Review The Good Wife: And the Law Won

“I fought the Law… and I won”. “Luché contra la ley… y gané”. A estos dos títulos, que bien podrían ser frases dichas por el mismísimo Walter White, responden los dos primeros nombres de los primeros episodios de la temporada de The Good Wife. Una The Good Wife que parece haberse instalado en un inmovilismo férreo dentro del continuo movimiento de personajes que hay: Alicia ya no sabe si quiere cambiar o si quiere quedarse dónde está, junto a su marido. Su ambición de poder (don’t let the name fool you, que rezaba el slogan con el que se promocionaba la serie allá por su tercera temporada) se redujo una vez llegó a un “acuerdo” con Will y, desde entonces, la serie se limita a vivir de los personajes secundarios. Y bien que hace.

Sigue leyendo…