Review Castle: After hours

Es evidente que cuando estás dispuesto a organizar una cena para que se conozcan tu padre y su madre (o viceversa) es que vas en serio. Y no puede haber mayor problema que la familia política se lleve mal porque en ese momento uno olvida que el propósito de la cena es conocerse y repartir sonrisas y se dedica a defender a su progenitor por encima de todo. Es entonces cuando las diferencias mínimas se vuelven grandes y no sabes si valdrá la pena luchar contra todo y todos…

Sigue leyendo…