Review HIMYM: Good crazy

¡Súbanse al barco, zarpamos a toda vela hacia la el final de temporada! HIMYM nos ha entregado esta semana un capítulo bastante tranquilo, sin grandes revelaciones, sin grandes historias, sin grandes gags. Un ritmo pausado, el típico-tópico de preparar las cosas para la
finale, de colocar piezas. Lo cual no quiere decir que, al menos a mí, me haya dejado un gran sabor de boca. Lo único malo es que volvemos a tener parón: no esperéis capítulo esta semana porque todo queda pendiente para el lunes 14, cuando se emita la finale doble. Mientras tanto, comentemos las mejores jugadas de Good crazy.

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Now we’re even

How I met your mother tiene la no demasiado sana costumbre de marcar unos ritmos de emisión anticlimáticos: arraca bien, sigue bien, apenas se detiene en Navidad… pero es llegar la primavera y empezar a sembrar parones. Unos parones cortos, cierto, porque no suelen ir más allá de las dos semanas, pero que a estas alturas de la temporada, cuando se supone que llega la tela que cortar (el bebé de Lily y Marshall, la boda de Barney, ¿la mother?), nos parten por la mitad. Al menos a mí me pasa, que le pierdo el ritmo… y luego claro, tardo dos semanas en colgar la review. Así que si este párrafo te suena a excusa barata, ehem… quizá hayas dado en el clavo. Pero bueno, aún estamos a tiempo de comentar Now we’re even, ¡vamos a ello!

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Trilogy Time

La fuerza está con ella, no cabe duda… How I met your mother se ha reencontrado con la mejor versión de sí misma, como si el parón de principios de marzo le hubiera servido para recargar las pilas y afrontar el final de temporada en plena forma. Si The Broath fue un ochomil, Trilogy Time no le va a la zaga. Por delante, cuatro capítulos (los dos últimos emitidos del tirón) en los que no solo deseamos sino que además confiamos saber más sobre Quinn y Barney… y sobre la mother, claro. Que alguna pista nos han dado esta semana, oiga…

Sigue leyendo…

Review HIMYM: The Broath

Bienvenidos a la review de The Broath cuando lo que deberíais estar leyendo es, cuanto menos, la pre-review de… del capítulo siguiente a The Broath. How I met your mother está en ese momento de la temporada, no es el primer año que lo hace, en que dosifica sus capítulos con más mala leche que el asesino de Se7en. Los martes por la mañana son una especie de ruleta rusa en la que el premio es que el lunes la CBS emitiese algo nuevo. Premio que, últimamente, está más caro que escuchar a Mourinho en rueda de prensa… Y no tengo precisamente buenas noticias: ni anteanoche, ya lo sabéis, ni el próximo lunes habrá episodio nuevo. El 7×20 llegará el día 9 de abril. Eso sí, luego ya empalmaremos con el 7×21, y nos quedará nada y menos para la finale (7×24). Pero bueno, de momento quedémonos con The Broath, capítulo que al menos a mí me ha hecho reír como hacía mucho, mucho tiempo que no pasaba con HIMYM.

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Karma

No sé cuál de los nombres de esta chica me gusta más, si Karma o Quinn, porque los dos me parecen significativos (el segundo leído como Queen), pero está claro que estamos ante una mujer importante, muy importante en la vida de Barney… por mucho que todos pensemos / intuyamos / queramos que al final el rubio acabará junto a Robin. Lo que sí sé es que How I met your mother ha vuelto a entregarnos un capítulo en cierto modo más cercano al drama que a la comedia, aunque en esta ocasión nos hayamos ahorrado las lágrimas. Un episodio de alto contenido emocional: sabemos de la infelicidad de Lily y Marshall, del desamparo de Robin, de la encrucijada de Ted y de, aish, el enamoramiento de Barney. Karma, un episodio notable. ¿Gustas?

Sigue leyendo…

Review HIMYM: No Pressure

Si fuésemos personajes de comic, buena parte de nosotros habríamos acabado el episodio anterior de How I met your mother con un nubarrón encima de la cabeza, amenazando truenos y centellas. Síntoma de que el te quiero de Ted a Robin no causó muchos “¡Aaaaah!” de admiración, ni muchos “¡Oooooh!” de ternura, sino más bien muecas de fastidio. Otra vez con lo mismo, otra vuelta de tuerca a aquello que sabemos que nunca será. Y, sin embargo, los guionistas han sido capaces de continuar los hechos de The Drunk Train con un capítulo redondo: No Pressure es la prueba de que la historia de Robin y Ted aún tiene enfoques originales, de que finales como el de la semana pasada pueden, contra todo pronóstico, generar tramas notables. Al fin y al cabo, lo de Robin y Ted sigue siendo, hasta que se demuestre lo contrario, la cumbre del amor en esta serie… con permiso de Lily y Marshall, claro está. 20 minutos después del te quiero en el tejado casi tenemos un cierre para la historia de la periodista y el arquitecto. Y Ted puede empezar, de verdad, a buscar a la madre. No pressure, Teddy Bear

Sigue leyendo…

Review HIMYM: The Drunk Train

Review HIMYM: The Drunk Train

Podría decir que me ha encantado The Drunk Train por una sencilla razón, y es que no parece que volvamos a ver a Kevin por la serie. Si dijera eso sería cierto, y además sería coherente con lo que llevo pidiendo desde hace muuuuchas semanas… Pero claro, después del mal sabor de boca de The Burning Beekeeper es injusto que llegue un buen capítulo y se le juzgue por algo así. De modo que remataré la entradilla apelando a Victoria y a su famosa predicción: lo de Ted y Robin siendo amigos no puede funcionar jamás. Sí, volvemos al I love you, Robin

Sigue leyendo…

Review HIMYM: The Burning Beekeeper

Dudo que The Burning Beekeeper haya dejado tibios a muchos, y de hecho los primeros comentarios de la prereview lo demuestran: o lo amas o lo odias. Muchos elementos se mezclan, porque por un lado tenemos el parón que nos rompe el ritmo, la sensación de sentirnos extraños en los suburbios, la poca chicha en las tramas; pero por el otro tenemos el original formato narrativo del que siempre hablamos tan bien, un par de gags geniales… En función de lo que más te pese estarás de un lado o del otro. ¿Comentamos The Burning Beekeeper?

Sigue leyendo…

Review HIMYM: 46 minutes

Misterio resuelto: 46 son los minutos que hay desde Manhattan hasta Long Island. Y 46 son también los minutos que me ha parecido que duraba la trama de parejas de esta semana, tanto la de Lily y Marhsall como la de Kevin y Robin. Más largas que un día sin pan y sin demasiada gracia: ni Padmallow pega fuera de la Gran Manzana, ni la canadiense y el terapeuta pegan (así sin más). En definitiva, un episodio salvado por el capitán Stinson, por las variantes de las intros y por la moraleja final. ¿Debatimos?

Sigue leyendo…