Review Californication: 30 Minutes or Less

web

El seriéfilo moderno vive con un miedo perpetuo que le resulta difícil esconder: que su serie favorita tenga un mal final. Quien dice serie favorita, dice cualquier serie que le guste mucho o le sea especial. Quien dice mal final, dice final insatisfactorio. Está claro que casi ningún final va a dejarnos nunca satisfechos, es una realidad. Normalmente pasamos años al lado de unos personajes y solemos querer para ellos cosas muy concretas que los guionistas no siempre están dispuestos a darnos. Por no hablar de lo difícil que es llevar a cabo un cierre que esté a la altura si el producto ha sido bueno. Pero hay casos y casos. Un final que no resulte todo lo que esperamos no es algo grave si pensamos en cuántas cosas buenas nos ha regalado una serie a lo largo de los años. Sin embargo, cuando la recta final no encaja ni resulta fiel a todo lo anterior, llegando a tirarlo por tierra, el puñal ya es más grande y duele mucho más. En este momento hay pocos seguidores de Californication que no noten algo en la espalda. Problemas del primer mundo. ¿Nos atrevemos a comentar?

Sigue leyendo…