Series españolas: Fenónemos

Después de anunciarlo a bombo y platillo, el martes Antena 3 estrenaba por fín Fenómenos, la nueva apuesta cómica de Producciones Apart. Una decepción solo comparable a su antecesora: Los Quién. Servidora siempre trata de dar una oportunidad a las ficciones del país y comentarlas objetivamente. El problema de Fenómenos es que no se salva nada.

Ni mis queridos Julianes, Lopez y Villagrán, ni la aplaudida maestra de ceremonias del “agujero” madrileño Pepa Charro, son capaces de remontar ni un solo segundo de metraje, devorados por ese tono sobreactuado de la serie que transforma su gracia natural en una caricatura de sí mismos. Toda una hipérbole de estereotipos sin sentido. Dos bromas me hicieron gracia de todo el guión, dos: tildar de “ser una Pantoja cualquiera” a entrometerse en una relación, y excitarse a “subir la humedad relativa del ambiente”. El resto de bromas más de lo mismo, más de lo ya repetido hasta la saciedad.

Desde un principio y contrariamente a lo que pueda parecer, las noticias de los codiciados fichajes que iban incorporándose a la serie, no me inspiraba confianza. Sobre mi cabeza revoloteaba la sombra de Los Quién, con aquellos Javier Cámara y María Pujalte, exagerados y totalmente desaprovechados. Dió igual que fueran buenos. Incluso fue peor que lo fueran. Con Fenómenos no podía ser de otra manera. Ambiciosos actores en la piel de personajes tópicos, en situaciones tópicas. Ana Polvorosa no se tuvo que sentir muy fuera de lugar en esta emisora de radio que tanto recordaba al marginal barrio de Esperanza Sur, con un Mauricio locutor y una Aida lesbiana.

Por lo menos Los Quién partía de una idea novedosa ubicando temporalmente la serie en los benditos años 80. Dando pie a situaciones, bromas y referencias con mucho jugo, aunque luego con ellas se hiciera poca limonada. Una emisora de radio no es un escenario original, y un programa de fenómenos paranormales tampoco, ya tenemos a Iker Jimenez y su ejército de power balance, para dar material de sobra a cómicos y programas en su parodia del mundo sobrenatural.

Las expectativas eran altas, el piloto fue seguido por más de cuatro millones de espectadores. Sin embargo las críticas en twitter fueron bastante negativas, quejándose de sus bromas fáciles, y de su carente gracia. Por mi parte poco más que añadir a eso, porque sería hurgar más en una herida que ya duele demasiado.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »