Review Black Sails: XXXIII

rogers 2 590

AVISO SPOILERS: En este artículo se habla libremente de la serie. Por tanto si aún no has visto el XXXIII (4×05) te recomiendo que sigas el consejo de Gandalf el Gris y huyas de la insensatez.

Los vestigios del aburrimiento de aquella primera temporada que coqueteaba con el tedio y que en ocasiones me hizo plantearme si seguir viendo o no la serie de piratas son solo eso: vestigios. Hice bien en darle un voto de confianza, y me alegro de haberlo hecho, porque más allá de toda aquella falta de interés que la envolvía en sus inicios, lo que para mí era un hecho innegable es que a pesar de todo, y léase un guión gris y errático, unos personajes planos y una trama enquistada en un botín que se hacía de rogar, a pesar de todo eso, Black Sails tenía potencial, y solo era cuestión de tiempo que los responsables se pusieran las pilas para abordar nuestras pantallas con toda la apabullante pirotecnia made in Juego de Tronos a la que estamos asistiendo entre el asombro y la admiración. Y vuelvo a insistir en ello: please HBO, tomen nota de cómo debería de ser el adiós de Poniente.
Sigue leyendo…