Review Weeds: Five Miles From Yetzer Hara

Los foros de Internet se han quedado un poco desfasados, cualquiera pasa ya un poco de ellos, son como los discman o las novias góticas, pero ojeando el otro día la página en Facebook que tiene Weeds, donde los estadounidenses medios postean sus impresiones sobre lo que va siendo la temporada final de la serie, uno lee cosas dispares. Uno lee que este ha sido el mejor episodio de la historia jamás jamás de los Botwin (que yo no lo creo). Eso dijo alguien; otro, seguidamente y con su rectitud moral, acusaba a la hipster de Jenji Kohan de frivolizar con las drogas y no criminalizar su uso, así como de hacerlo parecer algo guay, cool y chachi. Sin duda es así, es guay parece guay y hace que el narcotráfico sea guay, no como Breaking Bad, cuyo retrato es el de un viudo mirando gaviotas por la ventana, escopeta en mano, mientras suena Johnny Cash. Pero eso también es guay, demasiado guay. Con todo, Weeds tiene la bonita cualidad de entrar por los ojos y, a pesar de no recurrir mucho a los artificios más emocionales, sí que te deja un rato bobo, ya sea pensando en lo que le harías a Mary-Louise Parker en un coche o en las vueltas que da: han pasado cuatro capítulos desde la última review, y la distancia recorrida desde entonces es de cinco y un abismos.

Sigue leyendo…