad y al mismo tiempo la gloria de la vida, y dos lindas señoritas las cuales me da la sensación de que tendría que rascarme el bolsillo para conseguir algo de su atención. Aunque me gustaría quedarme otro rato en el garito y ver qué puede pasar con todos estos elementos, apuro la cerveza de un trago y limpiándome el rostro con el dorso de la manga de mi chupa me pongo en pie y me encamino a la salida, y así vemos al ritmo del rugido de mi harley la primera temporada de la historia de mi banda: Sons of Anarchy.

No soy una persona muy egocéntrica, pero es que soy el protagonista de esta historia…p ero bueno, qué queréis, al fin y al cabo es mi historia. Para mi el club lo es todo, desde pequeño me lo inculcaron y es mi vida. Mi padre fue uno de los fundadores de este club, y yo como hijo suyo soy el legítimo heredero. El futuro del club recae sobre mis hombros. De momento el líder es Clay, que aparte de ser el Boss es el que se acuesta con Gemma, mi madre. Empezaré por esta parte.

La tensión entre Clay y yo empieza a palparse en el ambiente, de una temporada hacia aquí todo ha ido evolucionando en contra de nuestra unión. Somos muy diferentes, Clay parece no sentir remordimiento por nada, es duro, cruel y lleva al límite la frase: “el fin justifica los medios”. Por mi parte, también soy duro, el más duro si quiero, pero uso algo que los demás no usan muchas veces, la cabeza. Creo que no sólo con el músculo podremos lograr que el club prospere. Hace falta ser inteligente, calcular nuestros movimientos y los de nuestros rivales y así podremos hacer que el club esté donde se merece.

Clay sabe perfectamente que soy una amenaza, que soy su sustituto, e intenta por una parte ser una especie de amigo/padre para mí, pero luego por el otro también intenta dejar bien claro siempre que puede que es el jefe, y que yo no dejo de ser un joven con muchas aspiraciones pero falto de experiencia. Lo que hace que no estalle del todo nuestra rivalidad es la presencia de mi madre, el pegamento que lo une todo en esta historia.

Gemma es una mujer muy fuerte, seguramente la más fuerte del mundo (al menos del mío) capaz de romper la nariz de una tía en mitad de la calle con un monopatín, de empuñar un arma y disparar si es preciso… y al mismo tiempo la más tierna con su hijo, y la mejor abuela del mundo. Sin duda alguna, gran parte de la culpa de que el club siga adelante después de tantos años es por ella, toda una matriarca.

No hay una descripción disponibleSons of Anarchy: un vistazo a la primera

Cuando encontré unos escritos de mi padre, me empecé a cuestionar muchas cosas, hecho que preocupó a mi madre. Ella se lo contó a Clay, porque ambos tienen miedo de que siga los pasos de mi padre, ya que por lo visto mi padre tenía una idea muy contraria a la de ellos sobre cómo llevar el club. ¿Tendría algo que ver eso con que mi padre muriera y Clay sea ahora el líder del grupo y esté con mi madre? Yo no lo sé, pero por lo visto, Clay y Gemma son culpables de la muerte de mi padre. O por lo menos se sienten culpables… supongo que algún día sabremos la verdad. ¿Cómo acabará todo esto entre él y yo? ¿Mi madre seguirá entre dos tierras o acabará decantándose por uno? Deberéis esperar a la siguiente parte de la historia para saberlo.

Sobre las mujeres de mi vida… es todo un poco confuso. Estaba casado, con una loca que estaba muy buena, y que acabó siendo una adicta. Ahora es mi ex, anda entre centro de desintoxicación y otro, y ahora vuelve a pincharse. Y encima, tenemos un grave problema… se quedó embarazada. He sido padre, lo que es maravilloso, pero sin duda en un momento difícil y con una persona bastante inadecuada. Menos mal que está mi madre para cuidar al bebe. Y también para darle una jeringuilla con una gran dosis a mi ex, y hacer que se la pinchara para suicidarse… qué grande es mi madre, ¿verdad?

También está Tara para ayudarme. Tara es una de las doctoras del hospital, mi antigua novia y todavía ando detrás de ella, y ella detrás de mí sin duda alguna. Lo que pasa que todo es complicado, y el nacimiento del bebé lo hace todavía más difícil. Ella se fue de aquí, cansada de mi forma de vida, de la suya… se fue para cambiar de vida y olvidar todo el pasado. Es una chica dura, en el fondo le gusta este estilo de vida pero al mismo tiempo sabe que no es bueno, y que se debe buscar otra cosa, tener un trabajo legal y ético, tener una familia… todas esas cosas. Pero al final, ha vuelto, no ha podido evitarlo, y creo que yo tengo algo que ver en todo ello.

Poco a poco empecé a verla bastante debido a mis continuas visitas al hospital para ver a mi hijo y a mi ex, y todo volvió a surgir… todo lo que habíamos guardado desde hace muchos años salió a la luz. Y acabamos enrollándonos. Se puede decir que ahora estamos juntos otra vez, a pesar de que mi ex también se recuperó y tuvimos algo, pero fue una cosa de una noche y nada más. Ahora estoy con Tara, y espero que eso siga así bastante tiempo.

Lo que más complicado lo hizo fue la aparición de un federal capullo que perseguía a Tara. Brevemente os comento que ella estuvo un tiempo en Chicago, y allí tuvo algo con ese tipo, que obsesionado con ella empezó a acosarla. Ella consiguió una orden de esas de alejamiento contra él, y el colega ni corto ni perezoso se presenta aquí, con la excusa de andar investigándonos a los Sons Of Anarchy y así seguir rondando a mi chica.

No hay una descripción disponibleSons of Anarchy: un vistazo a la primera

Después de espiarme, hacerme fotos comprometidas (cuando andas por la carretera y pasas noches fuera, es inevitable algún escarceo), acosarla en el hospital, en la calle… me puse manos a la obra: le amenacé, le saqué de una tienda a través del cristal del escaparate, le masacré a puñetazos, él me clavó unas tijeras en la pierna…bueno, digamos que tuvimos nuestros pequeños conflictos. Hasta que una noche recibí una llamada de Tara, muy nerviosa. Estaba en su casa y el colgado estaba allí. Se había colado y ella para defenderse no tuvo más remedio que dispararle en el estómago. Llegué rápidamente, vi la situación: el tío sangrando apoyado en la pared de su cuarto, y dándome cuenta de que era un federal, que no iba a parar en su cruzada por Tara y en mi contra… no tuve más remedio que dispararle a la cabeza a sangre fría y acabar con él. Aquella fue la decisión más difícil de mi vida, y supuso un trauma para mí. Para nada fue sencillo, yo no soy como Clay y el resto, pero no vi otra salida, y por Tara haría cualquier cosa. Nos desembarazamos del cadáver y nos dijimos que aquello no había pasado, hay que enterrarlo en nuestras memorias.

Y el club… ¡cómo quiero a ese club! Incluidos los cabronazos que lo comparten conmigo. Son mi familia, con sus virtudes y sus defectos, pero los quiero con locura. Quiero a Bobby. Ese simpático regordete es el tercero del club, el que pone la sensatez y la experiencia entre Clay y yo y ayuda a sostener todo el club. También a Chibs, el irlandés, con su perilla y su cicatriz, siempre leal y una persona de total confianza.

También está Tig. Bueno, qué voy a decir de él. Es un loco, con lo bueno y con lo malo de eso, pero necesitamos su músculo y su valentía en determinadas y peligrosas situaciones. Juice, con su juventud y su energía, mucho músculo también… y poca cabeza, no se puede tener todo en la vida. Medio Huevo, la última adquisición, aunque parezca a priori la mascota del grupo, tengo depositadas bastantes esperanzas en él para un futuro no muy lejano.

Y bueno, me dejo a mis dos mejores amigos, Opie y su padre Piney. El viejo siempre ha sido como un padre para mí, y es la persona que más respeto en el mundo. Él es de la vieja escuela, amigo de mi viejo, y nadie como él sabe que es lo que hay que hacer para que esto siga adelante. Y Opie es como mi hermano, mi mejor amigo desde críos. Ese es mi club, mis más próximos aliados, y por ellos estoy dispuesto a enfrentar lo que sea.

No hay una descripción disponibleSons of Anarchy: un vistazo a la primera

Llevamos una temporada llena de problemas con el resto de bandas rivales de la zona, el contrabando de armas, los policías locales, los federales… Dedicarse a este tipo de cosas trae sus problemas. Bueno, con la policía local nos llevamos relativamente bien. El jefe Wayne Unser es nuestro aliado, amigo de toda la vida de mi madre Gemma y siempre colaborador del club. Con tal de proteger nuestra ciudad, nos tiene como aliados, así nos evitamos problemas con la justicia.

Los irlandeses del IRA nos proporcionan armas, tanto para nosotros como para venderlas y así ganar nuestro pan. Pero son como un grano en el culo, y además atraen a los federales que les persiguen para parar el tráfico de armas.

Qué vamos a decir de los Niners, esos simpáticos hombres de color. Y de nuestros amigos los mejicanos Mayas. Y los chicos nazis de Darby y su amor por la supremacía blanca. Nuestra vida está repleta de continuas broncas con cualquiera de ellos, tratos que se cumplen, tratos que no, zancadillas de un grupo a otro, asesinatos, ataques, palizas, explosiones… es lo que se paga por llevar esta vida, aunque para una parte de nosotros es la salsa que nos pone en órbita para seguir. Nosotros intentamos movernos en mitad de todos, sin hacer mucho ruido e intentar que se peleen entre ellos con sus problemas racistas y saquemos tajada.

Y los federales. Amigo, los federales sí son cojonudamente problemáticos. Todo el gran problema que tenemos ahora mismo encima es por culpa de ellos. Andan tras el trafico de armas, y por tanto tras nosotros. Para ello empezaron hace tiempo a hostigar a familiares, novias y gente cercana a nosotros, para conseguir que hablaran en contra nuestra. Hasta que consiguieron un as con el que jugar.

Mi amigo Opie llevaba un tiempo retirado del club, currando en otra cosa, ya que su mujer no quiere llevar esa vida y criar así a sus hijos. Opie estaba mal de pelas y decidió volver a currar para el club. En una misión con Bobby donde tenían que acabar con uno tuvieron un desliz y un testigo les vio sus caras. Y habló. Conseguimos convencer al testigo para que no testificara en juicio, pero los federales jugaron esa carta de manera astuta: encerraron a Opie y le soltaron a los dos días, poniendo escuchas en su camioneta y haciendo parecer ante nosotros que era una rata que había cantado para que le soltaran.

No hay una descripción disponibleSons of Anarchy: un vistazo a la primera

Ante esta situación, Clay decidió encargarse de él a través de Tig. Usando una camioneta negra y un pasamontañas esperó detrás de su coche y cuando se paró en un semáforo, se acercó y le pegó varios disparos Pero todo salió mal, ya que Opie no va en esa camioneta. Iba Donna, su esposa. ¿Cómo sé todo esto? Fui con el viejo de Opie y hablamos con los Niners que creíamos culpables de esto, pero nos dimos cuenta de que no habían sido ellos. Claro…

Como podéis imaginar la situación es una autentica mierda. Opie está destrozado y buscará venganza contra los Niners. Clay y Tig deben andar con cuidado para conseguir que toda esta basura se quede en el contenedor. El viejo y yo debemos de momento cargar con la verdad e intentar actuar con cabeza y saber aprovechar el momento. Y todo el mundo alrededor está dolido y jodido por la muerte de Donna y como todo esto puede afectar al club.

De momento, los federales los hemos conseguido esquivar, aunque siguen de fondo. Las bandas rivales las tenemos también ahí como siempre, pero no son mi gran preocupación. Mi problema es el liderazgo del club: Clay empieza a estar viejo, muchas de sus decisiones no las comparto y encima lo de Donna, eso jamás se lo perdonaré. Creo que ha llegado el momento de poner las cartas sobre la mesa y dar un golpe dentro del club. ¿Cómo haré para que no estalle una guerra interna? ¿Cómo conseguiré lidiar con el secreto de la muerte de la mujer de Opie?

Creo que dejaré esa parte de la historia para otro momento, me he acabado el paquete de tabaco, la botella de whisky también escasea, y tengo ganas de montar un poco en la moto y olvidarme de todo esto. Mañana sigo, porque como entenderán la historia se pone mejor, mucho mejor.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »