Review Weeds: It’s time

Con mucho secretismo se ha mantenido la series finale de Weeds, un episodio especial de una hora que, con su guion, obra de la suma sacerdotisa y creadora de la serie, Jenji Kohan, ha conseguido no dejar indiferente ni al más kinki. Como Lost, es un final polémico, de esos que sacan al espectador de sus casillas para bien o para mal. ¿Puede un episodio final destrozar toda una serie? Yo creo que no, pero otros así juran y perjuran y así juzgan este comentado desenlace. ¿Tiene un episodio final que satisfacer al espectador fiel, el que lleva aquí siempre? Tampoco, aunque en teoría así debiera ser, y no muchos –tampoco– se han sentido cómodos con la despedida, que sin embargo ha sido bastante complaciente; es un final que intenta honrar a su público con un larguísimo número de cameos, con miradas al pasado, pero también con miradas al futuro. Porque el futuro, en It’s time, último capítulo de Weeds, es fundamental. Es trágico, es triste, es esperanzador, y para Nancy Botwin es abrumadoramente desolador. Interesante final, íntimo, emocionante y muy remarcable.

Sigue leyendo…

Review Weeds: God Willing and the Creek Don’t Rise

Regresar a Regrestic, anteriormente conocida como Majestic, anteriormente conocida como Agrestic, se queda casi como algo anecdótico en el episodio 100 de Weeds. God Willing and the Creek Don’t Rise (“the creek always rises”) es la penúltima entrega de la serie y el mayor homenaje posible a un recorrido de ocho años, aunque éste se centre en los tres primeros, los que terminaron en incendio (atentos al museo). Con todo, el episodio tiene el punto más memorable en sus últimos cinco minutos, un tremendísimo ejercicio de auto-consciencia, patetismo, volver al pasado para luchar por el futuro, un revolcón que resume las intenciones de todos los personajes, y donde –como vemos– nada está dejado al azar, ni siquiera el vestidito que lleva Nancy, estampado verde, floral, herbáceo, como la maría que vende. Es lo que necesitábamos para llegar al Final, mayúscula, ese que llega el domingo con un capítulo de una hora, It’s time. Porque es hora, eso cree Andy. Esa escena es la más dramática y la más honda de la serie en no sé cuánto tiempo, la verdad, y hace que el capítulo centenario adquiera otra dimensión y digamos: vaya. Despecho, nostalgia, pasado y futuro, futuro inevitable. Sigue leyendo…

Review Weeds: Threshold

She’s thinking. Hay dos motivos por los que apreciar el antepenúltimo episodio de Weeds, antepenúltimo sin contar los dos juntitos que supondrán el punto y punto para la serie el próximo día 16. El primero de ellos es el Little Boxes que con tanto flow se marca Hunter Parrish, siendo el primer actor de la serie en entonar el mitiquísimo himno (Silas tiene voz, ¡vaya si la tiene!). La segunda razón por la que apuntarse este episodio como bonito es una de sus escenas finales, la que enmarca la foto que ilustra todo esto: Andy, Nancy y Silas en la terraza hablando de lo que les espera. Escena antológica, memorable, y que marca asimismo lo que nos sobrevendrá la semana que viene, el episodio 100, con el regreso a Agrestic. Atentos a la promo que vemos tras los créditos, porque… ostias capuchinas. Pero antes de las ostias capuchinas vemos una serie de escenas, las que conforman todo este Threshold, que parecen apuntes de pizarra. ¿Por qué digo eso? Empecemos…  Sigue leyendo…

Review Weeds: Saplings

Silas y Nancy son los grandes protagonistas de Saplings, el episodio que comienza la cuenta atrás de Weeds. Y, como observaremos mientras lo vemos, con él los guionistas encienden la mecha del cohete hacia lo que podría ser su final, colocando a los personajes en sus posiciones y dándoles un golpecito de gracia. Saplings, que descubrimos que significa “retoños,” no habla tanto de los hijos como de cómo crecen y pasan de ser pimpollos a… narcos o polis. Independizarse, digamos, que es lo que hace el primogénito y también lo que se propone Andy con sus habituales y adorables venadas. En una temporada llena de cliff-hangers, éste es sin duda el más esquizo. Sigue leyendo…

Review Weeds: Five Miles From Yetzer Hara

Los foros de Internet se han quedado un poco desfasados, cualquiera pasa ya un poco de ellos, son como los discman o las novias góticas, pero ojeando el otro día la página en Facebook que tiene Weeds, donde los estadounidenses medios postean sus impresiones sobre lo que va siendo la temporada final de la serie, uno lee cosas dispares. Uno lee que este ha sido el mejor episodio de la historia jamás jamás de los Botwin (que yo no lo creo). Eso dijo alguien; otro, seguidamente y con su rectitud moral, acusaba a la hipster de Jenji Kohan de frivolizar con las drogas y no criminalizar su uso, así como de hacerlo parecer algo guay, cool y chachi. Sin duda es así, es guay parece guay y hace que el narcotráfico sea guay, no como Breaking Bad, cuyo retrato es el de un viudo mirando gaviotas por la ventana, escopeta en mano, mientras suena Johnny Cash. Pero eso también es guay, demasiado guay. Con todo, Weeds tiene la bonita cualidad de entrar por los ojos y, a pesar de no recurrir mucho a los artificios más emocionales, sí que te deja un rato bobo, ya sea pensando en lo que le harías a Mary-Louise Parker en un coche o en las vueltas que da: han pasado cuatro capítulos desde la última review, y la distancia recorrida desde entonces es de cinco y un abismos.

Sigue leyendo…

Reviews Weeds: See Blue… / Only Judy Can Judge

Alcanzando ya su cuarto capítulo en la temporada final, Weeds deja de estirar, pone los pies en la línea de salida y sale corriendo. Only Judy Can Judge es un episodio estupendo, redondo, de los que te dejan con cara tontita, porque mezcla buen humor, buenas ideas y un toque sentimental, esta vez, necesario. Lo que sientes al verlo es que la cosa está avanzando, se mueve, y lo hace por el buen camino. Y eso es unánime, espero. Me gusta, me gusta y me gusta. Un par de avisos: esta review cubre también See Blue and Smell Cheese and Die, el rarísimo y sorprendente capítulo que le precede. Los 2×1 siempre son más fáciles de comprar… Anuncio también que retomaremos los repasos a Weeds de manera normal y atenta la semana del 20 de agosto, con la review del capi correspondiente (el 8). Hasta entonces, habrá parón; pero calma, me han llamado y se os recompensarán las molestias. La dirección de TodoSeries enviará a los solicitantes bolsitas con marihuana. Dejad en los comentarios vuestra dirección, código postal y cantidad deseada en gramos. Gastos de envío no incluidos. Sigue leyendo…

Review Weeds: A Beam of Sunshine

Nancy Botwin es un beam of sunshine, o un rayo de sol. Un médico simpático es el último en enterarse, pero nosotros ya lo sabíamos desde hace bastante. El segundo episodio de la octava se conforma con ser un puente entre el disparo y lo que tenga que ofrecernos el último año; es, lo que es lo mismo, un poco de relleno, pero –ni mucho menos– no nos ha hecho perder el tiempo. Buen capi, muy decente, y mientras disfrutamos de ese humor tan socarrón donde hay látigos y restaurantes chinos, de A Beam of Sunshine lo que más destacamos volver a ver es a la señorita Botwin en plena forma. Ella amenaza a payasos, se pone estrellitas en la venda de su frente y lucha contra el karma.

Sigue leyendo…

Review Weeds: Messy

No sé qué le pedía al regreso de Weeds, nada exacto, eso sí. Resolver el cliff-hanger, creo yo, era lo de menos. Estaba claro que nada demasiado grave podía pasar. ¿Entonces? Simplemente pedía más Weeds. Y en mis expectativas de más hierba buena he recibido una hierba muy bien cultivada, porque el último regreso de la serie de Showtime (la octava será su última temporada) ha sido cautivador, divertido, reconfortante y conveniente. Muy renovado, se nota, y eso que, con el dúo Mary-Louise Parker y su creadora Jenji Kohan, eso de la renovación/cambio es algo constante. Los peores temores de la familia Botwin se han hecho por fin realidad, y aunque la serie siempre mantendrá su humor sexual-pasota, el bang marca su carrera hasta el atardecer con tonitos nostálgicos. Se abre la pregunta: ¿dónde está el límite de los actos de Nancy Botwin? ¡Dentro review! Sigue leyendo…

Review Weeds: Do Her/Don’t Do Her

Han pasado ya tres semanas desde que Weeds clausuró su séptima temporada, la que en teoría iba a ser la última, dejándonos boquiabiertos de par en par y sin anestesia con su rocambolesca última secuencia, añadido ¿necesario? a la resolución lógica de las tramas de la temporada, y lo que es peor, todavía sin noticia alguna de su renovación. Una disyuntiva de sólo dos opciones, siendo una de ellas que nos dejen sin los Botwin de esta manera (que esperemos, y aquí sí englobo a todo telespectador, real o potencial, que no). Decidí dejar madurar este gran choque argumental en mi cabeza, y en mi subconsciente, esperando que en cualquier momento Showtime se dignase a lanzar, cuando menos, alguna pista sobre el futuro de la serie: ya no tanto el qué ni el cuánto, ni el cuándo, sino el cómo, y sobre todo, el porqué. Pues nada de nada, y la conmoción sigue intacta, convirtiéndose progresivamente en indignación. ¿Hasta qué punto es justificable emular a Dallas y su archi-legendario “¿Quién disparó a J.R.?”? Un incógnita tan abrupta e inesperada sólo puede entenderse como un escape, un salvoconducto, un remiendo, un giro radical para reconducir un rumbo en círculos del que paradójicamente parecían estar saliendo en la segunda mitad de la temporada.

Sigue leyendo…