Review Sons of Anarchy: Los fantasms

08

Pasa con los hijos, por ejemplo, o con tu equipo de fútbol. A veces tendemos a olvidar que somos padres o aficionados y no ultras sin capacidad de autocrítica. Por mucho que lo queramos, nuestro hijo nunca es el más guapo, el que primero anda o el que antes se sabe la tabla periódica. Y nuestro equipo (ay, mi Betis), si pierde normalmente no es por los árbitros o por la mala suerte. Es porque es malo. Y no quiero decir esto de Sons of Anarchy porque evidentemente sería injusto. Es una muy buena serie. Pero a veces se le olvida y nos endosa capítulos de 50 minutos que le hacen a uno pensar qué podría haber hecho con ese tiempo o que podría haber hecho Sutter con ese guión. Adelante, amigos, hablemos.

Sigue leyendo…