Review Weeds: Threshold

She’s thinking. Hay dos motivos por los que apreciar el antepenúltimo episodio de Weeds, antepenúltimo sin contar los dos juntitos que supondrán el punto y punto para la serie el próximo día 16. El primero de ellos es el Little Boxes que con tanto flow se marca Hunter Parrish, siendo el primer actor de la serie en entonar el mitiquísimo himno (Silas tiene voz, ¡vaya si la tiene!). La segunda razón por la que apuntarse este episodio como bonito es una de sus escenas finales, la que enmarca la foto que ilustra todo esto: Andy, Nancy y Silas en la terraza hablando de lo que les espera. Escena antológica, memorable, y que marca asimismo lo que nos sobrevendrá la semana que viene, el episodio 100, con el regreso a Agrestic. Atentos a la promo que vemos tras los créditos, porque… ostias capuchinas. Pero antes de las ostias capuchinas vemos una serie de escenas, las que conforman todo este Threshold, que parecen apuntes de pizarra. ¿Por qué digo eso? Empecemos…  Sigue leyendo…

Review Weeds: A Beam of Sunshine

Nancy Botwin es un beam of sunshine, o un rayo de sol. Un médico simpático es el último en enterarse, pero nosotros ya lo sabíamos desde hace bastante. El segundo episodio de la octava se conforma con ser un puente entre el disparo y lo que tenga que ofrecernos el último año; es, lo que es lo mismo, un poco de relleno, pero –ni mucho menos– no nos ha hecho perder el tiempo. Buen capi, muy decente, y mientras disfrutamos de ese humor tan socarrón donde hay látigos y restaurantes chinos, de A Beam of Sunshine lo que más destacamos volver a ver es a la señorita Botwin en plena forma. Ella amenaza a payasos, se pone estrellitas en la venda de su frente y lucha contra el karma.

Sigue leyendo…

¿Quién quiere acabar con los Botwin?

Un verano sin los Botwin es un poco menos verano, y este va a ser el último. Ya sabemos que con la octava temporada la saga de los Botwin se acaba, en lo que es más un final natural que una cancelación, y el episodio “Messy” del próximo 1 de julio, que abre su último año, responderá al cliff-hanger con el que nos despedimos hace varios meses. Hubiese sido perfecto como series finale, pues sí, y muchos nos lo tragamos así en su día, pero uno no se puede negar a un buen porro si se lo siguen ofreciendo con esa carita. Cada episodio de la serie de Showtime es una delicia, sin importarnos ese bajón que fue su sosa temporada en Nueva York, y siempre, no importa cómo, algo más siempre sienta la mar de bien. En Todoseries daremos un repaso a los últimos colocones de la familia de Agrestic, así que calentemos y hagamos un repaso a sus pósters, sus promos y su curiosa campaña de promoción, donde nos vuelven a meter en la cabeza el mítico little boxes on the hillside. Una vez más, por favor. Si es que ya lo sabemos: la mala hierba nunca muere. Who got smoked? Después del salto, volvemos a los suburbios.

Sigue leyendo…

La octava temporada de Weeds será también la última

Decir que Showtime ha decidido cancelar Weeds adquiriría una connotación diferente de la que quiere transmitir la cadena. No se trata de no renovar la serie, sino de darle un final digno ahora, antes de que se alargue demasiado y sea demasiado tarde. Eso es lo que ha anunciado oficialmente la cadena estadounidense donde también se emite Dexter, que curiosamente según los rumores podría terminar igualmente en su octava temporada.

Sigue leyendo…

Review Weeds: From Trauma Cometh Something

Corren tiempos difíciles. Crisis, miseria, desempleo cíclico y creciente, corrupción al cubo, inoperancia (o complicidad) de los gobiernos hacia los grandes gigantes corporativos… a más de uno se le pasará por la cabeza tomar la senda que en su día emprendieron nuestra querida Nancy Botwin, o también el no menos admirado Walter White, como medida desesperada para salir de arenas movedizas como las actuales. Una camino duro, sin retorno, a toda pastilla, y que, como llevamos viendo, sólo tiende hacia la perdición, y sobre todo, requiere mucha valentía y sacrificio, en el sentido más letal del término. Menos mal que la ficción sirve, entre otras cosas, para curarnos de esos deseos no realizados, o bien, para hacerle frente, de alguna manera, a unos problemas a los que jamás plantaríamos cara en la vida real. La season premiere nos supo a poco, sobre todo porque nos dejó con ganas de más y había mucho que contar. Muchos hilos pendientes que en este segundo capítulo toman un cauce inesperado, como tantas veces ocurre con esta veterana serie, recuperando de algún modo el espíritu particularmente cómico de sus orígenes, mientras que sigue cimentando una temporada que cada vez pinta menos definitiva. Dentro review.

Sigue leyendo…