The Killing: Una mejor que dos

Se acabó lo que se daba, bye-bye, hasta luego… ¿o hasta siempre? Esta mañana hemos hablado sobre el futuro de The Killing, pero ahora es momento de seguir anclados en el presente, que no es otro que la segunda temporada que se cerró el domingo y que ha dejado a critica y audiencia tiritando. La serie de AMC nunca ha sido la niña mimada de la cadena, en el sentido de que sus primas Breaking Bad y Mad Men siempre han sido las que se han llevado la gloria, los premios y los reconocimientos prácticamente unánimes; pero hay que reconocer que The Killing nos ha tenido enganchados dos años, siendo capaz de construir grandes personajes (Holder a la cabeza) y una atmósfera inolvidable (¿llueve más en Seattle o en la ciudad de Se7en?). Sin embargo, tampoco podemos olvidar todos los reproches que le hemos venido haciendo semana a semana, review a review. No son pocos. La sensación, 26 capítulos después, es que The Killing era material perfecto para una temporada, nunca para dos; que con menos se podía hacer mucho más, una serie casi milimétrica. ¿Qué ha faltado y sobrado? Veamos…

Sigue leyendo…

The Killing: ¿Habrá tercera temporada?

Una de las cosas buenas de la finale de The Killing, el pasado domingo por la noche, fue que pudimos de una vez por todas descubrir al asesino de Rosie Larsen. La serie estaba en deuda con nosotros desde el último capítulo de la primera temporada, cuando una inesperada maniobra de distracción nos dejó con un palmo de narices y nos emplazó a 2012 para conocer al culpable. Veena Sud puso con el 2×13 todas las cartas sobre la mesa y la gran pregunta es ahora qué pasará con The Killing: ¿habrá tercera temporada? A la espera de lo que diga AMC, echemos un vistazo a las audiencias del domingo, que no son precisamente halagüeñas… Hablando en plata: What I Know se estrelló en términos de audiencia. Las finales tienden a repuntar, y la de The Killing tenía muchos motivos porque estaba anunciado que era el momento de descubrir, por fin, que le había pasado a Rosie aquella fatídica noche de octubre. En la primera temporada, por ejemplo, la finale sumó medio millón de espectadores más que el capítulo anterior (2,3 millones frente a 1,8 millones). No ha sido así este año. El 2×12 reunió a 1,8 millones, curiosamente los mismos que el año anterior a la misma altura de temporada; pero, en lugar de repuntar, la cifra bajó hasta los 1,4 millones en el último episodio. No, no son buenas noticias de cara a una posible continuación… Para que nos hagamos una idea, a The Killing la superaron, entre otras, True Blood (lógico), Longmire (preocupante) y un capítulo repetido de Law & Order: SVU (muy duro). Es cierto que las cadenas de cable no se fijan tanto en la audiencia como las networks, pero la crítica tampoco ha sido muy piadosa con la serie, de modo que AMC podría enviarla definitivamente a la morgue. Sobre todo sabiendo que las novedades de la cadena de Mad Men y Breaking Bad van bastante en la línea argumental de The Killing: por un lado, Low Winter Sun, una historia de asesinatos, traiciones, venganza y corrupción; por otro, una serie aún sin título protagonizada por un fiscal que tras encontrar varias pruebas reabre un antiguo caso. ¿Cómo lo veis? ¿Habrá tercera de The Killing? ¿La seguiríais? ¿Pondrá AMC fin a la serie?

Buen inicio de True Blood y adiós soberbio de Mad Men

Dos populares series, también entre el público español, han tenido recientemente muy buenos resultados de audiencias en los Estados Unidos, una en el estreno de su quinta temporada y otra en la despedida también de la quinta tanda de episodios. Una de la HBO y la otra de la AMC. Lo comentamos.

Sigue leyendo…

Breaking Bad: Poster de la quinta temporada

Tic, tac, tic, tac… El tiempo pasa para lo bueno y para lo malo. Por ejemplo, se nos ha llevado en un abrir y cerrar de ojos la segunda temporada de Game of Thrones: malo. A cambio, nos devuelve de una vez por todas a la joya de la corona, Breaking Bad: bueno. Entramos en el periodo de cuarentena antes de que la serie de Heisenberg regrese, y a falta de esos 40 días es normal que comencemos con el goteo de información concreta sobre la nueva temporada. Hoy vamos con algo aparentemente light, pero que en el caso de Walter y compañía no lo es tanto. Se trata del poster promocional de la quinta, que evidencia que el señor White va a ser más epicentro que nunca del terremoto que se avecina

Sigue leyendo…

Los upfronts de las cadenas de cable (II)

Showtime-AMC

Dani se puso el mono de trabajo repasando las novedades de las cadenas cable para la próxima temporada (TNT, Starz, TBS, A&E, FX) y apenas me ha dejado las migajas. Claro que esas migajas son muy sabrosas, ya que corresponden a los estrenos de dos cadenas con muy buen gusto para las series: Showtime y AMC. Una, con 21 millones de suscriptores, es la cadena que emite Dexter y Weeds y que el año pasado nos regaló la brillante Homeland; la otra es el hogar de Mad Men y Breaking Bad (poquita broma), aunque por los pasillos todo el mundo habla de lo rentables que son los zombies, y que hace medio año se subía al tren de Hell on Wheels como estreno más potente de la temporada. Por lo que tienen en cartera y por lo que nos han ofrecido últimamente, ambas cadenas merecen que echemos un vistazo a sus próximos estrenos. ¿Qué nos preparan para la temporada 2012-2013? Vamos a verlo…

Sigue leyendo…

La última temporada de Breaking Bad, en dos partes

Bryan Cranston

Mucho se ha hablado de la última temporada de Breaking Bad. Y, curiosamente, no para tratar cómo acabará la explosiva relación entre Jesse y Walt o para debatir si Hank atrapará a Heisenberg. El contenido ha quedado en un segundo plano y la mayor preocupación del público reside en el formato de emisión de esa quinta temporada. Sabemos que empezará en julio en AMC y que tendrá 16 episodios, pero nadie nos ha confirmado si la temporada se dividirá finalmente en dos partes, como se ha venido insinuando en los últimos meses, o si tendrá una emisión regular. Bryan Cranston nos saca de dudas en palabras para Entertainment Weekly: serán dos temporadas de ocho y ocho capítulos. Lo comentamos.

Sigue leyendo…

AMC se atreve con otra serie basada en un cómic de Kirkman

Es evidente que el binomio AMC-Robert Kirkman ha funcionado que da gusto, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo, con la adaptación a serie del cómic The Walking Dead, y por lo tanto no es extraño que la cadena cambie los zombis por los ladrones, pero no el guionista cuya mente dio a luz estas dos historias, en Thief of Thieves.

Sigue leyendo…

El 3×1 de AMC: Zombis, políticos y traficantes

El 3x1 de AMC: Zombis, traficantes y políticos

1) Triple ración de mininoticias que, oh casualidad, se agrupan todas ellas bajo el paraguas de la AMC. Empezamos con los zombis, es decir, con The Walking Dead, y en concreto con lo que los amigos de Entertainment Weekly prácticamente denomina como MVP de la temporada: el zombi del pozo. Realmente la serie ha elevado durante la segunda temporada casi a la categoría de constante el hecho de colocar en cada episodio una escena especialmente desagradable, y aunque es opinable creo que muchos de nosotros tenemos grabado a fuego en la retina el asqueroso walker del pozo… ¿o no? Greg Nicotero cuenta cómo surgió más o menos la idea: antes de empezar a planificar la segunda temporada los guionistas fueron de visita a la sede de KNB, la compañía de efectos especiales que trabaja en la serie. Allí, viendo trabajos pasados y presentes, encontraron la inspiración. Nicotero recibía una llamada dos horas después de salir de KNB: “Queremos meter a un zombi en un pozo, con dos metros de agua, y que la haya ido absorbiendo, que esté completamente hinchado y descolorido.” La experiencia le decía a Nicotero precisamente eso, que un cadáver en contacto con el agua debería tener un aspecto completamente inflamado. Construyeron un traje fundamentalmente hecho de silicona… ¡de 30 kilos de peso! Un lujo para interpretar metido en él, oiga… El actor seleccionado para el papel cayó enfermo, así que finalmente fue a Brian Hillard, trabajador de KNB, a quien le cayó el marrón. Y digo marrón porque parece ser que calzarse un traje así en pleno verano en Atlanta no es la mejor de las ideas

2) Del calor de los muertos andantes nos vamos a Seattle, esa ciudad que, al menos mientras vemos The Killing, es una oda a la lluvia. En ella pensaba gobernar Darren Richmond, el alcaldable interpretado por Billy Campbell cuyo futuro, tras la finale de la primera temporada, quedó pendiendo de un hilo. Bien, pues como era de esperar Richmond estará en la segunda temporada… lo cual no quiere decir nada porque puede ser en forma de flashbacks o similares, pero al menos sabemos que el actor está rodando escenas en Vancouver. Campbell habla, en declaraciones a MovieWeb, de “una temporada intensa”, de unos “guiones fabulosos”, y de la resolución, al fin, “del misterio de quién mató a Rosie”. Será en la segunda temporada cuando lo sepamos, al tiempo que descubrimos un caso nuevo.

3) Y cerramos el paseo por AMC con la niña de sus ojos… o al menos de los nuestros. Breaking Bad, sí. Vince Gilligan, maestro cocinero, habla en EW de la famosa escena de Gus: “Gus tenía un talón de Aquiles, que era su deseo de venganza por la muerte de Max, alguien muy importante para él. En la serie no solemos explicar todas las cosas con total claridad, nos gusta dejar misterios flotando y que la gente construya el pasado a su gusto, pero mi opinión personal es que Gus y Max compartían algo más que amistad. Posiblemente eran amantes. Y eso explicaría su deseo de venganza.” Vaya, ¿no os parece una manera de narrar muy del estilo de George RR Martin? Los que hayáis leído los libros, sobre todo, lo entenderéis… porque en la serie no había mucha opción a la duda. Sigamos: “Un día me vino a la cabeza la imagen de la explosión, de la bomba. Y me imaginé a Gus, así de lado, y luego la cámara yendo a buscarlo de frente… vi la escena”. Y el encargado de hacerla realidad, ¿os suena?, fue Greg Nicotero. “Nos llevó medio día conseguirlo”, sigue Gilligan, “lo cual es mucho para nuestro horario habitual. El equipo de efectos especiales voló la puerta con pequeños morteros de aire que disparan nitrógeno comprimido, nitrógeno puro con toneladas de presión. Y lo hicieron genial, porque lo logramos en una sola toma. Luego empezamos con la segunda mitad de la escena, que es Giancarlo saliendo de la puerta. Y esta vez no fue tan fácil: repetimos la toma 19 veces. Yo me estaba volviendo loco… Él lo hacía genial, una vez tras otra, pero yo quería la toma perfecta. Así que iba repitiendo ¡Corten! ¡Repetimos! Me querían matar, sobre todo porque de las 19 grabaciones, seguramente 10 u 11 eran válidas. Pero en aquel momento me volví un poco Kubrick…”

The Killing: La quiniela del asesino

The Killing: La quiniela del asesino

Hablar de suele derivar, tarde o temprano, en teorizar sobre la madre. Un debate lostiano, en su día, te podía llevar a discutir sobre la identidad de Jacob o de los Oceanic Six. Los interrogantes de (tened en cuenta que soy un completo newbie, voy por el 1×07) se cuentan por decenas. En resumen: todas las series tienen sus misterios, y en todas podemos hacer quinielas. La de The Killing es de cajón: ¿quién mató a Rosie Larsen? Vistos tres capítulos, la lista de sospechosos parece a priori relativamente cerrada, ya que ahora mismo los candidatos números uno se llaman Jasper y Kris; pero todos sabemos (o creemos, mejor dicho) que cambiaremos de opinión pronto. La propia AMC fomenta el quinielismo en su web con una encuesta que lleva por nombre Suspect Breakdown. En ella, los fans de la serie votan (votamos) por su (nuestro) favorito para acabar esposado por Sarah Linden. A menos, claro, que la propia Linden sea la culpable…

Sigue leyendo…