Series españolas: El Accidente vs Traición

series-esp

El martes pasado se libraba el primer duelo de ficciones de la temporada: Traición vs El Accidente, TVE versus Antena 3, Ana Belén vs Inma Cuesta. Una reñida batalla entre dos estrellas cinematográficas que se resolvía favorablemente para la segunda, con un 20.3% de share y 3,2 millones de espectadores, en oposición al 14.1% y los 2,2 millones de espectadores seducidos por la Traición. Sin embargo, y a pesar de ser la opción menos vista, a nivel general, Traición se llevaba el mayor número de elegios por tweet de la noche.

Desde hace un tiempo, las series patrias han hecho un gran esfuerzo por invertir en producción y arriesgar con géneros televisivos poco tradicionales en nuestro país, a pesar de los lastres que aún se arrastran entorno a las duración de los episodios, y el hándicap de las comparaciones con las producciones norteamericanas originales. Valorando y teniendo en cuenta todo ello, también en el caso de El Accidente, el resultado obtenido sin embargo no se encontraría a la altura de las expectativas. Más si hablamos de una serie protagonizada por Inma Cuesta, una de las mejores actrices de su generación, versátil y natural en todas sus facetas. Y digo solamente Inma Cuesta, porque a pesar de que su coprotagonista es el también estupendo Quim Gutiérrez, el peso del piloto de la serie se sostiene exclusivamente sobre los hombros de la actriz.

El principal problema de El Accidente es la gestión del misterio y sobre todo la mezcla de un gran número de subtramas con poca fluidez narrativa. Y es que el gancho inicial de la serie, la desaparición del protagonista en un accidente de avión, no llega a funcionar como una revelación inesperada ya que desde el principio se nos presenta a Quim Guitierrez como un marido con muchos secretos a ocultar. Además, si a eso le añadimos la incorporación de subtramas de forma súbita, con personajes demasiado caricaturizados, como el inquietante mafioso portugués, se produce una sensación de desconcierto y falta de verosimilitud en el espectador. Lo mismo ocurre con el vaivén de acentos y los viajes ultrasónicos, al estilo Varys, que se suceden durante todo el episodio y cuyas críticas se podían leer esa misma noche en twitter.

Por contra, TVE ofrece un producto solvente basado en explotar un formato de sobra conocido por la cadena, el drama familiar, encontrándonos en la situación inversa a la vivida en El Accidente. Una trama que podría criticarse por pecar de falta de riesgo y originalidad, pero que sin embargo funciona a la perfección gracias a la experiencia previa de Bambú en la producción de Gran Reserva, y al acierto de un buen casting encabezado por el Goya Honorífico de 2017, la siempre fantástica Ana Belén. Aun así, y como excepción a la norma, destacaría el exceso de sobrectuación en el personaje de Roberto durante los momentos de tensión.

¿La buena noticia? Dos opciones españolas, y dos thrillers a elegir. Queda por decubrir si la curiosidad por el estreno de El Accidente resistirá a la fidelidad del espectador por los dramas de TVE. Hagan sus apuestas.


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »