Review HIMYM: Last Forever

himym-finale-1

Azul uno, amarillo cero. El Glen McKenna se ha acabado, y en la mesa del MacLaren’s ya solo hay vasos vacíos, tanto como el apartamento en que nos hemos sentido como en casa durante casi nueve años. Nuestra generación de seriéfilos, los que despertamos con Prison Break, Heroes y (of course) Lost, acabamos de despedir a la sitcom, a la comedia que llevaba ahí desde siempre. A veces mejor, a veces peor, pero siempre capaz de arañar un buen gag. Last Forever, la última noche con HIMYM, ha sido un rosario de emociones que han ido desde la cumbre del andén, donde Ted por fin conoce a la madre de sus hijos, hasta ese epílogo, nido de opiniones diversas, ampollas para unos y botellas de champán para otros. Porque, efectivamente, Robin no es la madre, pero sí que opta al título de The One. O The Other One. O The Ultimate One. Solo Ted (solo Carter Bays y Craig Thomas) lo sabe, porque el final de How I met ha querido ser como la vida misma y no enviar un mensaje absoluto, en negro o en blanco. En el tono de gris que cada uno quiera, Ted ha amado a Tracy y luego a Robin, o mejor dicho, a Robin y luego a Tracy y luego a Robin. ¿A cuál más? No es la misión de la serie decírnoslo. No es esa la cuestión. La historia es la de un hombre que creía en The One y que, cosas de la vida, no siempre hay una sola persona para siempre. Y, sin embargo… azul uno, amarillo cero, esa es la sensación que me queda. El blue French horn ha vuelto para romperle las varillas al paraguas amarillo, Robin ha bajado de los cielos al poco de que Eternal flame dejase de sonar para convertirse en un personaje casi ajeno al universo de la serie y Tracy ha hecho mutis de una manera brusca para nosotros, justo ahora que empezábamos a amarla. Quizá en el tiempo real de la serie todo cuadre, pero para el fan (o al menos para mí) el timing del episodio (de la temporada, posiblemente) ha sido algo cruel, dejando a la mother en un segundo plano en los minutos finales, cuando el partido se decide de verdad, y entregando la copa (blue French horn) a Robin. Qué queréis que os diga… para mí, sensación de derrota: azul uno, amarillo cero.

Sigue leyendo…

How I Met Your Mother – Novena temporada

himym-9

No es lo que esperábamos esta novena temporada, aunque posiblemente How I Met no sea como siempre había sido desde hace bastante tiempo. En cualquier caso, no nos vamos a bajar de este tren hasta el final y mucho menos ahora que sabemos que la última estación, Farhampton, no sólo debe unir dos de nuestras piezas favoritas (Robin y Barney), sino que debe presentarnos al primer personaje de esta serie que ha conseguido aumentar el grupo de cinco a seis magníficos: The Mother. Sobre ella, sobre sus enormes ojos marrones y sobre su química con Ted, recaen nuestras principales esperanzas para que la novena no sea una temporada más. La opinión de cada uno de los capítulos de la última temporada la podéis encontrar tras el salto. Qué menos, ¿no?

ACTUALIZACIÓN 31/03: Kids, última actualización antes de cerrar para siempre la persiana de esta pedazo de sitcom…

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Gary Blauman + The End of the Aisle

himym-prefinale-1

En algún momento de hace muchos años, casi seis, llegó a mis manos el DVD de la primera temporada de How I met your mother. La tercera temporada todavía coleaba en Estados Unidos, así que tuve tiempo de sobras durante el verano de ponerme al día y de arrancar en septiembre una tradición semanal que se ha mantenido sagrada durante seis seasons (but not a movie): las reviews. Desde el lejanísimo 4×01, donde curiosamente se empezaba a forjar la pareja Robarney, hasta este 9×22 que acabamos de ver, han sido muchos episodios y solamente dos faltas graves, la primera también en esta novena. Purgo mis penas con una doble review en la que nos colocamos al borde del abismo; bajo nuestros pies, la doble ración de la finale y se acabó. Si Gary Blauman nos sirvió hace 8 días para despedirnos comme il faut de algunos secundarios de la serie, The End of the Aisle ha sido la palmadita en la espalda para las dos parejas establecidas, y el epílogo de los epílogos para Ted y Robin. Queda Last Forever, ya a solamente un lunes de distancia, para exprimirnos los lacrimales en base, previsiblemente, a una receta con mothers, kids, y despedidas. Ay, How I met

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Daisy

himym-520-1

Si algo adora How I met son los suspenses: la propia premisa de la serie gira entorno a uno. Gusta especialmente de resolverlos de manera gótica, muy adornada, por caminos llenos de giros donde nada es lo que parece. Este Daisy, vigésima etapa del año (dos capítulos más y luego la doble finale, ¡esto se hunde!), ha sido botón de muestra de ese gusto por el engaño… pero me temo que la ejecución ha resultado fallida, por varios motivos que veremos tras el salto. En todo caso, hay lugar para las buenas noticias: una hermana para Marvin, sin duda el titular de la semana. ¿Comentamos?

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Vesuvius

himym-919-1

¿Alguien tiene palabras para esto? No, ya las hemos agotado todas. Ya se ha dicho prácticamente todo lo posible sobre Vesuvius, sobre el tramo final de How I met, sobre esta comedia que cada día que pasa, cada capitulo que recorta, nos devuelve más aroma lostiano. Como sucedía con la joya de ABC, estamos presos de las teorías, del “No pueden hacer eso…”, del delirio semanal que culmina en una nueva entrega. Vesuvius ha elevado las apuestas y a mí, qué queréis que os diga, no me queda más dinero. Me rindo, me bajo del tren de las teorías y me subo al vagón del disfrute final. La valentía de esta serie en su despedida me va a justificar casi cualquier final. Gracias, How I met. Y pensar que hay vedettes que te denostan…

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Rally

himym-918-1

Y llegó el día de la boda. Una boda extraña, hay que reconocerlo, porque aunque a estas alturas el Farhampton Inn debe de estar plagado de amigos y familiares de los novios, aquí solamente vemos interacción entre los cinco de siempre. Lo cual está bien, claro, pero no deja de ser… pues eso, extraño. Pensándolo bien, quizá no sea esto lo más extraño de un enlace matrimonial en el que el portador del anillo amenaza con ser un oso, ¿no? En el apartado familiares, al menos hoy hemos contado con Leland Palmer Robin Scherbatsky, padre. Rally nos ha recordado que beber mucho pasados los 30 no tiene las mismas consecuencias que 10 años atrás; que los besos, por esperados, no tienen por qué ser mejores; y que Neil Patrick Harris pocas veces había tenido un papel tan cómodo…

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Sunrise

Review HIMYM: Sunrise

“Quizá, y solo quizá, acabo de ver el mejor capítulo de How I met en años…” Esa fue la frase que me vino a la cabeza cuando terminé de paladear los veintipocos minutos de Sunrise, el 9×17, el último episodio con parón de la historia de HIMYM, tras el cual llegan seis semanas seguidas en las que finiquitaremos la serie. Todo muy rimbombante, y triste, pero un poco menos cuando caemos en la cuenta de que todavía quedan grandes balas que disparar. Como este Sunrise. Permitid que me regodee: ca-pi-tu-la-zo

Sigue leyendo…

Review HIMYM: How Your Mother Met Me

himym-200-mother

No recuerdo los upfronts de 2005, pero en ellos se presentó How I met your mother como una de las apuestas de la CBS. Una comedia nacida al calor de Friends (grupo de amigos mixto revoloteando la treintena, Nueva York, bares, amores, etc.) que contaba la historia de un tipo contando la historia de cómo conoció al amor de su vida. Con el éxito llegaron las renovaciones, la mayor complejidad de la historia, la pérdida de foco, la emoción cuándo éste se volvía a recuperar… y esta semana, 200 capítulos después, nos hemos colocado al otro lado del espejo, allá donde no está el Ted Mosby de 2030, sino su señora esposa, madre de Penny y Luke, con el rostro y la vida que le insufla Cristin Milioti, aún sin nombre. Un episodio para jugar, para divertirse jugando, desde el mismo título hasta la pirueta final, esa que nos coloca a Ted a dos palmos del amor de su vida, ni uno más pero ni uno menos. Si el primer centenario de HIMYM, Girls vs. Suits, fue un guiño a la madre envuelto dentro de un festival de Barney, el segundo ha supuesto el debut del concepto mother-centric en nuestro vocabulario. Una demostración de la evolución de la serie, que camina cada vez más alegre y confiada por los terrenos de la dramedia, una palabra odiosa para definir a How I met, que no es ni eso, ni es una sitcom, ni una comedia, sino un género en sí misma.

Sigue leyendo…

Review HIMYM: Unpause

himym-unpause-1

He recurrido a él en más de una ocasión, pero es que el símil del jugador superclase en decadencia me parece ideal para dar una idea de cómo están siendo estos últimos años de vida de How I met your mother. La sitcom de CBS ya no es la estrella de la cadena, hay compañeros mejor pagados, que marcan más y venden más camisetas; y aún así, el recuerdo de tiempos mejores, de regates imposibles y goles que valen una Champions, reverdece de vez en cuando, cada vez que los guionistas, directores, creadores, actores… se sacan de la chistera esa manera de hacer televisión, comedia o drama o las dos a la vez, que ha caracterizado a la serie de la Mother durante prácticamente una década. How I met nos ha brindado, a las puertas de convertirse en bicentenaria, uno de esos partidos mágicos: Unpause. ¿Comentamos?

Sigue leyendo…