Review HIMYM: Weekend at Barney’s

Review HIMYM: Weekend at Barney's

Casi un mes sin capítulo nuevo de How I met… y casi un mes sin review. La de Weekend at Barney’s podría ganar todos los premios al retraso en este blog, de eso no hay duda, y de hecho algún amable comentario nos lo recuerda. El ritmo de la serie entra en barrena en esta época del año (ahora tendremos dos semanas de capítulos y nuevamente casi un mes de ayuno), y en esta ocasión casi me parecía más útil enganchar la review del 8×18 con el 8×19 justo antes de la emisión de éste. Y no es que necesitemos refrescar la memoria mucho, al fin y al cabo HIMYM no es de esas series que precisen de Previously…, pero sí es cierto que tenemos un gran titular: se acabaron las novias para Ted. Lo próximo, la mother.

Sigue leyendo…

Review HIMYM: The Ashtray

Review HIMYM: The Ashtray

El regreso de The Captain, bocadillos que no lo son, la Aldrin justice, un par de “Daddy’s home!“, el (fabuloso) anuncio de “Boats, boats, boats!“, una jugada nueva del Playbooky como en casa. HIMYM supera el bache de la semana pasada con un capítulo de esos en los que los guionistas juegan con la narrativa. Una historia sencilla que se podría contar en 5 minutos, pero pasada por el particular tamiz de Ted, de Robin y de Barney, y finalmente encauzado por Lily. Un episodio sin alardes, sin grandes revelaciones, sin madres ni nada por el estilo, pero divertido. ¿Lo compramos? ¡Lo compramos!

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Bad Crazy

Review HIMYM: Bad Crazy

Después de unas semanas de fiebre How I met, con capítulos tanto divertidos por un lado como generosos por el otro con la información materna o con los hitos de la serie (léase Robin Sparkles), llegaba a nuestras pantallas Bad Crazy. Lo primero que pensé es que tendría algún tipo de relación con Good Crazy, uno de los últimos episodios de la séptima, pero no ha sido así. Es más, después de verlo se me pasó la fiebre HIMYM de golpe, porque me pareció francamente malo. Pero como leí muchos comments que lo ponían por las nubes, como el maestro Martínez me confesó que se había reído mucho, como el mundo parecía de acuerdo en que la racha se prolongaba una semana más… lo achaqué a mi propia fiebre (gripe) y me propuse darle un segundo visionado antes de ponerme con la review. ¿Veredicto?

Sigue leyendo…

Review HIMYM: P.S. I Love You

Review HIMYM: P.S. I Love You

¿Os acordáis cómo le hablábamos a How I met hace apenas unas semanas? Que si tú antes molabas, que si estás estirando el chicle, que si basta ya de dar vueltas sobre nada, que si menudo desperdicio Victoria, que si vaya gags más flojos… Todo eso, mezclado con el ruido de fondo que provocaba la renovación, o no, de la serie para una novena temporada. Precisamente esas negociaciones avivaron el debate sobre la conveniencia de alargar lo que para muchos era una agonía. Y ahora, apenas un mes y medio más tarde y tras encadenar una buena racha de capítulos (a mi entender, desde The Over-Correction), las aguas no sólo se han calmado sino que la temporada va camino de consolidarse como una de las mejores de los últimos años. ¿Exagero? Quizá; pero vamos a hablarlo dentro, venga…

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Ring Up!

Review HIMYM: Ring Up!

How I met your mother ha vuelto tan en forma de las vacaciones navideñas como lento yo a la hora de analizar sus episodios; mis disculpas. La excusa es sencilla, y es que hemos entrado en esa época del año en que la sitcom de CBS, y muchas otras más, empieza a aparecer y desaparecer de la parrilla sin demasiada justificación: los temidos miniparones, que además a veces llegan sin apenas preaviso. Tras este Ring Up! hemos tenido una semana de descanso, y el próximo lunes volvemos a la carga con una serie de tres capítulos consecutivos más que preceden a un nuevo descanso, a finales de febrero, de al menos una semana. En fin, sobre la marcha… de momento vamos a por este 8×14 que ha sido, sobre todo, divertido.

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Band or DJ?

Review HIMYM: Band or DJ?

Puedo decir una y mil veces que me disgusta la decisión de alargar How I met your mother una temporada, pero es oír los compases de la intro de The Solids y las penas se van. Ver HIMYM es estar en casa. Tras el acelerón de los tres últimos episodios pre-parón, la serie regresa con Band or DJ? y mantiene el listón a una altura más que razonable con dosis del mejor Barney, de invitados de lujo (impagable Leland Palmer Ray Wise) y de la tan solicitada ración de mother. Conclusión: muy fan de este 8×13. ¿Lo repasamos?

Sigue leyendo…

Review HIMYM: The Final Page

Dicen los que vieron jugar a Carles Rexach, extremo del Barça en los años 70, que brillaba por su irregularidad. Que era bueno, sí, pero que le faltaba combatividad y ganas de apretar un poco; su frase más famosa, de hecho, dice que “correr es de cobardes”. Por su parte, el científico inglés Henry Cavendish fue posiblemente una de las mentes más brillantes del siglo XVIII, pero su extrema timidez y dificultad para las relaciones sociales, especialmente con las mujeres (se comunicada por escrito con su ama de llaves), hicieron que muchos de sus descubrimientos y predicciones quedasen silenciados durante décadas, entre ellos cosas tan rimbombantes como la Ley de la conservación de la energía, la Ley de Ohm, la Ley de presiones parciales de Dalton, la Ley de los gases de Charles, etc. Como veis, para cuando los trabajos de Cavendish salieron a la luz, las medallas ya colgaban de otros cuellos… Si Rexach hubiese sido menos vago y Cavendish más ambicioso, sus entradas en la Wikipedia ocuparían varios párrafos más. Y si How I met your mother nos regalara cada semana episodios como éste (o como The Over-Correction), su puesto en el Olimpo de las Series sería de mayor rango. Porque, ¿quién le puede decir que no a HIMYM cuando se pone así?

Sigue leyendo…

Review HIMYM: The Over-Correction

Durante mucho tiempo padecí una especie de Síndrome de Stendhal al ver episodios de How I met your mother, una reacción que a medida que llegan las temporadas sexta, séptima y octava se fue tornando en Síndrome de Estocolmo: estaba secuestrado por la rutina (y por las reviews, no lo neguemos), pero a la vez unido por un fuerte vínculo afectivo pseudo-umbilical; una suerte de esquizofrenia, alimentando por el sube y baja en la calidad de las entregas semanales que nos brinda la CBS. Con The Over-Correction me ha entrado un subidón porque hacía, ahora sí, mucho pero que muuuucho tiempo que no me parecía tan divertido y tan redondo un How I met. Y es que llegados al punto de desastres como The Autumn of Break-Ups, Splitsville o el más reciente Lobster Crawl, toparse con 20 minutos como los de esta semana es poco menos que darte de morros con un oasis en pleno desierto. Tengo que confesar que el martes, poco antes de ver el capítulo, tuve la intuición de que sería un nuevo fiasco (mi prodigioso olfato…) y a raíz de ello la tentación de repetir la técnica de la review en directo (usada en Blitzgiving), ante la poco halagüeña perspectiva de tener que comentar otro episodio soporífero. Por suerte, el 8×10 arranca tan fuerte que me empezó a oler bien desde el minuto uno… ¿comentamos?

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Lobster Crawl

A fuerza de bajones, a fuerza de episodios a medio cocer, a fuerza de personajes desdibujados y a fuerza de gags sacados del Manual para guionistas sin ideas, uno se termina por convencer de que How I met your mother nunca volverá a las andadas, al menos de forma regular. Vaya por delante que no lo digo por Lobster Crawl, capítulo que podría representar la media aritmética de la temporada: ni ha sido bueno, ni ha sido horrible. Es decir, que no digo esto como resultado de un cabreo por 20 minutos nefastos ni mucho menos; tampoco con ganas de arrinconar a la serie en un callejón oscuro y patearla hasta el infinito. No, Lobster Crawl me ha despertado simpatía en ciertos momentos, algunas pequeñas risas y, por qué no decirlo, fases de tedio. Y, al final, una sensación de que How I met merece una palmada en la espalda y un pacto de caballeros, un acuerdo entre viejos amigos (nosotros y ella) que se quieren sobre todo por el pasado compartido: nosotros disfrutamos al máximo de lo que queda, entrecerrando los ojos si hace falta cuando todo chirríe mucho… y ella se encarga de que ese “lo que queda” no pase del próximo verano. Mucho, muchísimo tendrían que cambiar las cosas no ya para que una hipotética novena temporada tuviese sentido, sino para que la mayoría de los fans tuviesen verdaderas ganas de seguir a bordo.

Sigue leyendo…