Review Last Resort: Cinderella Liberty

Desde que tenemos uso de razón, en las películas de James Bond los malos siempre han sido malos porque sí, malos por su nacionalidad y punto. Sin matices. Sin embargo la tendencia audiovisual actual es mostrar que los terroristas del presente, son las víctimas del pasado. Un reciente ejemplo es Homeland. Donde el Gobierno americano no es un pasivo e inocente receptor de ataques, ni el pueblo árabe un ente malévolo que siembra el terror porque sí. Las cosas son más complicadas. En la misma línea Last Resort ahonda esta semana en los sucesos que desencadenaron este conflicto internacional, remontándonos al Pakistán a.C, antes del Colorado.

Sigue leyendo…