Review Skins: Alo

Una pasada de capítulo el que se marca el farmboy, que si se mete en un lío lo hace a lo grande y tirando por el lado más excéntrico posible, con interrogatorios policiales y todo. Gracias a un buen puñado de elementos muy majos, y uno de ellos es su personaje principal, el torbellino Skins de esta semana conforma el que es seguramente el mejor episodio del año. Varias cosas nos llenan de optimismo nacional, y una de ellas es conocer que el fenómeno de las infames niñas Tuenti es más universal que castizo y patrio, y cómo el retratillo de la Campanilla de este Peter Pan moderno es la caña. Toda esa locura nos provoca lágrimas de risa, todo un saneamiento en Skins, esta serie a la que le encanta tantear los abismos de la desgracia humana. Porque abordar con humor el abuso a menores, además de olímpicamente valiente y bestialmente genial, está hecho con tanto estilo burdo que da gusto. Estas cosas, y el drama que no falte (bebé, amores, bla y bla), definen un señor capitulazo. Hablemos de él. Sigue leyendo…

Reviews Skins: Nick / Alo

Reviews Skins: Nick / Alo

Primero toca bajar la cabeza y pedir disculpas por el retraso en el repaso a Nick, capítulo excepcional, emitido hace un par de semanas. Y luego es plan también de decir hola, preguntar qué tal la semana y, de manera diplomática, proponeros que en vez de hacer las reviews por separado del 5×05 y el 5×06, Alo, también brillante, bien pulido, hacerlas juntas y de manera menos farragosa si procede. Pero ahorrémonos, please, eso de coger un palo de golf, hierro-5, y destrozar la casa y partirme el cráneo, gracias, por sacarme con algo de caradura y de la manga que el tema de ambos capítulos es común para tener una excusa palpable y afirmar que Nick y Alo se enfrentan en dos pedazo de episodios, y así lo repito por tercera vez, a la cobardía y a la paternidad con resultados pelín opuestos. Así que hola, cómo os va, y a comentar la incursión de estos dos personajes en una quinta temporada que no baja la guardia en ningún momento. Wonderful wonderful, citando a Andy Botwin.

Sigue leyendo…