Review Weeds: A Yippity Sippity

Los Newman por fin realizan una necesitada parada en su viaje. Seguimos en la Costa Oeste, pero mucho más al norte: Seattle es el lugar elegido con miras a relajarse y pasar allí una temporada. Con urgencias financieras inminentes, no les queda otra que empezar a lo factotum para poder seguir adelante de una manera honrada, tal y como deseaba Nancy. Su rápida inserción laboral no podía surgir de una manera más rocambolesca. Se trata de un lujoso hotel cuya gran parte de empleados se encuentran haciendo huelga. El gerente (Patrick Fischler, cuya cara os sonará de Mulholland Drive, Mad Men y Lost) es un individuo rematadamente borde, y nuestros protagonistas se toparán con las situaciones más esperpénticas y frustrantes. Desde un Andy al que su jefe (sí, Peter Stormare, Abruzzi de Prison Break) no deja demostrar sus habilidades culinarias, hasta un Silas cuyo primer cliente, un hombre sesentón, le deja jugosas propinas a cambio de que le lea sus libros en ropa interior, pasando por una Nancy que se encuentra a un viejo verde grosero y deslenguado esposado a una cama rociada con la orina de una prostituta.

Sigue leyendo…