Review Weeds: Do Her/Don’t Do Her

Han pasado ya tres semanas desde que Weeds clausuró su séptima temporada, la que en teoría iba a ser la última, dejándonos boquiabiertos de par en par y sin anestesia con su rocambolesca última secuencia, añadido ¿necesario? a la resolución lógica de las tramas de la temporada, y lo que es peor, todavía sin noticia alguna de su renovación. Una disyuntiva de sólo dos opciones, siendo una de ellas que nos dejen sin los Botwin de esta manera (que esperemos, y aquí sí englobo a todo telespectador, real o potencial, que no). Decidí dejar madurar este gran choque argumental en mi cabeza, y en mi subconsciente, esperando que en cualquier momento Showtime se dignase a lanzar, cuando menos, alguna pista sobre el futuro de la serie: ya no tanto el qué ni el cuánto, ni el cuándo, sino el cómo, y sobre todo, el porqué. Pues nada de nada, y la conmoción sigue intacta, convirtiéndose progresivamente en indignación. ¿Hasta qué punto es justificable emular a Dallas y su archi-legendario “¿Quién disparó a J.R.?”? Un incógnita tan abrupta e inesperada sólo puede entenderse como un escape, un salvoconducto, un remiendo, un giro radical para reconducir un rumbo en círculos del que paradójicamente parecían estar saliendo en la segunda mitad de la temporada.

Sigue leyendo…