Review The Killing: Head Shots

the-killing

No es una buena noticia para The Killing que la mejor escena de Head Shots, en mi opinión, haya sido la mini conversación entre Holder y Sarah sobre quién conduce el coche y sus sonrisas de satisfacción por estar juntos, después de que Holder haya decidido abandonar en su silla de no-teniente a su “funcionarial compañero” (copyright Dani), que tiene menos ganas de resolver el caso que la pobre Bullet. Bullet, por cierto, es una de las mejores cosas que le está pasando a esta tercera temporada, que después del discreto Seventeen vuelve a caer en los errores del año pasado: caminar en círculos y detenerse en personajes que parecen mucho más importantes de lo que realmente son. No, The Killing no consigue robarme el corazón.

Sigue leyendo…