Review Rubicon: Keep the ends out

En tres capítulos sabemos algo más que cuando empezamos, pero menos de lo que quisiéramos. O al menos eso es lo que me parece a mí. A Will le siguen, le vigilan y es objeto de interés de demasiadas personas… pero la verdad es que, a este ritmo no sé si se aburrirán demasiado. Aún así, tenemos más novedades, y los suficientes elementos como para que, si cuajan, la historia valga la pena. Vamos a ver cuáles son los límites que mantener un poco más en profundidad.

Sigue leyendo…