El 3×1: Sense8, Atlantis y The Walking Dead

breves-3x1

1) Atentos al mejunje, que promete: Netflix + Joseph Michael Straczynski + ciencia ficción + hermanos Wachowski. La suma de esos factores nos da la serie Sense8. ¿Os convence? Pues lo desarrollamos: los hermanos Wachowski han colocado su último proyecto, titulado Sense8, en la plataforma/cadena Netflix, que ha encargado una primera temporada de 10 episodios. Los culpables de Matrix han trabajado en el guión de este thriller de ciencia ficción con Joseph Michael Straczynski, creador de Babylon 5, Crusade o Jeremiah y uno de los nombres más importantes del género. De Sense8 sólo sabemos que es la primera aventura de los Wachowski en televisión y que se trata de una “atractiva historia global de mentes conectadas y almas perseguidas”. Y que la vamos a ver. Porque estamos sedientos de scifi

2) Siempre que escucho o leo la palabra “Atlantis”, viajo en el tiempo hasta mediados de los 90, cuando perdía tardes y noches jugando a Indiana Jones and the Fate of Atlantis, una de esas aventuras gráficas que todo el mundo debería haber probado. Momentos mágicos resolviendo puzzles, desencriptando enigmas y viajando por todo el mundo en camello, en avión y en globo en una aventura que, espero, sea tan emocionante como Atlantis, la serie que prepara BBC para la próxima temporada. Creada por Howard Overman (Misfits, Merlin), Atlantis es un drama fantástico que tiene lugar en una época llena de héroes legendarios, criaturas mitológicas y dioses. Se empezará a rodar en abril, contará con 13 episodios y estará protagonizada por Mark Addy (The Syndicate), Juliet Stevenson (The Hour) y Sarah Parish (Mistresses), entre otros. Apuntada.

3) Me gustaría que The Walking Dead fuera una serie de Telecinco sólo para ver cómo Pedro Piqueras se queda sin adjetivos para definir sus audiencias semana tras semana: fantástico, soberbio, escandaloso, inverosímil, extraordinario… ¡apocalíptico! Y no es para menos, la verdad. La serie de AMC volvió a marcar números históricos con el irregular Welcome to the Tombs, que se fue hasta los 12.4 millones de espectadores (récord histórico) y hasta 8.1 millones en la adorada franja de 18-49 años. Además, el promedio de espectadores en esa franja es de 5.4 millones, el más alto de toda la parrilla americana esta temporada. Sí, más que series como The Big Bang Theory o Game of Thrones y más que realities que tienen categoría de fenómeno como The Voice o American Idol. Nada puede con los zombies. Ni siquiera ellos mismos.

Showtime presume de Homeland y de Dexter

dexter-homeland Un día. Y no es casualidad, claro. Un día ha tardado en salir la nota de prensa de Showtime con las audiencias del domingo consechadas por sus hijos predilectos: Dexter y Homeland. La serie protagonizada por Michael C. Hall sigue haciendo historia en la cadena y con la season finale de la séptima temporada, Surprise Motherfucker!, ha batido todos los récords de audiencia: 2.75 millones de espectadores, para un total de 3.43 millones en la noche. Hasta ahora, el capítulo más visto era The Getaway, el de la despedida del Trinity que marcaba el final de la cuarta temporada, con 2.6 millones, una cifra que ya alcanzó la semana pasada con Do You See What I See? Decadente o no, Dexter no hace más que crecer en audiencia: 6.1 millones de espectadores de media si tenemos en cuenta todas las plataformas, la mejor de su historia. Algo menos le ha costado a Homeland llegar a esos números. La serie de Howard Gordon y Alex Gansa se plantó en los 2.7 millones de espectadores, empujada por el magnífico lead in de Dexter, superando los 2.6 millones de la semana pasada. Es la mejor noche de la historia de Homeland, que crece en un 30% respecto a la premiere de la segunda temporada y un 32% respecto a la finale del año anterior. En total, el drama protagonizado por los inmensos Claire Danes y Damian Lewis promedia 5.9 millones de espectadores entre todas las plataformas de visionado, un 37& más que el año pasado que le sirven para ser, después de Dexter, la serie más vista de la cadena. Lo cierto es que tienen motivos para sonreír en Showtime. No llegan a los números de The Walking Dead, que son de otra dimensión, pero que no se relajen los zombies…

Las series más vistas de 2012 en el cable

the-walking-dead

Si hubiera sido una carrera de fondo, como una maratón, habría perdido toda la gracia en el kilómetro diez. The Walking Dead se habría comportado como una mezcla de Usain Bolt y el mejor Haile Gebrselassie, mientras que el resto de series habrían sido simples europeos. Hablo, aunque no lo parezca, de audiencias. Y es que hace un par de días se hizo pública la lista de las series más vistas en 2012 del cable… pero del cable básico, o sea, no entran en juego las audiencias de HBO, Showtime y Starz, que serían cable premium. En realidad da igual, porque la diferencia de The Walking Dead con las demás escapa a cualquier consideración de género, de suscripción o de razón. La carrera de fondo, como decía, perdió la gracia nada más empezar, cuando los zombies se dispararon hasta los 10.87 millones de espectadores en la premiere de la tercera temporada. Luego bajó, pero sólo un poco, porque en Made to Suffer ya volvían a ser 10.48 millones. ¿Resultado? Lo que véis en la imagen: The Walking Dead se los come a todos sin patatas…

Sigue leyendo…

El 3×1: Arrow, Wonder Woman y TWD

breves-3x1 1) Hace sólo un mes que acabó el rodaje de Spartacus, pero alguno de sus protagonistas ya ha encontrado acomodo en otra serie: Manu Bennett, que en la Capua de Starz interpretaba al gladiador galo Crixus, tendrá un papel importante en Arrow, uno de los estrenos que mejor ha funcionado esta temporada. Tan importante como para que dejes de leer si sigues la serie de The CW y no quieres fastidiarte una sorpresa… […] ¿sigues ahí? Último aviso… […] En Arrow, Bennett se meterá en la piel de Slade Wilson, el hombre que acaba convirtiéndose en Deathstroke. El villano de los comics de DC ya ha aparecido en la serie mediante flashbacks, pero lo hizo enmascarado e interpretado por un actor que, evidentemente, no era Bennett, que por entonces debía estar muriendo al servicio de la revolución spartaquiana… o de Moria, ya que el actor neozelandés aparece en El Hobbit en la piel de Azog. Músculo y testosterona para Arrow.

2) No abandonamos The CW ni el universo DC Comics, ya que la cadena ha confirmado que quiere seguir adelante con la precuela de Wonder Woman. Se titularía Amazon y argumentalmente iría en la línea de la cadena: mostraría la adolescencia de Diana Themyscira, la heroína que acabaría por convertirse en Wonder Woman. Y hablamos en condicional porque The CW ha supeditado la confirmación oficial a encontrar a la actriz principal adecuada. O sea, estamos empezando la casa por el tejado, ya que el proceso de casting no arranca habitualmente hasta que no se conceden los primeros 13 episodios, pero sólo porque estamos ante un proyecto excepcional: si la protagonista convence, hay más opciones de consolidar la apuesta. The CW espera repetir con Wonder Woman el éxito cosechado con Arrow, otro superhéroe de DC Comics… y, de paso, olvidar el anterior intento fallido de llevar a la superheroína a la pantalla: NBC lo intentó en 2011 con Adrianne Palicki (Friday Night Lights) como protagonista, pero el piloto no convenció.

3) Cerramos esta ronda de breves con The Walking Dead, que sigue dejando en evidencia a las networks a causa de su audiencia. La serie de AMC se fue hasta los 10.5 millones de espectadores con Made to Suffer, un 58% más que la season finale del año anterior. Las cifras aumentan hasta los 15.2 millones si tenemos en cuenta las otras dos emisiones del capítulo. Sin embargo, es en los demográficos donde The Walking Dead arrasa: 7 millones de espectadores en la franja 18-49, lo que la convierte en la serie el programa más visto de la televisión… sin tener en cuenta los deportivos. Y eso que “sólo” era una mid-season finale…

Audiencias: ¿Cómo lo llevan nuestras series?

Audiencias: ¿Cómo pinta la temporada para nuestras series?

Fringe, 30 Rock, The Office y Gossip Girl se preparan para su adiós, crónica de una muerte anunciada. Vegas, Ben and Kate y The New Normal, entre varias otras, han obtenido temporada completa en su debut. Made in Jersey se convirtió en la primera cancelada del año seriéfilo, lo cual sería terrible de no ser porque dos días más tarde la NBC guillotinó a Next Caller antes de que se emitiese siquiera el primero de los cuatro capítulos que ya estaban grabados. Conclusiones: a) esto de las series es como El Rey León, the circle of life; b) la vida es una tómbola, tom-tom-tómbola. En este contexto de entradilla absurda os invito a pasar y echar un ojo a cómo se están defendiendo en este arranque de temporada nuestras series network, es decir, los fichajes de Todoseries para la nueva season que se emiten en alguna de las grandes, a saber, 666 Park Avenue, Nashville y Last Resort (ABC), The Mob Doctor (FOX) y Revolution (NBC). ¿Huelen a cancelación? ¿Tendrán segundas temporadas? Veamos…

Sigue leyendo…

La rentabilidad de los 30 segundos

30-segundos

¿Cuánto valen 30 segundos de tu vida? Seguro que más de lo que crees, pero lamentablemente no podemos medirlo como si viviéramos en el universo distópico de In Time. Las series sí. Las series no sólo pueden medir cuánto valen 30 segundos de su hora (o media hora, en el caso de las comedias) dentro de la parrilla televisiva, sino que dependen en gran parte de la rentabilidad de esos 30 segundos para sobrevivir. Paradójicamente, son los 30 segundos en los que no se emite serie, sino anuncios, cuyo precio tiene relación directa con la hora de emisión de los mismos, el día y, evidentemente, las audiencias. ¿Qué series son más rentables teniendo en cuenta únicamente esos 30 segundos? Para que os hagáis una idea de las cantidades que hablamos, por un anuncio en el programa más “caro” de la televisión, Sunday Night Football (NBC), que ha desbancado del liderato por primra vez en cinco años a American Idol, podríamos comprar más de mil televisores Samsung de 40 pulgadas, 218 entradas para la Super Bowl (imaginad lo que nos sacaríamos en reventa), dos casas, 23 anuncios de Nikita (la serie más “barata” de la televisión) y, esto me encanta, doce mil meses de suscripción (mil años) a Dish Satellite TV, que nos permite, entre otras cosas, saltarnos los anuncios. Magia. Esas son algunas de las conclusiones de un recomendable estudio de Ad Age, que comentamos a continuación.

Sigue leyendo…

The Walking Dead, el cable y la fórmula del éxito

Poco podía imaginar Robert Kirkman allá por 2003, fecha en que empieza a publicar los cómics de The Walking Dead, que sus personajes iban a dar el salto a la televisión… y no digamos ya si le hubieran hablado de récords de audiencia como los que la serie presenta. La joya de AMC es la punta de lanza de una tendencia que está cambiando las tornas tradicionales, en que las producciones de cable solían solían interesar a cuatro gatos por muy buenas que fuesen, mientras que las network se llevaban el pastel de la audiencia de calle. De un tiempo a esta parte, sin embargo, muchas de las series de AMC, Showtime, FX y compañía saltan a los titulares con enunciados como el que protagonizan esta semana las aventuras de Carrie y Brody: “Homeland consigue su mejor audiencia de la historia, con 1.750.000 espectadores en el estreno del cuarto episodio de su segunda temporada”. Y claro, renovación al canto… Los números de Homeland, en todo caso, como los de casi cualquier otra serie de cable, palidecen enormemente si los comparamos con la auténtica apisonadora: The Walking Dead. A lomos de una tercera temporada que está resultando ser el yang de la lenta y vilipendiada segunda, TWD podría impartir más de una lección a las network, incapaces como son de encontrar en los últimos años una verdadera gallina de los huevos de oro. ¿Qué se debe aprender de The Walking Dead?

Sigue leyendo…

The Walking Dead destroza los audímetros

The Walking Dead destroza los audímetros

No es la primera vez que hablamos de los impresionantes datos de audiencia de The Walking Dead, que lleva batiendo records casi desde su estreno y que rompió la baraja claramente en su segunda season finale, con la que superó los 9 millones de espectadores. Pues bien, el estreno del 3×01 en AMC ha colocado el listón todavía más arriba: 10’9 millones de estadounidenses se sentaron el domingo por la noche a ver cómo Rick y los suyos empezaban el asalto a la cárcel. Con estas cifras, The Walking Dead se supera a sí misma en audiencia y logra además el mejor dato de la historia para una serie de basic cable. La mejor noticia para AMC, en todo caso, llega en forma de datos de Nielsen, la compañía que traduce audiencias en billetes de dólar: de los 10.900.000 televidentes que reunió TWD, 7.300.000 eran menores de 50 años, el grupo de población más jugoso para los publicistas. Es un dato que la coloca en el mismo grupo que monstruos de la talla de Modern Family, The Voice o The Big Bang Theory. Las buenas noticias no paran: si le sumamos las repeticiones (recordad que algunas cadenas repiten el mismo capítulo la misma noche de su estreno), nos vamos a los 15.200.000 espectadores. Una auténtica bestialidad que confirma que tendremos The Walking Dead para rato, y que AMC ha logrado dar en el clavo con su adaptación… por mucho que a algunos la serie no nos termine de convencer del todo.

Breaking Bad bate récords en su quinta temporada

bbad Nuestra Justa de Series ha desempolvado un antiguo debate sobre la correlación entre audiencia y calidad. ¿Más calidad es menos audiencia y más audiencia es menos calidad? ¿Hasta qué punto la baja audiencia de una serie y su “desprecio” por parte de las masas significa un punto positivo o negativo para la crítica? Al fin y al cabo, los expertos gustan de recomendar series que no ve casi nadie, series de culto. Y uno inevitablemente piensa en el resto de productos que consume, que deben estar en el saco de las series de inculto. En fin, no dudo que el debate se volverá a repetir a lo largo de la Justa, así que vamos a lo que vamos: Breaking Bad está que se sale. Notición, ¿verdad? Lo sé, pero es que no hablo de la calidad de la quinta temporada, excepcional de principio a fin. Hablo de audiencias. Say My Name (5×07) puede presumir, al menos hasta el próximo domingo, de ser el episodio más visto de la historia de la serie, con casi tres millones de espectadores (2,98), superando en cincuenta mil las cifras de Live Free or Die, el capítulo con el que empezamos esta aventura en el mes de julio. No es algo puntual: de media, la quinta ya acumula unos 700 mil televidentes más por episodio que la temporada anterior, que ya había sido la más seguida. De hecho, Breaking Bad ha sido la opción favorita del público americano (entre las cadenas de cable) de los domingos por la noche, superando a Longmire (A&E), Weeds y Episodes (Showtime) o The Newsroom (HBO), entre otras. Todos los capítulos han estado por encima de los dos millones de espectadores, cuando el año pasado apenas llegamos una vez (Box Cutter). O sea, no ha parado de crecer. Ni la audiencia… ni la calidad. Y apuesto a que el domingo que viene todavía irá mejor: no hay capítulo de The Newsroom ni de Episodes, no hay capítulo nuevo de Army Wives y, lo más importante, Breaking Bad llega a su último episodio de la temporada. ¿No hay relación entre calidad y audiencia? Mientras unos discuten, los demás vamos a vernos la nueva promo del 5×08, Gliding Over All, que os dejo después del salto. Jump!

Sigue leyendo…