Review Skins: Franky & Mini

A ver con qué cara afrontamos esta antesala tan medio lésbica, que ha estado genial. Un logro, añado, porque parte básicamente de los dos personajes que más aburrimiento (me) despiertan. Está realmente bien, válgase reafirmar, pero en una categoría difícil y bastante masoca: si bien consigue tratar el respectivo tema estupendamente (“no sin mi hija,” o algo así), de manera súper interesante y bien hecha, eso conlleva el daño colateral de hacer muchísimo más despreciable a esa muchacha, Francesca, que como alguien dijo es lo más abofeteable de Skins desde que Skins es Skins, y ya sumamos casi siete años de adolescentes difíciles y Freddie. Franky & Mini, un capítulo bipolar, y nunca mejor dicho, prepara de manera emocional el terreno para una despedida inminente y gravísima. Porque augura cosas muy feas el final, que son unos cuatro minutos muy Pequeña Miss Sunshine finiquitados con un cliff-hanger, a ver, muy facilón… pero acojonante. Así que avanzamos hacia la nada. Y es el final lógico.

Sigue leyendo…