¿De qué hablar si no hablamos de series?

¿De qué hablar si no hablamos de series?

La broma es muy fácil, y nace de la similitud fonética entre el apellido del industrial alemán Oskar Schindler y la ya exministra de Cultura Ángeles González-Sinde: la lista de Sinde. Una lista que, obviamente, no admite comparaciones de ningún tipo con la de Schindler, aunque sin duda ha generado y generará muchos terremotos. Pero pongamos que no sabes de qué va todo esto y que empezamos desde el principio… Esto va de descargas, una de las varias maneras que hoy en día tenemos de acceder a las series de televisión. Va de una ley que en 2011 dio poderes a la Comisión de Propiedad Intelectual, y que a partir del próximo mes de marzo comenzará a poner sobre la mesa denuncias y, previsiblemente, cierres de webs. La lista de marras contiene a casi todos los sospechosos habituales (Series Yonkis, Cinetube, Vagos…); tal y como se podía leer ayer en Público, en la lista “no están todas las páginas de enlaces españolas pero sí las más importantes. 122 sitios de descargas de películas, series, música, videojuegos y hasta software (…) son el objetivo de la comisión administrativa que, presumiblemente en marzo, debe decidir su cierre. La industria cultural las irá denunciando desde el primer día de funcionamiento de la Comisión de la Propiedad Intelectual.” Los más viejos del lugar sabemos que históricamente a toda web clausurada le sale rápidamente una prima en algún sitio de internet, prima que será a su vez cerrada cuando empiece a ganar popularidad, etc. Pero con esta ley es posible que el panorama cambie. Mi pregunta es: ¿beneficia realmente a la industria?

Sigue leyendo…