Review Breaking Bad: End Times

Después de la tempestad, dicen, siempre llega la calma. El terremoto desatado al final de Crawl Space fue digno de salirse de la escala Richter: catástrofe suprema en el seno de los White, con la soga al cuello y sin dinero suficiente para resetear sus vidas, con el aderezo que representaba aquella risa maligna de Mr. White, del protagonista de esta historia. Una risa que se nos ha quedado clavada para siempre y que forma parte, sin duda, del imaginario de Breaking Bad. Tras aquella sucesión en cadena de dramas hemos tenido esta semana un capítulo algo más templado. Podríamos llamarlo, sin embargo, calma tensa, porque en un par de momentos teníamos motivos para que los pelos se nos erizasen: en el cara a cara (y van…) pistola en mano entre Jesse y Walter, y en la magnífica escena final con Gus ejerciendo de perro antidroga. End Times no ha tenido tanto efectismo como su predecesor, pero cuenta con un par de escenas para darle al coco. Y ahora ya sí, tras estos 45 minutos solamente nos queda tomar todo el aire del mundo y encarar la finale. Que promete.

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Crawl Space


Hace días que nos preguntamos cuándo escalará Breaking Bad su particular Everest de la temporada, en qué episodio llegará a esa cumbre por la que ya ha pasado en varias ocasiones (Peekaboo, Half Measures) o en qué escena alcanzará su cénit en esta cuarta entrega. Pues bien, sabiendo que Breaking Bad es la única serie que te deja mal aún cuando hablas bien de ella, yo creo que Crawl Space nos ha ofrecido esa escena. Y cuando digo “esa escena” estoy plenamente convencido de que todos estáis pensando en lo mismo que yo, en el momento dramático que cierra el episodio y que es la envidia de todos y cada uno de los 60 segundos que componen el último minuto de One Minute, que era una especie de mito en lo que a finales de traca se refiere. Visto lo visto, igual es más lógico pensar que este año no hay Everest, sino que es la propia temporada la cota más alta a la que ha subido la serie en sus cuatro años de vida. Se agotan los adjetivos. ¿Sublime? ¿Extraordinaria? ¿Única? Sí, eso, única…

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Salud

Bienaventurados los apaleados, porque de ellos será el Reino de los Emmy. Esta podría ser una frase de la Biblia si Vince Gilligan la hubiera escrito. Los apaleados, aquellos con cortes y ojos morados, aquellos que recientemente han recibido una paliza de campeonato, una sarta de puñetazos en la cara. Aquellos, los convalecientes, tienen madera de premio gordo, gracias a unas escenas que ponen la piel de gallina. ¿Recordáis la de Jesse, allá por la tercera temporada? Estaba en el hospital tras pasar por la consulta de Hank, y le soltó a Mr. White cuatro verdades que nos helaron el corazón; Walt ha tenido la suya en este Salud, un capítulo completísimo (y van…) en el que su cara magullada era lo más impactante hasta que llegó Gus. Madre mía, Gus… qué cierto eso de que la venganza es un plato que se sirve frío. En fin, vamos al trapo que hay mucho que comentar. Una semana más, ¡capitulazo!

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Bug

Cuando vimos que el episodio de esta semana de Breaking Bad se titulaba Bug, a muchos nos vino a la cabeza Fly (3×10), aquella maravillosa hora de televisión en la que Jesse y Walt intercambiaban confidencias bajo la atenta mirada de una mosca. Esa suposición se reforzaba si detectabas que Moira Walley-Beckett, guionista de Fly, también había sido la encargada de escribir Bug. Ya está, ahí lo tienes, pensamos, el episodio barato de la temporada, en el que Jesse y Walt acercan posturas y enfilan el último sprint cogidos de la mano. Pues bien, ni Bug es el Fly de la cuarta temporada, ni el más osado apostaría un euro a que esos dos van a encarar esta complicada época sonrientes y unidos. Más que nada por la última frase del episodio: Can you walk? Then get the hell out and never come back. Glups…

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Hermanos

Viernes. Tiempo suficiente para que las aguas se hayan calmado desde el lunes, cuando Hermanos aterrizó en nuestras vidas y, aunque a pequeña escala, las revolucionó. Capítulo consagrado, de los pies a la cabeza, a la figura de Gustavo Fring, el Benjamin Linus de Breaking Bad, lo que convierte a Hermanos en The Man Behind The Curtain, lo que… lo que es una absoluta ida de castaña. Pero sí, Gus tiene algo de Linus, y como el hombrecillo de los ojos saltones en su momento, era un personaje muy necesitado de un flashback, de algo que nos hiciera saber más de él. De cómo a llegado a ser lo que es. En el capítulo anterior empezamos a ver que los problemas no iban a esquivarlo siempre; en este hemos comprobado que tiene un talento natural para torearlos, pero además hemos escarbado ligeramente en su pasado. Y menudo pasado… De propina hemos recibido, one more time, una lección magistral de actuaciones y detallazos. Long life, BB!

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Problem Dog

Un corazón. Una seta de color verde. O incluso un globo. La vida tiene formas de manifestación muy peculiares cuando se trata de videojuegos. En el universo de las consolas se valora mucho lo que vale la vida, en especial cuando sólo te queda una: tensión al máximo, movimientos milimetrados y cero riesgo. Esta situación se asemeja muchísimo a la vida real, que vendría a ser una larguísima partida sin continues. Para algunos, esa partida es como jugar la vida de Barbie, una mujer rubia, delgada, de ojos azules, rica, con un novio perfecto y un montón de complementos que la convierten en la proyección perfecta del éxito. Para otros, esa partida es como un shooter en primera persona que se desarrolla en un mundo apocalíptico en el que matar es la consigna para no morir. ¿Adivináis a qué juega Breaking Bad?

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Cornered

¿Os imagináis que para escribir las reviews de Lost nos hubiéramos ido a una isla saltarina e ilocalizable? ¿O que, para inspirarse de cara a la dosis semanal de Dexter, Martínez tuviese que pasar a alguien por el cuchillo? No digamos ya qué le supondría a Isabel cada cita fringiana, o cuantos CV’s tendría que haber echado Javi para poder encontrar un lugar digno de las reviews de The Office. En el mundillo de Breaking Bad el paralelismo puede implicar una zona semidesértica y una autocaravana… que es justo desde donde estoy escribiendo esto. ¿La Doble D copiando la fórmula de la blue meth en base al cuaderno de Gale? Podría ser, pero no. De nuestra cocina solo salen estos rollos aburridos en los que solemos gritar bien alto lo mucho que nos gusta Breaking Bad, y esta semana no hay excepción que valga.

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Shotgun

Breaking Bad 4x05
Preocupados por el destino de Jesse Pinkman, encontrarnos con un episodio titulado Shotgun no era una buena carta de presentación. No lo era sabiendo cómo se las gasta Gus, que había orquestado lo que estaba a punto de pasar. Y mucho menos sabiendo que el indefenso Pinkman viajaba en dirección a ninguna parte con el hombre más temible de Nuevo México, Mike. La ecuación no entrañaba demasiada dificultad: Gus da una orden y Mike la ejecuta, en este caso, con una escopeta (Shotgun). Me imagino, por lo tanto, que la mejor noticia que podemos extraer de este episodio es que no ha muerto nadie. Bueno, eso, y que el orgullo de Walt es del tamaño de Albuquerque. ¿Vamos?

Sigue leyendo…

Review Breaking Bad: Bullet Points

Breaking Bad

Las redes sociales son muchas veces útiles para gritar algo que te pasa en casa cuando estás solo. Como por ejemplo, acabar de ver el 4×04 de Breaking Bad. A mí me pasó, me pasó el estar en casa y acabar de verlo y tener ganas de gritar lo bueno que era, así que me lancé a los brazos del pajarico de twitter y le dije que el nivel de la serie era insultante. Que los 45 minutos clavados de archivo me habían devuelto la fe (estaba ligeramente de bajón tras los dos primeros, lo confieso) y la habían catapultado casi tan lejos como en los mejores tiempos de la segunda y la tercera. En el Himalaya de Breaking Bad tenemos nuevo ochomil, y se llama Bullet Points. Intuición (y deseo): no es el Everest.

Sigue leyendo…