Review Under The Dome: Thicker than Water

web

“Si vas a leer esto, no te molestes.  Al cabo de un par de páginas ya no querrás estar aquí. Así que olvídalo. Aléjate. Lárgate mientras sigas entero. Sálvate. Seguro que hay algo mejor en la televisión. O, ya que tienes tanto tiempo libre, a lo mejor puedes hacer un cursillo nocturno. Hazte médico. Puedes hacer algo útil con tu vida. Llévate a ti mismo a cenar. Tíñete el pelo. No te vas a volver más joven.” Chuck Palahniuk comienza así una de mis novelas favoritas, Asfixia. Lo cierto es que es un recurso estupendo para llamar la atención, te vende algo distinto, un contacto directo, una transgresión de las normas. Pero, sobre todo, te vende el despertar de un deseo de honestidad, algo que nos lleva a preguntarnos, ¿por qué una joya como ésta contiene dichas palabras y tenemos que tragar un montón de mierda bien vendida y falta de honestidad a diario? Así que desde aquí y tomando ejemplo de un maestro de la ficción posmoderna invito a  todo aquel que no haya empezado Under The Dome a leer esas primeras líneas y no malgastar su tiempo. Hay demasiados buenos productos por ver. Sigue leyendo…

Review Under The Dome: Imperfect Circles

web

Llevo semanas haciéndome la misma pregunta con respecto a Under The Dome, una pregunta seria. Dejemos a un lado la ironía y los chistes. ¿Qué despierta exactamente el deseo de deshumanizar el producto? ¿Qué se pretende conseguir con ello? Repito, hablo completamente en serio. Un paseo por la historia y no hay un ápice de autenticidad o espontaneidad impreso en los personajes, ni interno ni externo. Todos corresponden a una determinada clasificación, el vestuario de todos ellos está perfectamente sujeto a la moda actual (marcando por supuesto edades y sectores) y en la mayoría de casos (quitando a un par de villanos) no hay nadie con un físico poco destacable. Todo controlado como una casa de muñecas gigante que se nos ofrece por entregas, y esto, por más que moleste volverlo a escuchar, no deja de estar relacionado con la adaptación.

Sigue leyendo…

Review Under The Dome: The Endless Thirst

web

El universo desafía a menudo las leyes de la lógica de una manera que llega a ser insultante. Tenemos buenos productos que no se venden ni regalando la eterna juventud en una cajita, tremendamente infravalorados y ninguneados. Luego tenemos casos como éste, utilicemos otros por el estilo si queremos seguir con la comprobación. Series de televisión que nadie se explica cómo siguen en antena, cuya audiencia cae con escándalo (o al menos eso se dice en las calles más frecuentadas de la ciudad internauta, que vayan ustedes a saber) y que sin ningún tipo de problema renuevan temporada tras temporada después de un par de episodios ofrecidos. Under The Dome renueva y nosotros nos preguntamos por qué. No es solamente que los derroteros tomados dejen mucho que desear, es que la historia no da para más, no da para seguir temporadas y temporadas por mucho desvío extremo que se haya llevado a cabo. Entre otras, porque eso implica lo evidente.

Sigue leyendo…

Review Under the Dome: Blue on Blue

web

Nadie sabe de qué habló el equipo de Under the Dome en sus reuniones. Es un misterio que quedará enterrado en lo más profundo de una cueva metafórica que bien podría servir de concepto a cualquier estudiante de Platón. Imagino que hablarían de cualquier cosa menos de la serie, claro está, todo al estilo de “¿quién quiere comida china?”, “¡escalera de color!” o “¿tú no salías con mi hermana?”. Más o menos. Luego llegan las prisas, nos acordamos de que hay que emitir una serie, intentamos hacer memoria y… ah, sí, que la cosa iba de una cúpula que encierra una ciudad, ya lo tenemos todo. Bajad conmigo al refugio y dejemos la cueva aquí. Vamos a ver qué han hecho los guionistas esta semana…

Sigue leyendo…

Review Under the Dome: Outbreak

web

La mente humana hace maravillas, así, hablando en general. No es una regla aplicable a todos los casos porque hay que enfrentarse a la verdad, que en un porcentaje alarmante el cerebro es un apéndice, un órgano mal aprovechado, pero lo cierto es que su funcionamiento resulta curioso. Sí, soy perfectamente consciente de que mente y cerebro no son la misma cosa, una incluye a la otra, y mientras tanto esta entradilla crece y crece y esta tontería cumple con su cometido. A lo que voy, ahora en serio, es al hecho de que cuando alguien tiene unas expectativas extremadamente bajas (por no decir nulas) a veces las experiencias no son tan horribles. Mente humana, señores. Mejor venid conmigo que vamos a comentar despacio este cuarto episodio de Under the Dome.

Sigue leyendo…

Review Under the Dome: Manhunter

web

Se puede batir un récord de muchas formas diferentes. Puedes recorrer la Gran Muralla haciendo el pino, reconstruir el Golden Gate a tamaño natural utilizando sólo palillos de madera o recrear Crimen y castigo con un elenco de actores que sólo contenga hormigas bien entrenadas. Las posibilidades son infinitas. Luego están los guionistas de Under the Dome, también muy de batir records, que esta semana se han querido superar a sí mismos inventándose por completo, absolutamente por completo, los cuarentaidós minutos de episodio. No está nada mal, ¿verdad? Si hay que timar, se tima a lo grande.

Sigue leyendo…

Review Under the Dome: The Fire

web

Estos productos fáciles y en cierto grado vacíos pueden llegar resultar un arma de doble filo. En esa suerte de pre review que dejamos aquí semanalmente comentaba que ante la perspectiva de cierto sufrimiento veraniego por culpa de otros productos de mayor calidad, el entretenimiento que Under the Dome parecía ofrecernos podía resultar un respiro. Sin embargo, tan sólo unos días después y tras haber dejado enfriarse las sensaciones del segundo episodio, tengo que retractarme, porque no, no es suficiente. Ese amago de entretenimiento fácil queda en nada si nadie mueve bien los hilos. Pasemos a comentarlo. Sigue leyendo…

Review Under the Dome: Pilot

web

Chester Mills es un pueblecito que representa todos los tópicos de esa Norteamérica profunda que tanto nos gusta ver retratada. Es en sí mismo un microcosmos donde es extraño ver más de un comercio de cada tipo, donde un sólo hospital se encarga de la salud y bienestar de sus habitantes. Un pueblecito situado en Maine, por supuesto, ya que el parto corresponde a King, con un alcalde ambiguo y una cafetería tan típica que jamás faltará ese café aguado y oscuro en tu taza y una camarera de sonrisa permanente e instinto maternal. ¿Hace falta añadir algo más? Sí, bueno, que todo es normal hasta que deja de serlo y se convierte en una trampa mortal. ¿Pasamos a comentar el piloto de Under the Dome? Si es que podemos salir de aquí… Sigue leyendo…