Review Breaking Bad: Problem Dog

Un corazón. Una seta de color verde. O incluso un globo. La vida tiene formas de manifestación muy peculiares cuando se trata de videojuegos. En el universo de las consolas se valora mucho lo que vale la vida, en especial cuando sólo te queda una: tensión al máximo, movimientos milimetrados y cero riesgo. Esta situación se asemeja muchísimo a la vida real, que vendría a ser una larguísima partida sin continues. Para algunos, esa partida es como jugar la vida de Barbie, una mujer rubia, delgada, de ojos azules, rica, con un novio perfecto y un montón de complementos que la convierten en la proyección perfecta del éxito. Para otros, esa partida es como un shooter en primera persona que se desarrolla en un mundo apocalíptico en el que matar es la consigna para no morir. ¿Adivináis a qué juega Breaking Bad?

Sigue leyendo…