Tontopost: Ni Lost consuela un viernes de luto

Tontopost: Ni Lost consuela un viernes de luto

Llantos desconsolados estrangulan mi garganta. Un grito de desesperación ha resonado en mi interior cuando he conocido la fatídica noticia. Sí, amigos, el viernes será un día de luto para mí. Llevaré un crespón negro en honor a uno de los mejores programas que ha dado la televisión en los últimos años toda su historia. El próximo viernes 1 de febrero la mayoría de vosotros estaréis babeando con el estreno de Lost. ¡The Beginning of the End! Oh… sí… qué guay… ¡Sawyer, guapo! ¡Kate, queremos un hijo tuyo! Rousseau… ¿qué pinta Rousseau en la serie? Mientras tanto yo estaré llorando por las esquinas de cualquier calle perdida de Barcelona. Hundido. Miserable. Vagabundeando intentando encontrar un sentido a mi mísera existencia después de conocer la noticia. Dicen que cuando algo muere, otra vida nace, como cuando Boone expiraba al tiempo que Aaron amanecía. Para esta muerte jamás encontraremos un sustituto, alguien que reemplace ese enorme vacío. La noticia marcará el resto de mis días, me sentiré mutilado intelectualmente y empezaré a ver la vida de otro color, mucho más oscuro. Amigos, ¡el viernes acaba Aquí hay Tomate! (Un minuto Una hora de silencio) La lengua del gran (y único) JJ se ha cansado de soltar veneno. El viernes emitirán un triple programa especial con lo mejor de su historia. Ni Lost me servirá de consuelo para un viernes de luto. Aquí hay tomate se marcha después de haber revolucionado el mundo del corazón en nuestro país. Y lo hace por la puerta grande, siendo líderes de audiencia en su franja y con una frase de Jorge Javier para la memoria: “Isabel Pantoja ya puede respirar tranquila”. Aquí ya no hay tomate. Aquí hay Lost.