Top 5: Actrices lamentables

La paridad. “¿Qué es la paridad?”, me preguntas mientras clavas tu pupila en la pantalla… ¡paridad eres tú! ¡Y yo! ¡Y todos! Porque la paridad es la respuesta demagógica de nuestros gobernantes a la situación de machismo que ha imperado a lo largo de siglos y siglos y siglos de historia. Ahora se insiste en afirmar que todos somos iguales. “¿Eso significa que yo, que mido un metro sesenta y peso 120 kilos, soy igual que un tío de metro ochenta y noventa kilos?” ¡Pues por supuesto que no! “¡Pues vaya tontería eso de la paridad!” Correcto: no existe nada más sexista que discriminar (ya sea positiva o negativamente) a alguien por lo que tiene (o deja de tener) entre sus piernas.

Sin embargo, la ley es la ley; así que, tras el arrollador éxito de la primera entrega, les ha de tocar el turno a ellas. Llega a vuestros monitores la secuela de Actores lamentables”, titulada, oh sí… ¡Actrices lamentables!

Aviso: el post está terriblemente mal redactado y lleno de hirientes (y nada argumentadas) afirmaciones sobre algunas de las series más populares del presente y del pasado. Si eres lo suficientemente maduro como para aceptar opiniones que difieren de la tuya, si te ves capaz de debatir los contenidos del artículo con el modo fan perturbado desactivado, si deseas exponer tus propuestas o realizar cualquier otro tipo de aportación; eres bienvenido. “¿Y si no?” Pues vete a tomar… el sol, que ha amanecido un día soleado en la mayor parte del país (y parte del extranjero).

Sigue leyendo…