Series de tu vida: Médico de Familia

Series de tu vida: Médico de Familia

Hacía mucho tiempo que no echábamos la vista atrás para recuperar las series de nuestra vida, pero el calor del verano, el olor a piscina y los cubos de playa me han puesto nostálgico. La cuestión es que he recordado una de las series de factura nacional que marcó una época: Médico de Familia. No te escondas, tú también te reías con Chechu, adorabas al abuelo o gritabas para que Nachete se comiera a besos a Alicia. ¿Te acuerdas?

Médico de Familia se estrenó a finales de 1995 y puso a Telecinco de moda en el tema de las series nacionales. La serie duró 119 episodios y tenía como principales protagonistas a Emilio Aragón (Nacho) y Lydia Bosch (Alicia), aunque la serie se caracterizó por representar a todas las clases sociales y a todos los grupos de edad, uno de los factores que explican el enorme impacto que tuvo en nuestro país y su exportación a otros países europeos.

Recuerdo que durante las primeras temporadas la noche de los martes era territorio exclusivo de Médico de Familia. Tenía poco más de 10 años cuando empezó y dudo que me identificara con alguno de los personajes. La mayoría de ellos estaban estereotipados y cumplían un patrón de actuación. Sus historias eran cursis y en el 99% de los casos tenían final feliz. Incluso podría decir que las actuaciones (salvo excepción) eran bastante flojas. Pero enganchaba. Enganchaba muchísimo. Inexplicablemente, cada martes me veía delante del televisor viendo cómo Nacho, un tío de 40 años, era incapaz de darle un beso a su cuñada. ¡Y era Lydia Bosch! Por favor…

También recuerdo a Chechu, el hijo de la familia, un gamberro light cuyo crimen más terrible era robar veinte duros del bolsillo de su padre o llamar tonto a su abuelo. Los padres de hoy en día sueñan con tener hijos así. Me acuerdo de María, la hermana de Chechu, una adolescente rebelde que no paraba de crecer temporada tras temporada. Estoy seguro que el equipo de casting que fichó a Chechu y María como hermanos está en la cola del paro. María era odiosa, casi tanto como la obsesión de Lydia Bosch por hablar en susurros. Sí, muchas cosas me sacaban de quicio, pero la veía, como tú…

No todo son recuerdos oscuros. El abuelo, también pese a su forma de hablar silábica, tenía sus puntos interesantes. Y su amigo Matías era sencillamente encantador. También estaba el tío Julio (Francis Lorenzo), el mejor amigo de Nacho, un tipo mujeriego con mucho carisma y que ponía la nota de ironía. Y por encima de todos estaban la Juani y el Poli, una pareja muy cercana marcada por la mala suerte. La Juani era una más de la familia y uno de los sellos distintivos de la serie.

Entre los personajes más carismáticos también destacaban Marcial, Gertru, Borja, Irene (Ana Duato) o Consuelo, la particular madre de Alicia y abuela de Chechu. La serie duró nueve temporadas en las que muchos personajes dijeron adiós sin que se resintiera en términos de audiencia. De hecho, el último episodio de la serie sigue siendo uno de los más vistos de la historia de nuestra televisión. Incluso algunas famosas internacionales, algunas sorprendentes, se dejaron ver por la serie. Flipad con el vídeo…

No recuerdo en qué temporada dejé de verla, tal vez la quinta o la sexta, y reconozco que nunca fui demasiado devoto de las andanzas de la familia Martín, pero sé que marcó una época y que se ha establecido como una de las series de mi vida. ¿Y de la tuya?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »