Sherlock: diez preguntas para la tercera temporada

Watson en movember

Dos años, dos añazos han pasado desde Reichenbach Falls. Dos añazos sin Sherlock. En dos años las cosas han cambiado mucho, muchísimo. Si no, mirad dónde estábais entonces y dónde estáis ahora. Mirad qué hacíais entonces y qué hacéis ahora. En definitiva, que ha corrido muchísimo tiempo, han pasado muchas cosas y Sherlock ha crecido hasta casi convertirse en un clásico de la televisión moderna. Con sólo seis capítulos es una referencia obligada para todo seriéfilo y sus protagonistas para bien (o para mal) son referentes en el cine internacional (a veces no salen las cosas bien, como ocurre en El quinto poder o son los pilares de proyectos desiguales como en El Hobbit). Sherlock, con un final de cliffhanger que casi marcará época vuelve, con muchas incógnitas sobre la serie, algunas evidentes, otras menos evidentes, en nada. Ahora, vamos a ver qué preguntas se plantean en esta temporada.

  1. La caída: La primera gran pregunta de esta temporada es ¿Qué paso en aquella azotea? La cuestión no es baladí, dos personas, un solo cuerpo, una muerte aparente y una resurrección. Todo ello con una identificación (que no sabemos cómo se hizo), del cadaver, y la posible ayuda de Molly para hacerlo posible. Dos años han dado pie a bromas, especulaciones y dudas de cómo resolver un problema del que sabemos el enunciado y la solución, pero no los pasos que llevan a ella. Cualquier explicación estúpida, defraudará, cualquier explicación simple, defraudará, cualquier explicación solvente… generará división de opiniones, y es que el mundo fandom es así. Para aquellos más papistas que el papa, recordar que la resolción a la situación homóloga en los libros es absolutamente patillera, pero no la voy a contar para no spoilear, aunque el público literario es menos agresivo que el televisivo.
  2. La redención: Más que interesarme la muerte o no muerte de Sherlock, a mi me llama la atención de la rehabilitación de su nombre. Moriarty destruyó, casi piedra a piedra, cada uno de los pilares de la figura de Sherlock: su nombre, sus casos, sus amigos… todo, absolutamente todo, fue destruido por la jugada maestra del consultor criminal. Fingir la muerte no es el mejor medio para recuperar el crédito, así que ¿Cómo lo puede hacer? Quizá este tema ya esté resuelto al retomar la serie, o puede que lo que hemos podido ver en el minisode sea la base de la redención, pero, en cualquier caso, que Sherlock vuelva a ser Sherlock para todos es algo necesario para la trama de la serie.
  3. La chica: Irene Adler fue carisma desde el primer momento que apareció en la Scandal in Belgravia hasta su última escena fue de lo mejor de lo mejor. Un gran personaje femenino que, a mi gusto, supera al de las novelas, sobre todo porque la situación de la mujer no es la misma que entonces, pero también por una magnífica interpretación de la también magnífica Lara Pulver. Así que, aunque las novelas dan mucho margen, necesitamos saber ¿volvera Irene? yo necesito que sí lo haga.
  4. El enemigo: La muerte más que posible (con Moffat uno no puede decir que nada sea definitivo) de Moriarty deja otra duda. ¿Quién será el malo? Moriarty ha sido el malo en, por lo menos 5 de 6 episodios de la serie, y ha mostrado su genio a la altura del de Sherlock. ¿Podrá sobrevivir la serie sin él? ¿Tendrá que volver? ¿Habrá muerto? ¿Habrá relevo? En gran parte la serie fue mucho por la genialidad de esa mente criminal, y temo que su ausencia le pueda afectar. También temo que una “no muerte” pueda restarle verosimilitud a la trama.
  5. Las expectativas: En dos años la leyenda de Sherlock ha crecido. Hay muchos más seguidores, sus actores han crecido en proyección, Moffat es, posiblemente, de los showrunners más famosos del mundo (aunque en Reino Unido no es una figura equivalente a la americana). ¿Estará Sherlock a la altura de las expectativas? El caso es que  el hype  es enorme  y donde hay hype hay backlash, a veces justo, a veces injusto. Mi apuesta es que una serie con tan pocos episodios y una producción tan cuidada, pueda evitar errores que justifiquen esas críticas, pero habrá que ver.
  6. El dúo: Hace dos años Benedict Cumberbatch y Martin Freeman eran un tipo con aire muy chulo del que no sabíamos nada, y su amigo que salía en Love Actually. ¿Seguirán enamorando? Ahora son Bilbo Bolsón (bien) y Smaug (bien), por no decir Kahn (muy bien) y Assange (mal). O sea, que ya son conocidos, han gustado y decepcionado, y ya no sorprenderán.La exigencia ha subido, y, aunque seguro que estarán muy bien, no nos vamos a conformar con menos.
  7. El jefe: Moffat casi se ha convertido a partes iguales en alguien muy admirado por a dónde ha llevado Doctor Who, y muy temido por dónde ha llevado Doctor Who. Ha creado grandes tramas, enormes villanos, pero ha tenido, en más de una ocasión, el problema de perderse en sus misterios hasta tener que recurrir a soluciones un tanto chapuceras, como es el caso del final de la sexta de Doctor Who. Hasta el latiguillo “Moffat always lies” persigue la credibilidad de lo que nos muestra, así que, ¿qué versión nos espera? ¿El genio que adaptó Sherlock de manera extraordinaria a los tiempos contemporáneos encajando cada pieza y adaptándola revitalizando este mito, o el tramposillo que recurre a cualquier subterfugio o resquicio para justificar un engaño? Yo ya estoy cruzando los dedos para que sea el primero y no el segundo.
  8. Los casos: Lo más granado de la literatura Holmesiana ha pasado ya por la serie. El sabueso de Baskerville, Estudio en escarlata, el Gran juego, Escándalo en Bohemia e incluso, parcialmente, La señal de los cuatro  (que supongo que repetirá este año) han ambientado los episodios hasta hoy. En esta temporada ya tenemos capítulos (de los que no diré el nombre por si hay gente sensible al spoiler), y tiene buena pinta, pero la sensación es que la capacidad de la adaptación requerirá mucho más esfuerzo en proporción a novelas que no han tenido tanto éxito. De hecho, Escándalo en Bohemia es un ejemplo de cómo adaptar un cuento corto en un magnífico capítulo completo que rivaliza con lo mejor de la serie. Por otro lado, en la parte positiva, está que en  estos casos el público no se sabe “tan fácilmente” la resolución.  Así que ¿serán tan buenos y redondos? ¿poodrán casar arcos argumentales?
  9. El futuro: Ya ha sido muy difícil hacer una tercera temporada que nos ha costado dos años de espera. Si sigue el éxito del dúo protagonista y del responsable de la serie ¿tendrá físicamente posibilidades de continuar? ¿Cuánto tendríamos que esperar?
  10. El presente: Y es que todo se resume en esto. ¿Cómo será la temporada? Yo estoy seguro de que será enorme, pero con los años, cada vez uno pone menos la mano en el fuego por nadie. Así que, sentémonos y disfrutemos, que no sabemos cuándo volveremos a poder ver capítulos de Sherlock de estreno.

 

 


Categorías: Opinión Sherlock Etiquetas:

5 comentarios

  1. Toño

    Estare revisando impaciente nuestra pagina favorita que nos proveedora de series ;D, han sido dos largos y dolorosos años sin Sherlock….por lo pronto estoy haciendo un revisionado aprovechando el dia libre =D

  2. Atela

    bufff, que larga esperaaa!!!!capitulo entretenido al 200%. ha valido la pena esperar 2 años. el como pranifico la caida creo que es lo de menos en este capitulo, aunq lo expliquen, o no, o si…jajaja…creo que cuando un mago explica como ha hecho su truco, pierde toda su gracia, y Moffat y Gatiss han seguido esos pasos. BRAVO. habra que verlo otra vez (mas veces incluso) para poder “pillar” esos detalles y guiños que nos han dejao a lo largo de los 90minutos. sherlock no defrauda.

  3. […] a lo máximo que puede pedir un espectador. Con todo esto, planteábamos un poco antes del estreno unas cuantas dudas sobre la temporada, muchas de las cuales se han resuleto o están en vías de ello y otras… bueno, quizás si, […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »